Marbella pide a la Junta que abra como centro de salud la antigua sede de Urbanismo

Momentos previos al pleno celebrado ayer. :: josele-lanza/
Momentos previos al pleno celebrado ayer. :: josele-lanza

El Pleno aprueba esta moción institucional en una sesión en la que además se ha dado luz verde a la adhesión de la ciudad al Plan Estatal para la Vivienda

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

Los antiguos locales de la avenida Ricardo Soriano que en su día fueron cuartel general del urbanismo local controlado por el GIL vuelven a la actualidad siete años después de que el Consistorio marbellí aprobara la cesión de los mismos (3 locales y 5 plazas de aparcamientos) a la Junta de Andalucía como parte del pago del anticipo reintegrable concedido en su día por el Gobierno andaluz a la ciudad tras la disolución del Ayuntamiento. El pleno del Ayuntamiento daba ayer luz verde a una moción institucional, apoyada por todos los grupos de la Corporación municipal y presentada por el grupo del PP, instando al Ejecutivo regional a que dé uso, en concreto, a los tres locales que siguen cerrados para que abran como nuevo centro de salud. «Es una evidencia la necesidad de nuevos equipamientos públicos que tiene este municipio en materia de competencia autonómica», indicó Ángeles Muñoz. La moción insta a la Consejería de Hacienda a que con «urgencia» inicie los trámites para que cuanto antes los locales abran sus puertas como nuevo equipamiento sanitario público.

Fue en mayo de 2011 cuando el Ayuntamiento de Marbella aprobó la entrega a la Junta de Andalucía de los tres locales ubicados en el número 61 de la avenida Ricardo Soriano y cinco plazas de aparcamiento. El lote fue entonces tasado en 4.922.446 euros.

Otro asunto de calado que se sometió a debate Marbella fue el de la adhesión de Marbella al Plan Estatal para la Vivienda. Ángeles Muñoz explicó que el Ayuntamiento «pondrá a disposición del programa suelos municipales (Guadaiza, entre ellos) para construir viviendas en alquiler». Previamente, expuso, la Junta de Andalucía «debe firmar el preceptivo acuerdo con el Ministerio de Fomento y convocar las líneas de ayudas». El pleno daba luz verde a la propuesta, con los votos en contra de IU y la abstención de Podemos. La creación de nueva vivienda pública destinada al alquiler para colectivos con especiales dificultades ha sido una de las más reiteradas demandas del grupo de CSSP. Sin embargo, la propuesta de la regidora no convence a la edil Victoria Mendiola, quien acusó a Muñoz de actuar en este punto con «deslealtad». Hizo referencia a un encuentro mantenido con la regidora a comienzos de mes para abordar este asunto. «Quedamos en que el punto esperaría un informe de los técnicos de urbanismo y ahora trae esta propuesta. Ha querido adelantar por la derecha», señalaó. La edil, sin su compañero de filas en la sesión de ayer al encontrarse Kata Núñez de viaje, se abstuvo en el punto.

En contra votaron los concejales de IU. Victoria Morales apuntó que la fórmula que defiende el Plan Estatal de Vivienda «supondrá que se disparen los precios». Desde las filas socialistas, Isabel Pérez incidió en que como paso previo a acogerse a las ayudas que pueda liberar la Junta una vez que firme el convenio con el Ministerio de Fomento, el Ayuntamiento debe contar con un plan municipal de vivienda y suelo que a día de hoy no existe».

Con la abstención del PSOE y el voto en contra de IU y CSSP, el gobierno bipartito aprobó sumar 3 asesores a su estructura de cargos de confianza que prestarán apoyo a los concejales de los distritos de Las Chapas, Nueva Andalucía y Marbella Oeste. El portavoz municipal Félix Romero defendió la elección de tres nuevos asesores por «el incremento de la carga de trabajo en los distritos con el objeto de impulsar una descentralización efectiva», al tiempo que recordó que la ley no permite superar la cifra de los 27 cargos eventuales que, incidió, «no se supera por este equipo de gobierno».

El concejal de IU, Miguel Díaz, criticó el procedimiento para la selección de los directores generales que ha sido, dijo, «la crónica de un nombramiento anunciado, al que se suma la polémica elección del director del puerto», dijo. El portavoz recordó que en el Ayuntamiento «se han quedado trabajando más de una decena de cargos de confianza de la anterior etapa del gobierno del PP. ¿Se terminarán quedando también los actuales?», se preguntó.

Desde las filas socialistas el edil Javier Porcuna se limitó a reclamar que el concejal del distrito de Las Chapas, Carlos Alcalá -que tiene en el Gobierno una dedicación del 75%-, la amplíe a la dedicación exclusiva para ahorrarse ese cargo asesor.

Victoria Mendiola, concejala de CSSP, pidió que el Ayuntamiento «no se convierta en una agencia de colocación para los afines del equipo de gobierno». «No se necesitaría tanto personal de apoyo, que entendemos que debe existir, si la alcaldesa no compartiera el trabajo con el Senado, Félix Romero con el parlamento y Manuel Cardeña con Acosol. «Me quedo con la duda de saber qué hubieran hecho ustedes, porque también había una quiniela cuando gobernaban», espetó a los representantes de PSOE e IU.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos