Las maravillas del Maravilla

Fotografía del antiguo hostal Maravillas 1882, en el edificio propiedad de Melchora Troyano López, en pleno centro de Estepona. / SUR

El futuro hotel Maravilla Palace será posible tras el acuerdo de más de 40 herederos de Melchora TroyanoEl bar El Manicomio, en los bajos el inmueble, fue el lugar donde se gestó la venta del edificio al empresario hotelero

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZ

Las herencias pueden acarrear quebraderos de cabeza o grandes alegrías . En Estepona son expertos en temas de herencias teniendo en cuenta que la de la familia Nadal viene arrastrándose décadas y décadas sin resultado para el municipio. Afortunadamente no todas las herencias tienen el mismo final. En el caso de Melchora Troyano López, más conocida como Meli, su legado finalmente dará lugar al primer hotel del casco urbano de Estepona, el Maravilla Palace, cuya primera piedra será colocada el próximo 4 de agosto.

Meli era la propietaria de un inmueble muy goloso, situado en pleno centro, entre las calles Real y la Plaza de Las Flores. Una casa modesta de dos plantas que ocupaba una superficie de unos 600 metros cuadrados. Meli vivía en la planta baja y en las noches de verano era habitual verla con su silla de enea en su puerta, tomando el fresquito. Compartía los bajos con dos establecimientos muy populares que tenía alquilados: Foto Domingo y el bar El Manicomio. Arriba, desde que sus padres gestionaban el inmueble, se ubicaba el hostal Maravillas 1882. Que será el antepasado del futuro hotel que se construirá en el solar (el edificio ya apuntaba maneras).

En 2005 Meli falleció sin descendencia directa. Sus herederos eran 16 primos hermanos que debían repartirse el patrimonio de su prima.

Intermediario y gestor

Aquí es donde entra en escena uno de los artífices del futuro hotel, Lorenzo Bazán, de Inmobiliaria Bazán, que actuó como intermediario y gestor entre las partes. Hace 5 años Bazán conversaba con un empresario alemán tomando un café justo en El Manicomio y le propuso adquirir el edificio para construir un hotel en pleno centro ante la ausencia de plazas hoteleras en el casco urbano.

Bazán explica que, con el paso de los años, el número de herederos se multiplicó. «Porque algunos fallecieron y su parte pasó a sus descendientes», comenta. De manera que en el momento de la venta el número superó los 40. El intermediario narra que las negociaciones fueron complicadas porque a la hora del reparto no todos recibirían lo mismo. «Había primos directos de Meli que no podían recibir lo mismo que otros que eran nietos de algunos de los ya fallecidos», narra. Pero finalmente hubo consenso.

El día de la firma en la notaría fue momento de reencuentro entre familiares que hacía años que no se veían. A la alegría del encuentro se sumó la de la venta. «De manera que la notaría se convirtió en una fiesta. Más de 40 personas celebrando tantas cosas», recuerda Bazán.

El gestor, que también heredó de su padre el negocio inmobiliario, advierte que a lo largo de su carrera ha constatado que «las herencias rompen familias»; pero también presume de que «en mi oficina se han dado la mano y han acabado abrazándose hermanos que hacía años que no se hablaban por culpa de una herencia». Bazán también gestionó el cambio de calificación de la parcela que era de uso residencia con planta baja más dos alturas.

Richard Eller, el empresario alemán también está vinculado emocionalmente al proyecto. «Estepona enamora. Yo empecé a visitar este pueblo en los años 70 y he visto su evolución. Me enorgullezco de dirigir un proyecto que supondrá un cambio para el centro urbano de Estepona», ha manifestado.

El futuro Maravilla Palace será un hotel de cuatro estrellas con 42 habitaciones que tiene previsto abrir en la primavera de 2019. Durante la excavación de la parcela aparecieron restos arqueológicos de gran valor: la tenería medieval mejor conservada de la península ibérica. El proyecto se retrasó por este motivo. Los restos podrán contemplarse a través de un suelo de cristal que formará parte de un restaurante del propio hotel.

Así que entre ancianas humildes sin hijos, herederos multitudinarios, manicomios convertidos en centro de negocios, restos arqueológicos y alemanes enamorados de Estepona, la historia del Hotel Maravilla Palace esconde toda una maravilla de anécdotas.

Fotos

Vídeos