Marbella cierra la mina de Buenavista para evitar accidentes entre los excursionistas

Personal adscrito al área de Sostenibilidad transportó e instaló la cancela. / Josele-Lanza -

La medida favorecerá la constitución de una colonia de murciélagos, animal que habita ya las galerías y que está protegido por la ley

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

Las labores de difusión sobre la existencia de la mina Buenavista llevadas a cabo tanto por el Ayuntamiento de Marbella como por asociaciones culturales volcadas en la divulgación del patrimonio local han dado sus frutos y han puesto en el mapa los restos de este viejo complejo de extracción de plomo. El enclave, localizado en el paraje del Barranco de las Encinas, se ha convertido en un lugar bastante más frecuentado que antaño por excursionistas que, al parecer, se aventuran por las galerías de la mina sin conocimientos ni precauciones, con el consiguiente riesgo de pérdidas o accidentes por caídas a los pozos existentes en su interior. Para preservar la integridad de los senderistas el Ayuntamiento de Marbella ha colocado un cerramiento a unos 30 metros de distancia de la boca principal.

Los trabajos de transporte e instalación de la puerta han sido ejecutados por personal adscrito a la Delegación Municipal de Sostenibilidad, departamento que inició el trámite administrativo para cerrar la mina a mediados del año pasado. Tras obtener los necesarios permisos de la Delegación de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, y siguiendo, además, las recomendaciones técnicas del Grupo de Estudios de Murciélagos de la Estación Biológica de Doñana, instituto público perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC, que ha aportado las claves sobre el tipo de cerramiento para que proliferen los quirópteros que habitan en las galerías y puedan llegar a constituirse en colonia, el Ayuntamiento ha ejecutado el cierre de la mina como tenía previsto.

El Consistorio, que está obligado a mantener en buenas condiciones el cerramiento, ha facilitado al agente forestal de la zona, Paulino Masegosa, una copia de las llaves de la cancela, fabricada con barras metálicas que permiten la libre circulación de los murciélagos, animales que están protegidos por la legislación estatal. «En los últimos dos años hemos llevado a más de un millar de chavales, sobre todo adolescentes de instituto, a la mina de Buenavista para que conocieran el pasado minero de esta ciudad. Como está cerca, ya la conocen y pueden ir, hemos optado por evitar riesgos y cerrar la entrada a la mina en la que se adentran ya algunos excursionistas», explica el asesor de Sostenibilidad, Javier de Luis. El técnico subraya que la oportunidad que brinda el cerramiento es doble: «evitamos posibles accidentes, pero también contribuimos a que los murciélogos que ya habitan allí puedan constituirse en colonia, en el momento en el que perciban que el refugio les garantiza la supervivencia», sostiene.

Cabras montesas y jabalíes

La puerta ha sido colocada por requerimiento de la Junta a una distancia considerable de la entrada de la mina, con el objetivo de que la fauna silvestre, la cabra montesa y los jabalíes, principalmente, puedan seguir aprovechando el agua drenante para beber. El origen de la mina de Buenavista se remonta a 1836, cuando tres conocidos empresarios de Marbella crearon una sociedad para la extracción de plomo. En las inmediaciones dispusieron un horno de fundición donde se derretía el mineral. De este centro de producción salían diariamente una veintena de barras de unos 50 kilos cada una. La conocida Mina de los Tres Amigos tuvo distintos propietarios hasta caer en manos extranjeras. El sendero para llegar al complejo se encuentra junto al Parque Nagüeles.

Fotos

Vídeos