Un marbellí patenta una pulsera para evitar ser enterrado vivo

Francisco Navas muestra el prototipo de la pulsera Detec Life. /SUR
Francisco Navas muestra el prototipo de la pulsera Detec Life. / SUR

El dispositivo, que tiene un coste de 60 euros, se mantiene activo hasta tres días después del fallecimiento y contacta con los familiares en el caso de que detecte que se ha recobrado el pulso

Amanda Salazar
AMANDA SALAZARMálaga

Gonzalo Montoya, el recluso que el pasado día 7 de enero fue dado por muerto y que ‘resucitó’ horas más tarde cuando estaban a punto de hacerle la autopsia, se ha convertido sin quererlo en protagonista de muchas portadas. Ahora, Instituciones Penitenciarias investiga qué ocurrió para que dos médicos y la comitiva judicial certificasen el fallecimiento y por qué no se le realizó algo tan sencillo como un electrocardiograma para confirmar el diagnóstico. Según los análisis realizados en el Hospital Universitario Central de Asturias, sufrió una sobredosis por mezclar barbitúricos con diversas drogas a pesar de estar dentro de prisión. Los funcionarios ya han declarado que lo encontraron con un tono azul y sin ausencia de signos vitales.

Por suerte, este preso revivió a tiempo. Pero ser enterrado vivo es una de las peores pesadillas imaginables. Para evitarlo, el marbellí Francisco Navas ha patentado una pulsera que permite avisar a los familiares de si la persona fallecida despierta dentro del ataúd. Puede parecer morboso, pero “solo por probabilidad, con 400.000 muertes anuales en España, puede darse el caso”, según explica Navas.

El caso del reo asturiano que ‘revivió’ cuando iban a practicarle la autopsia es una prueba de que estas cosas pasan”, señala Francisco Navas, creador de Detec Life

El estado de catalepsia -en el que el pulso desciende hasta el punto de ser indetectable si no se le realiza un electrocardiograma- es algo excepcional, pero según el Grupo de Trabajo de Neurología de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria puede producirse en personas con enfermedades psicogénitas, epilepsias graves o pacientes con Parkinson muy avanzado. Es algo que sucede muy rara vez. Y más aún que lleguen a enterrar a la persona viva. Pero y si pasa, ¿qué?

Llamadas a los familiares

Ese es el punto de partida de Navas, que hace dos años, hablando de posibles aplicaciones de las tecnologías con sus hijos, se acordó de una película que vio siendo un niño. En ella, se veía un ataúd en el que había una campanilla, algo que al parecer que estuvo muy de moda en los enterramientos a principios del siglo XX. De esa idea nació Detec Life. Este sencillo sistema cuenta con un sensor de pulso; además, dispone de una memoria para introducir tres números móviles de familiares. A través de una tarjeta móvil prepago que se inserta en el dispositivo en el momento del fallecimiento y que se pone en la muñeca del difunto, en el caso de que el fallecido ‘reviviera’, el aparato se activaría de forma automática y realizaría una llamada a las personas del listado. Posteriormente, les enviaría un mensaje de texto (para evitar problemas de cobertura) alertando sobre que se ha detectado pulso.

La pulsera cuenta con batería para tres días. “Más allá de ese tiempo, a pesar de que en estado de catalepsia el consumo de oxígeno es muy bajo, una persona metida en un ataúd no podría sobrevivir”, afirma Navas, que trabaja en la administración de un centro comercial y que hasta ahora nunca se había atrevido a patentar una de sus ideas. Navas está decidido a lanzar una primera edición, con la fabricación de mil unidades, a pesar de que sus acercamientos al sector funerario no han dado los frutos que esperaba. “Creo que podría ser un buen servicio adicional en las pólizas para personas que sientan fobia a que las entierren vivas”, dice.

Pero Navas no tira la toalla, cree que el coste –sobre los 60 euros- es bajo para garantizar la tranquilidad de los familiares y la de uno mismo, si quiere dejar esas instrucciones a sus parientes. Para más información, deteclifeinfo@gmail.com.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos