La Mancomunidad invirtió en 2017 casi 400.000 euros en su plan de formación

Fue el ente mancomunado que organizó más cursos para sus empleados y que obtuvo más subvención de todo el país

CHARO MÁRQUEZ

marbella. La Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental sacó ayer pecho de su labor formativa. La presidenta del organismo, Margarita del Cid, hizo balance de su plan de formación durante 2017. Se organizaron 200 acciones formativas en las que participaron trabajadores de todos los ayuntamientos mancomunados, excepto Benalmádena. En total se invirtieron casi 400.000 euros, 54.000 euros aportados por el propio organismo, y el resto, procedente del Instituto Nacional de Administración Pública (INAP).

La presidenta destacó que es la mancomunidad que más cursos organiza y que mayor subvención obtiene de todo el territorio español. Por delante de las Diputaciones de Málaga y Sevilla. Tan solo la FAMP y el Consorcio de Bomberos de Huelva quedan por delante.

El Plan de Formación de la Mancomunidad estuvo dirigido en 2017 a 6.978 empleados públicos. Se atendieron 9.124 inscripciones, de las cuales se admitieron 6.632. Del Cid explicó que los cursos responden a las demandas que realizan los propios trabajadores mediante encuestas de calidad y correos electrónicos y a través de los representantes sindicales y delegados de personal de los ayuntamientos.

El vicepresidente de la Mancomunidad, José Antonio Gómez, por su parte, señaló que «cuanto mayor sea la preparación del personal de los ayuntamientos más repercutirá en el buen servicio a los ciudadanos. Son éstos, pues, los principales beneficiarios de la buena preparación de los empleados públicos». Gómez avanzó que el organismo ya está destinando fondos propios para el Plan de Formación Continua de 2018 para evitar que la llegada de subvenciones retrase el comienzo de los cursos.

Por último, el delegado de Formación, Antonio Muñoz Rojas, apuntó que uno de los puntos destacados del nuevo Plan es la formación online como opción mayoritaria, «ya que reduce de forma considerable los costes y posibilita un mayor número de inscripciones, una media de 80 alumnos en cada curso, mientras que los presenciales o semipresenciales no suelen admitir más de 30», aclaró.

Resaltó que la mayor parte del gasto de estos cursos se destina a los formadores, «ya que contamos con un colectivo muy especializado en cada área y procuramos que sean docentes de mucha calidad, lo cual queda reflejado en los resultados, que nunca bajan de 8 sobre 10».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos