«Marbella ha hecho bien muchas cosas, pero sigue necesitando vida cultural»

Sean Hepburn posa ante una de las obras que forman parte de su colección. / Josele-Lanza -

Sean Hepburn, hijo de Mel Ferrer y Audrie Hepburn, exhibe parte de su colección privada. El coleccionista saca por segunda vez de Italia parte de la producción artística del italiano Eugenio Pardini, del que posee el 51% de toda su obra

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

Conoce la zona. No en vano pasó de niño varios veranos en uno de los hoteles más lujosos de la ciudad, donde se alojaban sus padres en pleno auge de sus carreras como actores: Audrie Hepburn y Mel Ferrer. Amante de la cultura española (habla un perfecto español) hace años que descubrió en Granada lo que califica de perfecta combinación de arte y turismo. En ese ejemplo, y en el de la propia Málaga capital «que ha sabido transformase culturalmente en pocos años» es en el que debe mirarse, en su opinión, la ciudad de Marbella. Esa reflexión es la que hace pocos meses le impulsaba a incluir a Marbella entre los destinos a los que llevará para exhibición pública y privada parte de su colección de obras de uno de los artistas italianos de referencia, Eugenio Pardini (1912-2006), otro enamorado de Andalucía y ganador de importantes premios de pintura durante su carrera a mediados del siglo pasado.

«Marbella ha explotado, y si unas cosas se han hecho muy, muy bien, otras se han hecho demasiado rápido». Sean Hepburn contrapone el éxito como destino turístico de la ciudad al 'boom' de la construcción desmedida que durante décadas primó en toda la Costa del Sol. «Aquí hemos abierto el chorro de cemento demasiado en la zona, por ello creo que tenemos que aprender de otros destinos como Cerdeña. Hay que mirar no solo a la cantidad sino a la calidad. En la Costa del Sol y en España en general somos récord en número de camas, pero con el tiempo se debe ir hacia una adaptación a otras necesidades del visitante». Entre ellas, la cultural. Durante diez años, Hepburn ha estado vinculado a la celebración del Festival de cine Retroback (cuya primera edición se dedicó a Audrie Hepburn) con sede en Granada, ciudad donde pasa largas temporadas. De la zona destaca la «maravillosa mezcla conseguida y el buen balance entre la cultura y, por qué no, las tapas.». En ese sentido, indica, «Marbella no puede limitarse a ser solo un lugar de fiesta y veraneo. Marbella necesita acercarse a lo que ha hecho Málaga, necesita vida cultural y por eso he querido traer parte de mi colección de arte». Repartidas entre dos espacios para el público en general (EsarteGallery y Fernando Moreno, en San Pedro) y otras dos citas privadas (En Marbella Club y La Zagaleta), el coleccionista, que durante años ha sido responsable de la fundación que gestiona la propiedad intelectual de la imagen de su madre (gestión que ha pasado a su hermano), desembarca en Marbella hasta el 20 de octubre con 300 obras de Eugenio Pardini, de las más de 3.000 que tiene en propiedad.

LA EXPOSICIÓN

Título
Eugenio Pardini en Marbella
Ubicación
EsArteGallery. Avenida del Mediterráneo, 20. San Pedro. Fernando Moreno. Urbanización Las Medranas. San Pedro.
Fecha
Hasta el 20 de octubre.

Descubrió al artista hace diez años, cuando el italiano ya había fallecido, y quedó maravillado con su obra. Tanto, que le compró a la familia el 51% de su producción artística durante los 60 años de carrera. Pardini es a día de hoy el artista más destacado de su colección privada. «Sentía una atracción por Andalucía muy evidente en sus obras de paisajes y la serie taurina», asegura. Entre 1943 y 1965 Pardini participó en la Quadrienalle di Roma y en 1948 en la XXIV Bienal de Venecia, la primera celebrada tras la Segunda Guerra Mundial, y a la que volvería en las ediciones XXV y XXVIII.

Debido a la magnitud de la colección, la muestra se expone en diferentes emplazamientos, en EsArte Gallery se recogen las piezas de carácter retrospectivo, desde obras gráficas a litografías, bocetos, pequeñas acuarelas o frescos de envergadura. Las obras de mayor tamaño se han trasladado hasta el Centro Fernando Moreno. «Podemos decir que esta es la colección más grande de un pintor singular que ha salido de Italia en los últimos 100 años», asegura Hepburn, recordando que la exposición ya pasó por Granada. La muestra, con carácter antológico, parte de un amplio fondo de las obras conservadas de Pardini, recogiendo todas sus etapas con variedad de ejemplos tanto estilísticos y temáticos como técnicos, aspecto este último muy rico y variado en el que sobresale el uso de la técnica del fresco, poco común ya en el pasado siglo XX y que él emplearía en los frisos monumentales para edificios públicos siguiendo la larga tradición italiana.

A caballo entre Italia, su casa de veraneo en La Herradura (Granada) y la finca familiar en Santa Bárbara, Sean Hepburn sigue colaborando con la fundación que lleva el nombre de su madre dentro de Unicef. Además, prepara, de cara al año próximo, una nueva subasta de trajes y otras pertenencias de la mítica actriz. «No es tanto la ganancia financiaria, como el poder regresar parte de su legado a quienes la siguen admirando».

Fotos

Vídeos