Marbella aprueba inicialmente el presupuesto de 2018 marcado por superar el techo de gasto

Momento de la votación del pleno./Josele-Lanza -
Momento de la votación del pleno. / Josele-Lanza -

Las cuentas salen adelante con el apoyo de PP y OSP, la abstención del grupo socialista y el voto en contra de IU y CSSP-Podemos

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

Marbella tendrá aprobadas sus cuentas municipales para el próximo ejercicio antes de que finalice el año de modo que puedan entrar en vigor el 2 de enero de 2018 con el objetivo de alcanzar la máxima ejecución presupuestaria. Es la idea con la que ha trabajado el área municipal de Hacienda. El equipo de gobierno bipartito de PP y OSP han presentado unas cuentas que ayer recibieron en pleno extraordinario luz verde en su aprobación inicial. Ahora se abre un plazo de exposición pública y volverá a pleno antes de final de año para su aprobación definitiva. No hubo sorpresa en la votación. IU y CSSP votaron en contra y el grupo socialista, pese a haber recrudecido las críticas durante los últimos días, mantuvo la abstención anunciada.

El presupuesto de Marbella para 2018 alcanza los 245.680.849 millones de euros, un 4,07% más que en 2017. Hay dos aspectos que destacan especialmente. De un lado, las inversiones, que casi se triplican con respecto a las cuentas de 2017, pasando de 8,8 millones de euros a 22,3. Un importante incremento del gasto que se realiza a costa, y ahí está lo más importante, de saltarse el techo del gasto que para 2018 ha fijado el Gobierno central. Un tope que se establece tomando como base la ejecución del presupuesto del año anterior y que fue especialmente baja, (alrededor del 70%) lo que sobre el papel obligaba a disminuir el gasto en 11 millones de euros. El concejal de Hacienda, Manuel Osorio, incidió durante el pleno en que la medida no debe sorprender por cuanto el Interventor municipal «ya venía advirtiendo en 2016 y 2017 de que al ritmo de ejecución que se llevaba terminaríamos por saltarnos ese techo de gasto». Lo llegó a reconocer la concejala del grupo de CSSP-Podemos, Victoria Mendiola, quien al tiempo que criticaba que el presupuesto «no va a dar solución a las necesidades reales de la gente», afirmó que «pese a quien le pese, y gobernase quien gobernase, se iba a tener que saltar el techo de gasto».

Osorio reconoció, como ha venido haciendo en días atrás, que no respetar el techo de gasto obligará al Consistorio a diseñar un plan económico-financiero con medidas encaminadas a «corregir la inercia a la baja de ese techo de gasto». Unas medidas sobre las que no ahondó, y que se definirán una vez se tenga liquidado el presupuesto de 2018. Ello centró las críticas de los grupos de la oposición, especialmente del PSOE.

José Bernal insistió en que ese «plan económico-financiero o plan de ajuste, o como se le quiera llamar, va a obligar a reducir el gasto, afectando a la plantilla de trabajadores de este Ayuntamiento o a incrementar los ingresos subiendo los impuestos». En este punto, el exalcalde indicó que existe una previsión de subida de ingresos por impuestos en el año 2018 de 7 millones de euros, «de los que 4 millones corresponde al IBI». Para los socialistas, «lo más sangrante son las obras que el PP quitó del remanente. Además, los vecinos van a pagar a base de impuestos el plan de ajuste por saltarle el techo de gasto», y califican las cuentas de «humo y privatizaciones». Bernal criticó además que los grupos de la oposición hayan dispuesto del documento «tan solo 48 horas antes del pleno». «Este es el rodillo del PP. Nos lo esperábamos del PP, pero no de OSP», lamentó.

Al respecto de las críticas por el incremento de ingresos previstos por impuestos directos, Manuel Osorio negó que se vaya a aplicar una subida de los impuestos, aclarando que ese mayor ingreso responde «a una mejor gestión en el cobro del padrón, en el caso del IBI, que ha pasado del 93 al 97%».

Argumentos en contra

El PSOE se abstuvo en la votación, pero el presupuesto recibió el voto negativo tanto de IU como de Podemos. Desde la coalición de izquierdas, su portavoz Miguel Díaz calificó las cuentas de «injustas, insolidarias y tramposas en su formulación». El edil criticó que los presupuestos participativos «se hayan quedado en 700.000 euros», pero sobre todo que se les «robe a los vecinos la posibilidad de votar esos presupuestos». En cuanto al techo de gasto, incidió en que «36 millones más hoy serán 36 millones menos mañana. ¿Qué supone esta situación para la ciudadanía? Que este salto de traduzca en ajustes dramáticos, en medidas de recortes en garantías sociales, de personal...».

«El Interventor ya advirtió en 2016 y 2017 de que nos terminaríamos saltando el techo de gasto» Manuel Osorio Concejal de Hacienda

«Los vecinos van a pagar a base de impuestos el plan de ajuste por saltarse el techo de gasto» José Bernal Concejal del PSOE

«Las cuentas están de espaldas a la igualdad y no mejora los servicios sociales» Miguel Díaz Portavoz de IU

«El presupuesto no va a dar solución a los problemas reales de los ciudadanos» Victoria Mendiola Portavoz de CSSP

Para IU, es un presupuesto «que crea asociaciones de primera y de segunda, con el retorno a los convenios nominativos, que está de espaldas a la igualdad, y que no mejora los servicios sociales». Como ejemplo de esto último citó que haya «desaparecido» la oficina antidesahucios. El concejal de Hacienda respondía en su turno de cierre que el servicio se mantendrá mediante un acuerdo con el Colegio de Abogados.

Desde el grupo de CSSP-Podemos se defiende que las cuentas adolecen de fondos para un plan de recate ciudadano, de un plan de empleo y de un plan que favorezca el acceso a la vivienda. Por ello, la edil Victoria Mendiola reprochó que se haya previsto la venta de una parcela municipal por 1,5 millones de euros, un suelo que, en su opinión, podría servir para levantar viviendas sociales. Mendiola incidió además en los planes de externalización de servicios que se contemplan en el presupuesto y ante ello preguntó al equipo de gobierno por el destino de las bolsas de trabajo creadas por el Ejecutivo anterior.

Para la formación morada, el concejal de Hacienda «ha tenido que tragarse sus palabras», al hacer referencia a la propuesta que el grupo planteó ya el año pasado para saltarse el techo de gasto. «Teníamos razón, y pese a quien pese se iba a tener que saltar», expuso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos