Marbella estudiará formas de regular las despedidas «incívicas y salvajes»

Turistas en una despedida de soltera en Puerto Banús. :: j-l
Turistas en una despedida de soltera en Puerto Banús. :: j-l

El PSOE en la capital promoverá una cambio en la ordenanza para poner coto al descontrol de estas celebraciones

A. GÓMEZ / F. JIMÉNEZ / E. CABEZAS MÁLAGA.

Marbella se sumó ayer a los municipios malagueños que plantearán una regulación de las despedidas de soltero incontroladas. La concejala de Derechos Sociales, Victoria Morales, criticó «la cosificación de las mujeres» que tiene lugar en estas celebraciones y anunció que, con la llegada del nuevo curso político, las diferentes delegaciones del Ayuntamiento abordarán «las posibles formas de acotar estas actuaciones incívicas y salvajes». Málaga, Torremolinos o Benalmádena ya habían anunciado su intención de poner freno al desfase de muchas despedidas, organizadas sobre todo en localidades turísticas y costeras y caracterizadas por el sexismo de sus disfraces y mensajes y la alteración del orden público mediante charangas, megáfonos y botellones.

En Málaga capital, el PSOE avanzó ayer su intención de promover una modificación de la ordenanza de Convivencia Ciudadana para poner coto a las «despedidas de soltero salvajes». «La normativa actual ya permite a la Policía Local intervenir ante las actitudes incívicas, pero cuando se dan nuevas situaciones, como ocurre con estas despedidas, hay que regularlas y recogerlas en las ordenanzas de una forma más taxativa porque una cosa es la diversión y otra llegar a situaciones extremas que acaban dañando la imagen de la ciudad», afirmó el portavoz socialista, Daniel Pérez, quien abogó por seguir el ejemplo de otras localidades como Granada, Madrid, Mojácar (Almería) o Conil (Cádiz).

En este sentido, el edil en la oposición hizo especial hincapié en las inminentes fiestas asegurando que «una feria de calidad es incompatible con personas con indumentaria indecorosa, megáfonos y conductas incívicas». Sobre esta cuestión, la concejala de Fiestas, Teresa Porras, no descartó una modificación de la normativa, pero sí que incidió en que lo que hay que perseguir son las conductas incívicas, no las despedidas como tal.

También en la Axarquía se han producido reacciones en torno a la polémica por el creciente descontrol de estas celebraciones y el sexismo de algunas prácticas como el esposado, consistente en encadenar a personas de estatura baja, que por lo general padecen enanismo o acondroplasia, al novio o la novia durante toda la noche.

En «alerta»

La concejala de Igualdad de Vélez-Málaga, Zoila Martín, aseguró que en la capital axárquica no han detectado una incidencia muy significativa de este tipo de eventos, aunque advirtió de que están «alerta» de lo que puedan regular otros consistorios más afectados, como Torremolinos o Benalmádena: «Lo vamos a estudiar muy bien, aunque aquí ya tenemos ordenanzas que prohíben ir sin camiseta por la calle o haciendo mucho ruido». Sobre las conductas sexistas que pueden verse en este tipo de celebraciones, la edil veleña apuntó que le parece «denigrante» usar la condición física de las personas para divertirse: «Hay que erradicarlas, no me han gustado nunca las despedidas de soltero, no creo que sea algo positivo segregar por sexos y minusvalorar a una mujer o a un hombre».

Por su parte, la edil nerjeña de Igualdad, Patricia Gutiérrez, coincidió en que no tienen constancia de esta problemática, arraigada en localidades occidentales como Marbella o Benalmádena, en el municipio más oriental de la provincia y consideró que «se debe perder la idea originaria de que el matrimonio pone fin a la libertad personal».

Fotos

Vídeos