El nuevo reto ante el VIH: frenar los procesos de envejecimiento acelerado

Los doctores Javier de la Torre y julián Olalla. /SUR
Los doctores Javier de la Torre y julián Olalla. / SUR

Médicos del Hospital Costa del Sol participan en una jornada nacional que analiza las claves para mejorar la calidad de vida de los pacientes

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

Cuando se cumplen 30 años de los primeros tratamientos antirretrovirales que han ayudado a cambiar la calidad de vida de los paciente con VIH, los profesionales médicos, pero también el resto de personal sanitario, cuidadores, trabajadores sociales y miembros de ONG se enfrenta a nuevos retos en la atención a estos pacientes, especialmente en todo lo que afecta a su calidad de vida. La edad media está creciendo debido a las altas tasas de supervivencia de la enfermedad, de modo que cerca del 50% superan los 50 años. No obstante, está demostrado que presentan procesos de envejecimiento acelerados, así como una mayor presencia de comorbilidades en edades más jóvenes, es decir, de presencia de varias enfermedades. Abordar una atención global se ha convertido en uno de los nuevos retos ante el sida.

«El VIH aumenta el riesgo de sufrir alguna patología cardiovascular en un 50% frente a personas que no tienen el virus, por ello es importante adaptar los tratamientos que mejor respeten estos factores de riesgo», explica el doctor Javier de la Torre, médico del Hospital Costa del Sol. «Hace unos años lo que más nos preocupaba es que los pacientes se nos morían, y ello ocurrió hasta la introducción de la terapia antirretroviral. Ahora la situación es bien distinta. Se ha visto que los pacientes tienen un envejecimiento biológico que se da antes que en personas no infectadas de su misma edad. Estamos hablando de aquellas patologías que se suelen asociar a la edad, como osteoporosis, o riesgo cardiovascular», explica el doctor Julián Olalla, profesional del mismo centro hospitalario.¿A qué se debe esta situación? El doctor Olalla habla de «un cúmulo de causas». «Por un lado, porque aunque lo tengamos controlado, el virus está ahí». Pero además, porque los primeros tratamientos que se aplicaron hace ya años fueron muy agresivos. «Es cierto que salvó a generaciones enteras pero se pagó el precio de la toxicidad», explica.

Los dos profesionales del Hospital Comarcal Costa del Sol participarán esta próxima semana en una jornada centrada precisamente en el abordaje actual de la enfermedad. Organizada por la compañía biotecnológica Gilead Sciences, el encuentro reúne en Sevilla a médicos de Marbella, Málaga, Santiago de Compostela, Barcelona, Bilbao y Sevilla. 'VIH es: ir más allá de la indetectabilidad' tiene entre sus objetivos aprender a mejorar los resultados clínicos y de calidad de vida del paciente con VIH a través de la identificación de sus necesidades no cubiertas, al tiempo que establecer un diálogo con especialistas en la enfermedad «para facilitar la identificación y manejo» de esas patologías que están apareciendo, «la educación en hábitos de vida saludables y la gestión del circuito del paciente en la consulta especializada».

Transferencia de información

Se trata de un foro de transferencia de conocimiento e información desde los profesionales médicos a personal sanitario involucrado en el cuidado de pacientes con infección VIH y cuidadores.

En España se diagnostican cada año 4.500 nuevos casos de Sida, y hay contabilizados 150.000 pacientes de los cuales 100.000 están bajo tratamiento, según los datos aportados por los organizadores del foro.

Junto al nuevo reto de la atención al paciente previniendo, detectando, y manejando todas las patologías, sigue existiendo otra necesidad aún no cubierta, como señalan los profesionales: la detección precoz. Tanto el doctor Javier de la Torre como Julián Olalla señalan la idoneidad de «ir en busca de los colectivos de riesgo». «Desde el momento en que se pasa de una enfermedad mortal a crónica, se pierde el miedo ante las precauciones que se deben adoptar», apunta el doctor De la Torre. «Hace falta concienciación y educación», insiste.

La vía de transmisión más común a día de hoy son las relaciones sexuales, de ahí que se insista en un mensaje de educación. «No se pone toda la carne en el asador», subraya el doctor Olalla. «Se ha trabajado en la prevención pero poco en la educación basada en los riesgos».

Fotos

Vídeos