Las máquinas para reforzar el servicio de limpieza en verano aún siguen en fase de licitación

Un operario de limpieza, ayer en el paseo marítimo.
Un operario de limpieza, ayer en el paseo marítimo. / Josele-Lanza -

El Ayuntamiento no dispondrá de los veinte nuevos vehículos de limpieza hasta finales de agosto

PABLO COLLANTES MARBELLA

Llega el verano y Marbella se desborda. El desembarco masivo de turistas hace que su población llegue a triplicarse. Por ello, no es de extrañar que durante la temporada estival, los servicios municipales se vean en la necesidad de reforzar su ámbito de actuación para garantizar el aspecto de una ciudad que vive de su imagen.

Este verano no es una excepción. Marbella registró durante el pasado mes de junio el mayor número de turistas en ese mes de los últimos 13 años. Sin embargo, el Ayuntamiento aún no ha hecho efectiva la contratación de nueva maquinaria para el servicio de recogida de Residuos Sólidos Urbanos (RSU) prevista, según recoge el pliego técnico, para garantizar «durante cuatro meses el buen funcionamiento del citado servicio coincidiendo con la época estival».

El pasado 31 de mayo, se abrió el expediente que incluye un presupuesto de licitación por valor 209.088 euros para el arrendamiento de veinte vehículos de segunda mano para esta tarea. Desde entonces, el plazo de recepción de ofertas se alargó hasta el pasado 27 de julio, fecha desde la cual el proceso se encuentra paralizado. Según las estimaciones del Consistorio, tendrán que pasar dos semanas desde la recepción de olas mismas hasta que se conozcan las propuestas presentadas, y de ahí, aproximadamente unos 10 días hasta que finalmente se apruebe el arrendamiento y las máquinas puedan salir a la calle. Un proceso que, en el mejor de los casos, concluiría a finales del mes de agosto.

LOS PROTAGONISTASJavier García Concejal del Partido Popular «Hay contendores del centro de la ciudad que llevan más de ocho meses sin limpiarse» Francisco García Concejal del área de Limpieza «Se está dando una cobertura suficiente para garantizar la limpieza de Marbella y sus barrios»

Pese al incumplimiento de los plazos, en declaraciones a este periódico, el concejal de Limpieza, Francisco García, subrayó que dicha maquinaría «no es urgente» ya que los vehículos utilizados actualmente sirven para dar cobertura «suficiente» a las demandas de la ciudad.

Desde la oposición, sin embargo, no han tardado en aparecer voces críticas. El Partido Popular denunció ayer la «dejadez absoluta» del área de Limpieza, haciéndose eco, además, de las quejas de la plantilla de RSU que afirman haber visto mermada su plantilla durante los últimos tres años. El concejal Popular Javier García, defendió la existencia de «puntos negros» en la ciudad en los que no se lleva a cabo «ningún tipo de limpieza». «Hay contenedores que llevan sin limpiarse más de ocho meses», argumentó.

En relación a las quejas de los trabajadores municipales de limpieza, García sostuvo que más de 150 trabajadores del área han hecho llegar un escrito al alcalde de Marbella, José Bernal, dejando constancia de las deficiencias que encuentran en su actividad diaria.

Así, en palabras del edil popular, los trabajadores «exigen una mejora de sus condiciones laborales» y alegan, junto a la reducción en la plantilla, un deterioro de los uniformes con los que realizan su trabajo y una «escasa garantía de seguridad» en la recogida de las basuras.

En este sentido, la plantilla de RSU denuncia el estado en el que se ven obligados a recoger los vertidos quirúrgicos del Hospital Costa del Sol, sin contar, mantiene el PP, «con el material adecuado para poder llevarlo a cabo».

Antes estas denuncias, el concejal de Limpieza, Francisco García, elaboró un escrito en el que lamentó que el PP «mienta para sacar un mínimo de rédito político» al tiempo que defendió que el número de empleados supera los 270 trabajadores y que en los meses de verano se han realizado hasta 120 nuevas contrataciones recogidas dentro de las bolsas de empleo.

En relación a los recursos materiales, la delegación de Limpieza anunció recientemente la ampliación de los contenedores de la ciudad, mientras que el PP denuncia que únicamente se han implantado 75 nuevos depósitos, «insuficientes para cubrir todo el territorio de la ciudad y sus barrios».

Con respecto a la recogida de basura, el edil de Limpieza señaló que en las zonas de gran afluencia «se retira hasta dos veces al día y en lugares como Puerto Banús hasta tres», mientras que el PP denunció que se trata de «una cuestión de higiene que demandas los propios vecinos».

«Contamos con tres turnos diarios para la recogida de papeleras y con otros tres turnos para la retirada de muebles y enseres», afirmó García, justo después de que el PP, por su parte, denunciase que la recogida de muebles y enseres se realiza con un único operario. «Un único trabajador no puede asistir todas las reclamaciones vecinales», señaló el edil popular.

La última de las quejas está relacionada con el baldeo de las zonas en las que se deposita la basura. Mientras que los populares denunciaron la ineficacia del servicio, Fransciso García mantuvo que «hay turnos de mañana, tarde y noche, con servicios especiales en algunas zonas y camiones fijos en los barrios, que fueron los grandes olvidados en la etapa del PP». Además, señaló, «existe un servicio manual para lugares en los que no pueden acceder vehículos».

El Partido Popular anunció ayer que pedirá responsabilidades políticas al alcalde mientras que el concejal de Limpieza se preguntó si lo que busca el PP es que «se cometa una ilegalidad». La guerra por la basura está servida.

Fotos

Vídeos