Nadie se moja

El teniente de alcalde de San Pedro Alcántara, Rafael Piña. /Josele-Lanza -
El teniente de alcalde de San Pedro Alcántara, Rafael Piña. / Josele-Lanza -

El teniente de alcalde de San Pedro recibe las críticas de los grupos de las oposición -que no se posicionan- mientras su socio de gobierno, el PP, elude una posición clara Los partidos evitan pronunciarse ante la propuesta de Rafael Piña de peatonalizar Marqués del Duero

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

marbella. «Ladran, Sancho, luego cabalgamos. El tiempo nos dirá quién llevaba razón». El teniente de alcalde de San Pedro, Rafael Piña, trataba de oponer resistencia con estas palabras al aluvión de críticas que desde la bancada contraria le lanzaban los grupos de la oposición municipal por su propuesta de peatonalizar Marqués del Duero. El sampedreño se vio solo en tal tesitura. La artillería de su socio de gobierno, el concejal de Obras del PP, Javier García, se convirtió en fuego amigo. En la línea mantenida por su grupo desde el principio de la polémica, tampoco ayer desveló qué postura mantienen los populares frente a la posibilidad de cerrar la calle, como viene defendiendo el teniente de alcalde. «Aquí somos los únicos valientes que decimos la verdad», espetaba Piña en su intervención.

Una propuesta del grupo socialista para la «creación de una mesa de trabajo para el estudio del tráfico y el modelo de ciudad que se pretende para San Pedro» introdujo en el debate plenario el rifirrafe a cuenta de la propuesta que la Tenencia de Alcaldía defiende a capa y espada para cerrar al tráfico el tramo de Marqués del Duero sobre el que se han estado acometiendo obras. Desde la oposición, donde ninguna de las formaciones se posicionó claramente sobre si debe cerrarse o no la calle, se acusó a Rafael Piña de «falta de planificación». El socialista Manuel García, que manifestó sus dudas acerca de la consulta pública que la Tenencia ha anunciado para que los vecinos y comerciantes decidan si quieren la calle abierta o cerrada al tráfico, incidió en que el proyecto de la obra «no contemplaba la peatonalización». El edil incidió en la idea de que su propuesta no iba dirigida a resolver la cuestión sobre Marqués del Duero, sino a «definir el modelo de ciudad para San Pedro y la situación del tráfico».

Desde IU Miguel Díaz insistió en que se proporcione, tanto a los grupos como a los ciudadanos, toda la información acerca de la propuesta de peatonalización y los informes que avalen que ello es posible. Los mismos documentos le fueron requeridos a Rafael Piña por la edil de CSSP Victoria Mendiola, quien cree que se debe hacer partícipe del debate al conjunto de la ciudadanía para que decida sobre este punto.

La sesión del pleno de ayer dejó en su transcurso varios enfrentamientos directos entre los grupos de CSSP y el PSOE. Y uno de ellos fue en este punto. Victoria Mendiola reprochó a los socialistas que «aquellos proyectos que contribuyen al caos (en referencia a los problemas de tráfico en San Pedro) fueron diseñados con ustedes en el gobierno».

Llegado el turno de intervención del PP, y dado que previamente el concejal de IU Miguel Díaz, había pedido expresamente que se pronunciaran sobre la peatonalización, el concejal de Obras, Javier García, se mantuvo firme en la posición en la que lleva inmóvil su grupo desde que saltó el caso. El edil defendió propuestas genéricas, como el diseño de un plan de movilidad urbana, y que sólo cuando se «resuelvan las deficiencias que presentan las obras realizadas en Marqués del Duero y se recepcionen dichas obras» será el momento decidir. «Que haya consenso con comerciantes y vecinos, pero también un plan de movilidad urbana sostenible».

Al teniente de alcalde de San Pedro sólo le quedó reiterar su planteamiento. «La peatonalización fue nuestro compromiso con los vecinos de Marqués del Duero en agosto, y ese es», defendió. Asegura que el cierre al tráfico es viable y que cuenta con informes que lo avalan. Al final, la propuesta del grupo socialista fue rechazada con la mayoría de votos del PP y OSP.

Normas urbanísticas y cantera

El gobierno bipartito se quedó solo también en otros dos asuntos de calado. De un lado, la modificación del documento de aprobación de las normas urbanísticas, un trámite necesario para corregir el documento en función del informe emitido sobre el mismo por la Junta de Andalucía. De esta forma la normalización del urbanismo da un paso más pero a medias, dado que varios artículos aún están pendientes de su correspondiente informe de impacto ambiental. Otros, como el relativo a la edificabilidad del equipamiento hotelero, no podrá recogerse hasta tanto se tenga aprobada la adaptación del PGOU del 86 a la LOUA. «Nos jugamos mucho y no podemos parar el urbanismo. Por eso excluimos de ese grueso de normas,para tratarlas aparte, aquellas sobre las que el informe de la Junta hace objeciones, precisamente porque el PSOE no hizo lo que debía cuando aprobó las normas en julio de 2016», explicó.

Tanto IU como CSSP votaron en contra del trámite alegando que no se han tenido en cuenta las casi 200 alegaciones de los vecinos y que además «no se han subsanado los puntos a los que hace referencia la Junta». Desde las filas del PSOE, la edil Isabel Pérez reprochó que no se haga «partícipe» a su grupo de las decisiones sobre las tramitaciones del urbanismo, por lo que se abstuvieron en la votación.

La oposición votó en bloque en contra de la aprobación inicial del Reglamento Regulador del Uso del Auditorio de la Cantera de Nagüeles. El portavoz municipal, Félix Romero, reiteró que con el mismo «pretendemos generalizar la utilización de un espacio único de la ciudad que está infra utilizado». Para la oposición, es un documento «a medida para Starlite, empresa que tiene pendiente el pago del canon (que tiene recurrido en los juzgados)». Reprocharon además que se quiera gestionar un espacio para el que a día de hoy el Ayuntamiento sigue pendiente del acuerdo de cesión de uso con la Junta.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos