Las obras del centro retrasan su finalización por las últimas lluvias en Marbella

La calle Ramiro Campos Turmo abrió ayer al tráfico. :: josele-lanza/
La calle Ramiro Campos Turmo abrió ayer al tráfico. :: josele-lanza

Ramiro Campos Turmo abrió ayer al tráfico tras meses cerrada. Alonso de Bazán no concluirá hasta final de abril y Víctor de la Serna y Antonio Herrero se irán a mayo

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

Las obras de remodelación que desde finales del mes de noviembre se vienen ejecutado en tres de las principales arterias del centro de Marbella: Alonso de Bazán, Antonio Herrero y Víctor de la Serna, han dado un nuevo estirón pero no han podido estar concluidas para la Semana Santa, como anunciaba en enero pasado la alcaldesa Ángeles Muñoz. Las intensas lluvias de los últimos meses han demorado el ritmo de los trabajos, si bien este miércoles se abrió al tráfico Ramiro Campos Turno tras semanas de corte. Las actuaciones cuentan con un presupuesto de 1,2 millones de euros procedentes del Plan de Inversiones Sostenibles de la Diputación Provincial y un plazo de ejecución de seis meses. Se barajó la posibilidad de que pudieran adelantarse y concluirse en Semana Santa, pero no ha sido posible. «Han sido tres semanas de lluvias intensas en las que se ha tenido que bajar el ritmo de trabajo, a ello se ha unido un problema con la línea de alta tensión en Víctor de la Serna y Antonio Herrero, pero los plazos indicaban desde el principio que hasta abril no concluirían las trabajos», explica el concejal responsable de Obras, Javier García.

La radiografía actual de las obras del Plan Centro en estas vías sitúa a día de hoy a finales de abril la conclusión de la intervención en Alonso de Bazán. «Está más adelantado el tramo oeste, donde sólo falta del mobiliario, jardinería y señalización, entre otros remates», explica el edil. En cuanto a Víctor de la Serna y Antonio Herrero, el calendario sitúa la conclusión de los trabajos en la primera semana de mayo. La remodelación de las tres vías ha venido afectando a calles anexas, que han debido cortarse al paso para ejecutar las obras en los cruces. Una vez concluida la Semana Santa, y tras reabrirse Ramiro Campos Turno, el cierre al tráfico afectará a San Juan Bosco, según adelanta el concejal Javier García.

Las actuaciones previstas transformarán por completo las tres calles con un doble objetivo: modernizar todas sus infraestructuras y otorgar mayor comodidad al peatón en sus desplazamientos para reactivar económica y socialmente la zona. Las aceras pasarán a ser más anchas y estarán a la misma altura de la calzada, la velocidad se reducirá a 30 kilómetros por hora y se suprimirán la mitad de los aparcamientos, de 50 se pasará a 25 repartidos entre las tres calles. Es decir, se seguirá el modelo aplicado en otras calles del centro de semipeatonalización.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos