Maite Zaldívar vuelve a los fogones

Maite Zaldívar emplata algunas de sus creaciones culinarias. /Josele-Lanza -
Maite Zaldívar emplata algunas de sus creaciones culinarias. / Josele-Lanza -

Junto a su pareja ha abierto un gastrobar en el Mercado Municipal de Marbella. Ella se encarga de la cocina

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

«He vuelto a lo que estuve haciendo durante muchos años», asegura. «Espera, que tengo que entrar al laboratorio». Recoge el mandil, se lo coloca y accede al pequeño espacio habilitado como cocina. Maite Zaldívar,exmujer de Julián Muñoz, una de las condenadas en el ‘caso Blanqueo’ (también conocido como ‘caso Pantoja’) vuelve a los fogones. Así lo reconoce ella misma, que no reniega de sus años de trabajo en la hostelería antes incluso de conocer al excalcalde marbellí. También lo hizo junto a él, cuando ambos abrieron restaurantes en el puerto marbellí. Por aquel entonces él aún no había entrado en política. Hace cuatro meses emprendió un nuevo proyecto empresarial hostelero de la mano de su pareja, Fernando Marcos, en pleno Mercado Municipal de Marbella. El suyo es el puesto 85. Y así ha bautizado a este establecimiento gastrobar donde se ofrecen productos gourmet para consumo en casa al tiempo que una larga lista de platos de cuya elaboración se encarga la propia Maite.

«He vuelto a hacer lo que hice durante mucho tiempo, cocinar en un restaurante»

«Maite, dos bao con carrillada», espeta Fernando comanda en mano. «Voy». Maite entra en el ‘laboratorio’ y sale con los dos panes perfectamente colocados sobre un plato y lo sirve en las mesas altas a una pareja de comensales que ha llegado al puesto en el momento de la entrevista. «No he necesitado formarme mucho porque tengo mucha experiencia en esto. Lo hice durante mucho tiempo. Aunque he querido conocer otro tipo de cocina y he asistido a varios cursos. Ahora es una nueva etapa», afirma mientras coloca sobre una cesta uno de los panes artesanales que acaba de sacar de la cocina. Una nueva etapa personal en la que «parto de cero», asegura. Fernando corrige: «parte de -3». «Es una nueva etapa en la que no quedó más remedio que buscar una salida laboral después del atropello económico que le hicieron a Maite. Hasta el dinero que generó en televisión se lo quitaron», asegura sin tapujos. Zaldívar llegó a pasar casi dos años en la cárcel de los dos y medio a los que fue condenada por un delito de blanqueo de capitales.

Creatividad

Quienes la conocen bien hablan maravillas de su cocina. Sus perfiles en redes sociales están llenos de fotografías con suculentos y modernos platos de creación propia. No ha querido perder tiempo, dice, y los últimos meses los ha dedicado a formarse y prepararse más haciendo diversos cursos, entre ellos, de sushi, aunque el pulpo, afirma, se ha convertido en su plato estrella. «Le he dado un toque personal. Lo marino yo misma con una salsa especial y lo sirvo sobre puré de patatas. Luego le damos el toque nacional con pimentón de la Vera. Es lo que más está gustando», presume. «Tuve que empujarla al precipicio de la cocina fusión y la cosa va bien», explica Fernando, quien se reconoce mejor comedor que cocinero.

Zaldívar ha recibido varios cursos para actualizar sus conocimiento de cocina

Hay quienes en su día criticaron que el Ayuntamiento de Marbella abriera las puertas del Mercado Municipal a la exmujer de Julián Muñoz. Ella no entra en el asunto. Fernando sí: «El que tenga alguna duda que venga y le muestro los papeles, o que vaya al Ayuntamiento y pregunte».

Zaldívar osa delante de su negocio junto a su pareja Fernando Marcos.
Zaldívar osa delante de su negocio junto a su pareja Fernando Marcos. / Facebook

¿Cómo han recibido los vecinos de Marbella la presencia de Maite Zaldívar tras la barra en pleno Mercado Municipal de Abastos? «El que quiere venir, viene, y el que no, no viene. Así de claro». El empresario Fernando Marcos añade: «Lo que hay que decirles a todos es que vengan, prueben, nos conozcan y ya decidan». Por lo que cuentan, el negocio no ha arrancado nada mal y el puesto, bautizado en la calle ya como «donde Maite», cuenta con una clientela fija, sobre todo durante las mañanas de los sábados, cuando ofrecen actuaciones musicales en directo.

Emprende una nueva etapa personal y laboral en un campo que conoce, ya que regentó restaurantes con su exmarido Julián Muñoz antes de que él entrara en política

Albóndigas veganas, tortilla de patatas con algas, carrillada de buey, empanadas al estilo japonés, falso maki de atún o salmón con espuma de arroz... son sólo algunas de las creaciones incluidas en la carta. Fuera de ella, oferta de cava y ostras. También para llevar a casa: vinos y aceites de calidad, algas, y panes artesanales. «Ysi quieres comprar algún producto en los puestos de alimentación del mercado, te los traes y aquí te los preparamos», asegura la cocinera.

En los últimos días el Puesto 85 del Mercado de Marbella ha sido un reguero de redactores y cámaras de las televisiones nacionales. «De Carlos Fernández no hablo», zanja Maite tras la barra. «Este fin de semana tenemos actuación musical», asegura en clave de promoción del local.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos