Una menor de 13 años y una amiga de 18, intoxicadas graves por un cóctel de drogas en Estepona

Las menores ingresaron en estado grave en el hospital Costa del Sol. /Sur
Las menores ingresaron en estado grave en el hospital Costa del Sol. / Sur

La policía ha detenido a dos hombres de 41 y 32 años por los delitos de corrupción de menores, abuso sexual y tráfico de drogas. El juez ha decretado el ingreso en prisión del primero

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

Una menor de 13 años y una amiga de 18 han resultado intoxicadas por un cóctel de drogas en Estepona. Las jóvenes ingresaron en estado grave en el Hospital Costa del Sol –una de ellas estuvo a punto de entrar en parada cardiorrespiratoria, según las fuentes consultadas– y ambas dieron positivo en los análisis a cocaína, cannabis, benzodiacepinas y metadona.

El ingreso hospitalario de ambas chicas precipitó una operación policial desarrollada en la comisaría de Estepona que ha permitido detener a la persona que presuntamente les vendía las sustancias estupefacientes, un hombre de unos 41 años que, según el testimonio de las chicas, habría llegado a proponerles mantener relaciones sexuales a cambio de la droga, aunque ellas aseguran que nunca aceptaron.

Las dos jóvenes empezaron a encontrarse mal el domingo día 4. Estaban en el domicilio de una de ellas y comenzaron a mostrar los mismos síntomas: una insuficiencia respiratoria aguda. Con ese cuadro ingresaron ambas a las 16.00 horas en urgencias del Costa del Sol, donde los médicos las sometieron a distintas pruebas diagnósticas para averiguar qué les sucedía. La analítica de sangre y orina reveló la verdad.

Las chicas recibieron el alta médica dos días después. La menor, nada más salir del hospital, volvió a ausentarse del domicilio y, cuando regresó, la madre acudió desesperada a la comisaría y relató a los agentes las dificultades que tenía para controlar a su hija. Así fue cómo los policías supieron de la intoxicación por drogas y decidieron abrir una investigación para averiguar quién se las había suministrado.

Los agentes se entrevistaron primero con la madre de la adolescente de 13 años y después interrogaron a la amiga de esta, que ya es mayor de edad. A partir de todos esos testimonios, se hicieron una composición de lugar de lo que habría sucedido. Al parecer, y siempre según las pesquisas policiales, las dos jóvenes consumían estupefacientes en la vivienda de un vecino de Estepona al que habían conocido aproximadamente un mes antes. Se trata de un hombre de 41 años con problemas de drogadicción, por lo que estaba en tratamiento farmacológico con metadona.

La tarde anterior al ingreso hospitalario, ambas estuvieron en la casa de este individuo y supuestamente consumieron basuco’ (pasta de cocaína que se fuma en pipa) y consumieron algunas pastillas de trankimazin (benzodiacepinas) que el individuo les habría vendido al precio de un euro cada una. Luego fueron a la vivienda de una de ellas y siguieron tomando pastillas de este ansiolítico. Después, empezaron a encontrarse mal y sufrieron el episodio de insuficiencia respiratoria.

En el mismo domicilio

Durante la investigación, la policía localizó a otra menor, en este caso de 15 años, quien reconoció que también habría comprado sustancias estupefacientes al mismo sujeto y, en ocasiones, las habría tomado en el mismo domicilio.

Con todas las pruebas recabadas, los investigadores de Policía Judicial de la comisaría esteponera detuvieron el pasado día 9 al supuesto camello, de 41 años, al que se le leyeron los derechos por los delitos de tráfico de drogas (contra la salud pública) y corrupción de menores, ya que presuntamente había ofrecido estupefacientes a cambio de sexo a las chicas. El Juzgado de Instrucción número 2 de Estepona ha decretado su ingreso en prisión.

Según la investigación, las chicas acudían desde hacía un mes a la casa de este investigado para hacerse con las sustancias estupefacientes -entre ellas comprimidos de ansiolíticos a cambio de un euro cada uno- y allí, además, las consumían. Igualmente averiguaron que el traficante les propuso mantener relaciones sexuales a cambio de los estupefacientes. para uno de ellos, de 41 años, y ha decretado para el segundo, de 32, una orden de alejamiento y prohibición de comunicarse con la menor, según ha informado hoy la Policía en un comunicado.

Los agentes efectuaron un registro en el domicilio del arrestado, donde se localizaron psicotrópicos. En la vivienda se incautaron de casi un kilo de hachís, una veintena de dosis de metadona, otras tantas de trankimazin y una planta de marihuana. La investigación sigue abierta hasta descartar la posibilidad de que hubiese más menores que frecuentaran la casa.

El segundo detenido, un vecino de Estepona de 32 años, fue arrestado a media tarde del mismo día 9 como presunto responsable de un delito de abuso sexual por presuntamente mantener una relación sentimental con la joven menor de edad. El juez ha decretado para éste una orden de alejamiento y prohibición de comunicarse con la menor.

Este caso se produce solo unos días después de que la Policía Nacional detuviera en Benalmádena a otro hombre, de 62 años, acusado de captar a unas 15 menores, a las que facilitaba drogas en su caravana y les ofrecía regalos, llegando, supuestamente, a mantener relaciones sexuales con alguna de ellas. Arrestado inicialmente por los delitos de corrupción de menores y contra la salud pública, el juzgado de guardia lo envió a prisión por un delito contra la salud pública.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos