La obra para eliminar las líneas de alta tensión del Trapiche saldrá a licitación antes de fin de año

Los cables de alta tensión atraviesan dos colegios y una zona residencial./Josele-Lanza -
Los cables de alta tensión atraviesan dos colegios y una zona residencial. / Josele-Lanza -

La intervención, dotada con 800.000 en el programa de Inversiones Sostenibles, permitirá soterrar el cableado que sobrevuela los colegios Xarblanca y María Auxiliadora

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

La reivindicación acumula más de una década para desesperación de los interesados. Los padres y madres del colegio Xarblanca, afectado por la presencia de líneas de alta tensión que sobrevuelan el patio del centro escolar, tomaban la palabra en el pleno municipal con el que se iniciaba este año 2017 para exponer la problemática y reclamar un impulso definitivo a la actuación de retirada de las líneas. La moción presentada entonces por el grupo de CSSP instaba a que se dieran los pasos para ello dotándolos de presupuesto. En las cuentas de este año se incluyeron 200.000 euros para redactar el proyecto. El nuevo equipo de gobierno bipartito ha optado ahora por dotar económicamente la ejecución del mismo con fondos de las Inversiones Financieramente Sostenibles resultantes del remanente de Tesorería del ejercicio económico de 2016. En concreto, la partida reservada asciende a 800.000 euros.

Desde el año 2003 y de la mano de la Asociación de Vecinos del Trapiche Norte, la reivindicación para la retirada de las líneas de alta tensión se ha ido tornando en clamor con el paso del tiempo. A día de hoy, los cables sobrevuelan dos centros escolares: Xarblanca y María Auxiliadora (con un millar de alumnos en total), un parque infantil y una zona urbanizada en la zona norte de la ciudad donde residen alrededor de 3.000 vecinos. Los argumentos en los que se han basado sus peticiones apuntan a los efectos perniciosos que para la salud tiene, según indican diversos estudios profesionales presentados, convivir a diario con la radiación electromagnética que se desprende de esta instalación.

Actualmente la línea discurre aérea y lo que se pretende con el proyecto ya elaborado y supervisado por Endesa es terminar con el impacto visual y ejecutarlo bajo zanja. Para ello, como recoge la memoria de la obra a la que ha tenido acceso este periódico, «se instalarán dos nuevos apoyos de paso aéreo-subterráneo, ambos de 18 metros de altura». Estos apoyos irán equipados con «herrajes, autoválvulas y terminales necesarios para la conversión a aéreo-subterráneo». Irán rodeados por un cerramiento de 3 metros de altura. El soterramiento afectará a la línea 66KV correspondiente al circuito Marbella-Costasol, en la zona de Xarblanca, con una longitud total de tramo de 788 metros, discurriendo por terrenos públicos de titularidad municipal.

Las líneas atraviesan dos colegios, un parque y una zona residencial con unos 3.000 vecinos

«Se trata de una de las actuaciones más importantes de las que se han incluido en el listado de las inversiones sostenibles», explica el concejal de Obras, Javier García. «Es una reivindicación de los colegios de la zona y también de los vecinos que al fin se verá atendida y se liberará a la zona de este cableado», apunta. La ventaja que presenta que el proyecto se haya incluido entre las actuaciones financiadas con los fondos de Inversiones Sostenibles es que éstas tienen un plazo estipulado para su ejecución. De este modo, la licitación debe estar en marcha antes de que termine 2017, y la obra, concluida antes de final de 2018.

«La eliminación de estos clabes de alta tensión, que sobrevuelan colegios y casas del Trapiche Norte permite desbloquear el uso de una parcela anexa al centro escolar que permitirá su ampliación», señala Javier García.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos