Marbella estrena una línea gratuita para avisar en tiempo real de incidencias en la vía pública

La delegación de Obras presenta las líneas estratégicas de actuación en las que se incluyen planes para reactivar los barrios y mejoras para la comunicación ciudadana

PABLO COLLANTES MARBELLA.

La delegación de Obras no pierde el tiempo y se ha marcado ya los compromisos que pretende atender en lo que resta de mandato. El concejal de Obras, Javier García, presentó ayer las principales líneas de actuación que tendrá el área y anunció, entre otras medidas, la creación de nuevos canales de comunicación «que permitan que los ciudadanos estén en contacto de manera directa».

Así, el edil avanzó que no sólo se potenciará la presencia en redes sociales, sino que se pondrán en marcha una aplicación móvil para que los vecinos puedan plantear en tiempo real incidencias en la vía pública. Además, el Ayuntamiento contará con una línea 900 gratuita en la que se dará respuesta «a las necesidades de los ciudadanos».

El servicio entrará en funcionamiento en octubre y atenderá llamadas durante 12 horas al día. «El objetivo es que los vecinos no tengan que presentar una instancia en el registro de entrada para que se les arregle una acera, un bordillo o una farola», explicó el edil, asiduo a visitar grupos vecinales en los que se denuncian las carencias del municipio.

García puso el acento en la importancia de estas actuaciones «que preocupan a muchas personas». «Queremos que nuestra ciudad mejore con la colaboración de todos y hacer protagonistas a los vecinos», subrayó. En este sentido, el edil aseguró que el bipartito apostará por la «transparencia absoluta» en la ejecución de los proyectos de la delegación de Obras. «El objetivo es hacer una ciudad mucho más habitable, amable, sostenible y eficiente que realmente apueste por hacer la vida de los ciudadanos más fácil», apuntó.

Trabajo en los barrios

Entre la hoja de ruta marcada, la delegación pondrá el acento en que los grandes protagonistas sean los barrios, para los que se recuperarán los planes de barrio «con actuaciones que no son multimillonarias pero que resuelven problemas muy importantes de seguridad, accesibilidad y movilidad». Estos planes, además, favorecen la reactivación del sector de la construcción local, ya que en su mayoría son obras menores de 60.000 euros que se pueden adjudicar directamente.

El edil quiso destacar también la apuesta por la accesibilidad para garantizar la movilidad peatonal, al igual que por las grandes infraestructuras turísticas, como el Paseo Marítimo, Puerto Banús y el Centro Histórico. Igualmente, se impulsarán infraestructuras pendientes, como el saneamiento, y se mejorarán los equipamientos públicos.

Inversiones públicas

García no quiso dejar pasar la oportunidad de realizar un diagnóstico de la «preocupante situación» en la que encontró la delegación. En primer lugar, se refirió a la «tremenda inejecución presupuestaria» con «partidas que no han salido a concurso y que no se han tramitado pese a que quedan tres meses para que acabe el ejercicio».

«Esto nos va a obligar a plantear las modificaciones presupuestarias necesarias porque los ciudadanos pagan impuestos para que se les presten los mejores servicios», adelantó el edil. En segundo lugar, García aludió a la batería de proyectos presentados durante el anterior mandato en los días previos a la moción de censura. «El problema es que se iban a realizar con cargo al Plan de Inversiones Sostenibles del remanente positivo de Tesorería, pero ese plan no se puede sacar adelante porque se está incumpliendo el periodo medio de pago a proveedores», argumentó. «El Estado no permite que se puedan realizar estas inversiones si ese periodo medio de pago no está por debajo de los 30 días», aclaró.

Por otra parte, el edil del ramo ha dejado constancia de los incumplimientos en las obras subvencionadas al 100% con carácter finalista por parte de la Diputación de Málaga, como es el caso de la remodelación de Arroyo Primero, para la que en su día se perdió la subvención y de la que se tienen que devolver 1,6 millones de euros al no ejecutarse durante los plazos previstos. «La mayor parte de la obra tendrá que ir con cargo a los presupuestos municipales».

En este punto, García indicó que se ha pedido una prórroga a la Diputación de Málaga hasta junio de 2018 pero lamentó que por parte del anterior equipo de gobierno «no haya existido gestión y que no se hayan tenido en cuenta los plazos legales poniendo en riesgo estas subvenciones».

Más

Fotos

Vídeos