Marbella revisa y actualiza su Plan Local de Emergencia por Incendios Forestales

Efectivo de Protección Civil en una zona afectada por un incendio forestal. /Josele-Lanza -
Efectivo de Protección Civil en una zona afectada por un incendio forestal. / Josele-Lanza -

El Ayuntamiento ha contratado el servicio que pondrá la lupa en la estrategia para hacer frente a fuegos registrados en el medio natural

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

El mayor desastre forestal de las dos últimas décadas en la Costa del Sol, el que afectó en 2012 a los municipios malagueños de Coín, Alhaurín el Grande, Mijas, Ojén y Marbella, puso a prueba a todos los efectivos que de forma coordinada actuaron bajo la dirección del Plan Infoca. Los recursos que se pusieron a disposición por parte de los municipios se integran en los llamados planes locales de emergencia por incendios forestales, documentos de planificación obligatorios por Ley que manejan los consistorios y en los que se establece la organización, el procedimiento de actuación y la movilización de los recursos propios o asignados a utilizar en caso de necesidad. El Ayuntamiento de Marbella está ahora en proceso de revisión y actualización de su Plan Local de lucha contra los fuegos declarados en el medio natural con el objetivo de hacer frente de la mejor forma posible a las emergencias de ellos derivados.

El Plan Local de Emergencias por Incendios Forestales (PLEIF) del municipio de Marbella fue aprobado por el pleno del Ayuntamiento en marzo de 2005. Cuando cinco años después entró en vigencia por decreto el Plan Infoca, dependiente de la Comunidad Autónoma, se hizo necesaria la adaptación del documento municipal a las nuevas disposiciones y avances en la materia, por lo que el Consistorio marbellí procedió a su primera revisión en junio de 2013.

Tal y como establece la normativa sectorial correspondiente, la vigencia de este Plan es indefinida y se revisa con carácter cuatrienal. Teniendo en cuenta que ya han transcurrido cuatro años desde su última actualización, procede llevar a cabo dicha verificación. Y en ello se está. El concejal delegado de Medio Ambiente, Manuel Cardeña, explica que el Ayuntamiento ha contratado el servicio de revisión y puesta al día del Plan Local al no contar con los medios suficientes para desarrollar esta labor. Los trabajos han sido adjudicados por un total de 2.662 euros (IVA incluido). Desde la Delegación Municipal de Medio Ambiente se confía en poder tener el documento actualizado cuanto antes.

Todo el término municipal está considerado zona de peligro por la Junta

Subrayan que se revisará y actualizará el sistema articulado con el Plan Infoca, competente directo en materia de fuegos forestales y en cuya planificación se encardina el PLEIF a nivel de estructura organizativa y de los procedimientos que hay que establecer para actuar cuando se dé la emergencia.

La revisión pondrá la lupa en los medios técnicos e infraestructuras disponibles: vehículos, redes de acceso, puntos de agua o helipuertos, entre otros; así como en la catalogación de los efectivos humanos existentes en los distintos ámbitos: bomberos, Protección Civil, Policía Local, Patrulla Verde, Cruz Roja y el Grupo Local de Pronto Auxilio -personal voluntario, que puede ser miembro o no de Protección Civil, y que participa en las labores de apoyo logístico que determinen los mandos de la extinción en cada momento, repartiendo alimentos, por ejemplo-. También se volverá a examinar y corregir si fuera necesario el procedimientos de información a la población y la zonificación en la que está dividido el municipio en función del nivel de riesgo de incendio forestal para poder organizar mejor los medios y optimizar los recursos.

Cambio climático

Desde la última revisión del Plan Local el término municipal no ha registrado incendios forestales de consideración, el último fue el de Coín que por extensión llegó al municipio. «Siempre hay conatos pero en ningún caso comparables al incendio del año 2012», explican fuentes de la Delegación Municipal de Medio Ambiente. A pesar de que Marbella no registra temperaturas muy altas en verano y de que la cercanía al mar refresca la sierra, todo el término municipal está considerado como zona de peligro por la Junta de Andalucía. En este sentido, la delegación hace un llamamiento a la responsabilidad ciudadana y advierte de que «los incendios se asocian con el verano, pero a consecuencia del cambio climático estamos entrando en una dinámica compleja, donde se están dando incendios mucho más gravosos en noviembre y diciembre que en el propio verano». Por ello, aunque el Plan Local es desplegable a demanda en cualquier época del año, la tendencia es ampliar cada vez más los meses donde el operativo de vigilancia y extinción está disponible al cien por cien.

La Junta de Andalucía divide las épocas de peligro en alto, medio y bajo. El periodo de máximo riesgo se extiende desde el 1 de junio al 15 de octubre, aunque el año pasado se amplió hasta final de mes por la severidad del clima, el bajo comenzó el 1 de noviembre y finalizará el 30 de abril, mientras que el medio se circunscribe al mes de mayo.

El Ayuntamiento, por su parte, hace una labor de oficio para la prevención de los incendios que tiene dos ejes fundamentales: la inspección de parcelas para comprobar que estén en un estado óptimo de conservación y el requerimiento de planes de autoprotección contra incendios forestales a urbanizaciones, instalaciones y empresas.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos