«El Marbella no se vende»

Grinberg posa antes en la sede del Marbella FC /Julio Rodríguez
Grinberg posa antes en la sede del Marbella FC / Julio Rodríguez

Alexander Grinberg, propietario del club de fútbol de la ciudad, asegura tras salir de la cárcel que seguirá al frente de la entidad

JULIO RODRÍGUEZ MARBELLA.

Con una camisa dos tallas más pequeña que en su última convocatoria pública, recién afeitado, con la insignia dorada del Marbella FC en la solapa, desubicado como el que llega a casa después de unas vacaciones, así se presentó Alexander Grinberg ayer en la sede del club para pronunciar un discurso versado en su inocencia, su carácter humilde y la intención de continuar con el proyecto que abanderó hace cinco años. Acompañado por uno de sus abogados, Roman Bazoev, y la directora de Marketing del club y traductora, Yulia Sadovskaya, el presidente se presentó por primera vez tras salir de prisión, donde ha pasado cuatro meses y medio acusado de un delito de blanqueo.

Durante una hora y cuarto compareció ante los medios de comunicación, para remarcar su compromiso con la ciudad y con el equipo, actualmente segundo en el grupo IV de Segunda B.

Entre suspiros, resoplidos y pausas prolongadas para pensar las respuestas, regaló titulares deportivos. «El Marbella no se vende. Esta es mi familia, es lo más importante y no se puede vender», insistió. Para reforzar su idea rescató las frases que repitió desde su llegada a la entidad en enero de 2013. «Todavía estamos en mitad del camino. Dije que mi sueño era jugar con el Barcelona y aún no lo hemos hecho». Sin embargo no cerró la puerta al apoyo de otros inversores. «El fútbol es un negocio, pero es mágico porque no tiene los estereotipos de otros negocios. Siempre estoy abierto a contar con nuevos inversores. He recibido muchas ofertas por el club estos años, pero tengo tomada la decisión y yo nunca he querido vender el Marbella porque es parte de mi vida».

El capítulo de agradecimientos fue el más amplio: familia, jugadores, cuerpo técnico, empleados del club e inversores itinerantes como Antonio Decoz. El mecenas que pagó al menos dos nóminas a todo el equipo, trabajadores, y que ahora se deja ver menos, mantendrá una reunión en breve con Grinberg para acordar la colaboración que compense la inversión de estos meses. «Es una persona maravillosa, próximamente nos reuniremos para hablar de algunas opciones diferentes».

En su agenda está la renovación del entrenador Fernando Estévez y facilitar el trabajo de los gestores que han sacado adelante la situación deportiva e institucional en estos meses. «El club funciona como un reloj, cada uno sabe qué tarea debe hacer. Hemos cometido algunos errores pero, tarde o temprano, la gente que trabaja mucho encuentra el buen camino». A ese respecto lamentó no contar antes con la labor del actual director deportivo Jorge Rodríguez de Cózar. «Hace tres o cuatro años estábamos hablando para que volviera al club y no salió esa colaboración, pero Jorge está hoy con nosotros».

Emocionado por momentos y bromista en otras lances. «Me dijeron que me quedara allí (en la cárcel) y que siguiera mi mujer como presidente para meternos en 'play off'. La gente aquí es supersticiosa».

No quiso acabar sin pedir el apoyo de la afición para el choque de este domingo a las 12.00 horas contra el Jumilla en el Municipal. «Nos gustaría ver más afición en las gradas y es importante para el equipo», dijo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos