Marbella completa su dotación de taxis para discapacitados con dos nuevas licencias

El portavoz municipal, Javier Porcuna, y el edil de Movilidad, Miguel Díaz. :: josele-lanza

El edil de Movilidad descarta que a corto plazo la ciudad pueda aumentar su número de taxis y lamenta que la norma no permita hacerlo en verano

Héctor Barbotta
HÉCTOR BARBOTTAMarbella

Marbella completará su dotación de taxis adaptados para personas con movilidad reducida. La Junta de Gobierno Local aprobó ayer dos nuevas licencias para vehículos de esas características, con lo que Marbella contará con 17 taxis de ese tipo.

Con estos dos nuevos vehículos, la ciudad alcanza el mínimo exigido por el reglamento autonómico, que requiere que un cinco por ciento de los taxis estén adaptados para personas con minusvalías. El total de licencias de taxis en Marbella será ahora de 323.

La norma establece diciembre de 2017 como plazo límite para contar con un 5 por ciento de taxis adaptados, por lo que Marbella consigue cumplir con ese requisito con cinco meses de antelación.

El concejal de Movilidad, Miguel Díaz, explicó que con la ratio existente y el número de habitantes de derecho en Marbella pasarán algunos años antes de que se puedan conceder nuevas licencias.

Inflexible

El edil lamentó que la norma autonómica que regula el servicio del no sea más flexible, lo que podría aplicar medidas poder luchar contra el intrusismo que padece el sector en verano, como aumentar durante el periodo estival el número de licencias y hacer frente de esa manera al incremento de la demanda que experimenta el sector durante los momentos más álgidos de la temporada turística.

«Se pueden ver fórmulas que alguna vez hemos planteado, como, por ejemplo, contar con licencias temporales de autotaxis. Pero para ello, habría que tener más flexibilidad en la regulación autonómica. Serían medidas para un tiempo muy concreto», explicó.

Según el concejal, uno de los motivos por los que se dan casos de instrusismo es que la oferta no es suficiente para cubrir el incremento de la demanda que se genera con la llegada de turistas, según el edil. Durante el resto del año, aseguró, el número de taxis con licencia sí es el adecuado para atender la demanda existente. Díaz lamentó por ello que la Junta de Andalucía no incluyera fórmulas flexibles en la última ordenación del sector, que data de 2012, ya que «son cuestiones que afectan especialmente a zonas costeras concretas, como Marbella, y no al conjunto de la región»,

«Tener un sector del taxi fuerte es la mejor manera de combatir el intrusismo en el sector y los taxis piratas», ha señalado Díaz, que ha lamentado que la Junta no haya dado «pasos decididos» para flexibilizar la normativa a pesar de ser «un debate que siempre se ha abierto pero nunca se ha abordado en profundidad».

Fotos

Vídeos