Marbella volverá a contar con una planta para el vertido de residuos tras dos años de conflicto

La planta de Marbella será similar a la que la Mancomunidad tiene en la carretera de Ojén./Josele-Lanza -
La planta de Marbella será similar a la que la Mancomunidad tiene en la carretera de Ojén. / Josele-Lanza -

Un acuerdo entre el Ayuntamiento, la Mancomunidad y Urbaser permitirá construir un nuevo punto limpio para depositar escombros y restos de poda

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

Un acuerdo a tres bandas que de una sola tacada pondrá fin a dos conflictos generados en el municipio desde que en abril de 2016 los responsables de la única planta de vertido de residuos que existía en la ciudad decidieran de forma unilateral (y una vez que el Ayuntamiento clausuró por ilegal el vertedero anexo) dejar de operar y renunciar a la concesión. De un lado, la situación generó un problema para los transportistas de la zona, obligados en plena reactivación de la actividad inmobiliaria en la zona, a desplazarse a Estepona o Mijas para depositar los residuos, con el consiguiente incremento de gastos. Por otro lado, el cierre de la planta tuvo como consecuencia más visible la aparición de vertederos incontrolados en diversos puntos del término municipal. Ahora, un acuerdo entre el Ayuntamiento de Marbella, la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental y la empresa Urbaser (concesionaria de la Mancomunidad para la gestión de residuos) va a permitir dotar a la ciudad de una nueva planta de tratamiento que podría estar operando en la primavera del próximo año.

El acuerdo, formalizado ayer, recoge la cesión por parte del Ayuntamiento a la administración supramunicipal de una parcela de unos 2.000 metros cuadrados ubicada en el entorno del antiguo vertedero. Allí se levantarán las instalaciones de la nueva planta, similares a las que ya existen en la carretera de Ojén. El anteproyecto ya está hecho y en enero el Ayuntamiento formalizará la cesión del suelo. La previsión es que la nueva planta de transferencia y punto limpio puedan estar operativos en unos cuatro meses. Trabajarán en ella unas 15 personas, según adelantaba ayer la alcaldesa Ángeles Muñoz durante una visita a la planta de transferencia de la Mancomunidad, junto a la presidenta del ente comarcal, Margarita del Cid; el alcalde de Ojén, José Antonio Gómez; y el gerente de Urbaser en la zona, Óscar Naranjo. En el proceso de selección del personal, destacó la regidora, se tendrá en cuenta la experiencia de la plantilla afectada por el cierre de la antigua planta de tratamiento. «Con este acuerdo a tres bandas damos salida a una situación en la que el anterior equipo de gobierno no quiso o no entendió el perjuicio que para la imagen de la ciudad, para los particulares y para los transportistas provocaba esta situación y no tomó una decisión», apuntó Muñoz.

Por su parte, la presidenta de la Mancomunidad de Municipios, Margarita del Cid, destacó que la puesta en marcha de esta nueva planta «era una demanda que teníamos y gracias a la colaboración de estos ayuntamientos vamos a contar con una respuesta rápida y eficaz». En el mismo sentido añadió que por ubicación «se ha encontrado un lugar que será accesible desde cualquier punto de la costa». En la misma línea, el alcalde de Ojén, el socialistaJosé Antonio Gómez, destacó que la iniciativa nace del acuerdo y el entendimiento entre las administraciones y puso el acento en que los vecinos «de Marbella, de puntos cercanos, y de Ojén podrán tener un lugar y con precios lógicos para poder tratar los restos de obras y escombros y cumplir con la legalidad».

La empresa Urbaser que se encargará de gestionar la planta prevé que las instalaciones de Marbella puedan recoger unas 200.000 toneladas anuales de basuras. El gerente en la zona, Óscar Naranjo, apuntó a que esta es la cifra que se ha manejado «durante los años de la recesión», y prevé que gracias a la reactivación de la economía en la zona esta cantidad pueda incluso duplicarse.

Tarifas

La planta dará servicio tanto a empresas como a particulares a «previos ventajosos». De hecho se ha previsto que los costes se abaraten para aquellos que lleven los residuos separados en origen.

Fue en marzo de 2016 cuando el Ayuntamiento de Marbella ponía fin a 18 años de actividad irregular del vertedero de la carretera de Ojén. Sólo unos días después, la empresa Centro Logístico Huerta del Peñón S.L, que venía gestionando desde 2002 el centro ambiental mediante una concesión administrativa municipal por 20 años, comunicaba el cese de la actividad debido al perjuicio que, indicó, le acarreaba el cierre del vertedero anexo a las instalaciones y del que, según el Consistorio, se beneficiaba a «coste cero».

La empresa solicitó la rescisión del contrato. El Ayuntamiento solicitó un dictamen del Consejo Consultivo de Andalucía autorizando a hacer uso del suelo que es municipal, que aún está pendiente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos