Muere un conductor en un choque frontal cuando circulaba a contravía por la autopista

Estado en el que quedó el Seat Ibiza que conducía el fallecido.
Estado en el que quedó el Seat Ibiza que conducía el fallecido. / SUR

El único ocupante del otro vehículo implicado en el accidente fue trasladado al Hospital Costa del Sol con heridas de diversa consideración

Juan Cano
JUAN CANOMálaga

Un hombre de 53 años murió el lunes por la noche en un nuevo accidente de tráfico –el segundo en el mismo día, el cuarto mortal en una semana– en las carreteras de la provincia. El fallecido, de nacionalidad española, era el único ocupante de un vehículo que había invadido el sentido contrario en la autopista a su paso por Marbella, y que acabó chocando de frente con otro coche, cuyo conductor –un joven también español– resultó herido.

El siniestro se produjo poco después de las diez de la noche en el kilómetro 187 de la AP-7. El hombre de 53 años circulaba al volante de un Seat Ibiza con algunos años de antigüedad cuando, por causas que se desconocen y que aún están bajo investigación, tomó la calzada que va en sentido Almería, solo que él empezó a recorrerla en dirección a Cádiz.

Aunque se desconoce el punto exacto en el que invadió el sentido contrario, las investigaciones, a cargo de la Guardia Civil de Tráfico, apuntan a que no debió de recorrer muchos kilómetros a contravía, ya que solo dio tiempo a que los servicios de emergencias recibieran una única llamada de un conductor que se cruzó con él, cuando lo normal es que se produzcan muchos más avisos.

Además, el hombre fue visto por algunos testigos una hora antes del accidente en un área de servicio que está en las inmediaciones, en el punto kilométrico 190, por lo que se presume que pudo ser ahí donde se desorientó –es la principal hipótesis, ya que por ahora no se han encontrado indicios de que hubiera intencionalidad en la maniobra– e invadió el sentido contrario.

Sea como fuere, el Seat Ibiza que conducía acabó estrellándose de frente con un Nissan Pulsar que circulaba correctamente; al volante iba un joven español, quien tras el accidente fue trasladado al Hospital Costa del Sol con lesiones de diversa consideración, aunque a priori, y siempre según las fuentes consultadas, su vida no corría peligro. Los airbags de su coche, que saltaron al completo, atenuaron la violencia del impacto.

El siniestro, que continúa bajo investigación, se suma al que se produjo también el lunes, sobre las 13.30 horas, en el túnel de Churriana de la hiperronda. En ese accidente, en el que no hubo otros vehículos implicados, murió un hombre de 34 años y de nacionalidad húngara que residía en la provincia de Málaga. El suceso obligó a cortar dos carriles de la calzada para que los efectivos de Bomberos rescataran el cuerpo del finado. Por el momento se desconocen las causas del accidente, si bien no se encontraron huellas de frenada en el lugar de los hechos.

A estos dos siniestros mortales hay que sumar otros dos que sucedieron la semana pasada en la provincia, y que, en ambos casos, tuvieron como víctimas a peatones. El viernes, un hombre fue arrollado por un automóvil cuando caminaba –en bañador, sin camiseta y descalzo– por la autopista a su paso por la localidad de Benalmádena. Sólo dos días antes, el miércoles pasado, un hombre de 60 años falleció al ser atropellado cuando cruzaba la autovía A-7 a la altura de Estepona.

Fotos

Vídeos