Magna procesión por el 50.º aniversario de la Virgen de la Caridad

Primera salida de la Virgen de la Caridad, a los pies del Cristo del Amor, en 1967. /
Primera salida de la Virgen de la Caridad, a los pies del Cristo del Amor, en 1967.

El Amor de Marbella obtiene dispensa del Obispado para celebrar una salida extraordinaria el 8 de septiembre

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

Los escasos testimonios gráficos que se conservan de la primera salida procesional de la Virgen de la Caridad de Marbella son en blanco y negro. Corría el año 1967 y la Dolorosa había sido adquirida por miembros de la junta de la Cofradía del Amor pocos meses antes en un anticuario de la avenida Miguel Cano. Con más voluntad que medios y en ausencia de un segundo trono se dispuso que la talla ya bendecida procesionaría esa misma Semana Santa a los pies del Crucificado bajo la advocación de la Caridad. Y así quedó reflejado para la posteridad en los negativos de las cámaras de carrete de la época. Este año se cumplen 50 de aquel cortejo especial y para celebrarlo la Real, Antigua y Excelentísima Hermandad y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo del Amor, María Santísima de la Caridad y San Juan Evangelista de Marbella organizará una salida extraordinaria el próximo 8 de septiembre. La fecha escogida no es casual. Se trata del día en el que tradicionalmente se celebra la misa en honor a la Virgen.

Salida extraordinaria

día
8 de septiembre
horario
Tras la misa de 20.00 h. en la Iglesia de la Encarnación.
itinerario
Plaza de la Iglesia, Trinidad, Salinas, Postigos, Chorrón, Puente Ronda, Peral, Huerta Chica, Plaza de la Victoria, Estación y Plaza de los Naranjos. Encierro en su templo: capilla de Santiago.

Con la dispensa del Obispado, la cofradía ha organizado una magna procesión de la Dolorosa que discurrirá por algunas de las principales vías del casco antiguo tras una misa especial a las 20.00 horas en la Iglesia de la Encarnación. Junto al altar se dispondrá el trono de la Virgen -recién restaurado- para la posterior salida que se realizará sin palio y de la que fue pregonero el pasado mes de marzo el propio alcalde de Marbella, José Bernal, ligado al Amor desde su niñez. El arcipreste y consiliario de la Agrupación de Cofradías, José López Solórzano, encabezará el cortejo en el que se prevé la participación del resto de hermandades. Está pendiente de cerrar todavía la contratación de la banda de música que marcará el compás tras María Santísima de la Caridad en un desfile de una hora aproximada de duración.

El hermano mayor del Amor, Antonio Belón, echa la vista atrás y recuerda con emoción aquella primera salida procesional hace ya medio siglo. Hubo que esperar al año siguiente para que la Virgen tuviera su propio trono. Nada especial. Muy simple. «Todo de madera -apunta-, por lo que lo llenemos de flores para embellecerlo». En 2002, María Santísima de la Caridad estrenó su actual sitial, elaborado por el escultor e imaginero Rafael Ruiz Liébana según los bocetos de 1920 realizados por Francisco Palma García para el trono de la Soledad de la Congregación malagueña de Mena, que fue quemado en la Guerra Civil. En 2003, el imaginero, autor de los tres tronos de la cofradía y de joyas relevantes de la Semana Santa de Málaga, se encargaría de recubrir este trono con oro de 24 quilates, otorgándole el aspecto con el que se le conoce hoy día. Por cierto, que el artista ha protegido recientemente su obra con un barniz especial en previsión de lluvia, de modo que si el 8 de septiembre atenazara mal tiempo maderas y recubrimiento estarán preservados.

La devoción a esta Virgen de la Caridad ha ido aumentando con los años hasta el punto de ganarse la fama de milagrosa por favores concedidos a fieles que han agradecido su intercesión enriqueciendo el ajuar y los enseres de la sección de la Dolorosa. De hecho, partes importantes de este tesoro como el manto o el propio palio provienen de donaciones particulares. «Nuestros Sagrados Titulares han pasado por muchos tronos a lo largo de la historia. Como no había dinero, los hemos ido sacando como podíamos hasta que se adquirieron en la época del esplendor de Marbella y gracias a donantes particulares que hicieron un esfuerzo para ayudar y aumentar el patrimonio que hoy tiene la cofradía», afirma Belón.

Los secretos del pergamino

Son muchas las anécdotas en torno a la historia de esta Dolorosa, empezando por su adquisición en el negocio del anticuario Gaspar Fernández. Belón cuenta que siendo entonces secretario de la cofradía dirigió sus pasos al establecimiento junto con el entonces albacea, Paco Cámara, con la misión de cerrar una transacción que no fue sencilla. «Nos pidió una cantidad importante», dice hoy el hermano mayor sin revelar el montante de pesetas requeridas. Finalmente hubo rebaja por obra y gracia del entonces párroco Rodrigo Bocanegra.

La Dolorosa, de factura y advocación desconocida en el momento de su compra, procesionó ese mismo año como Virgen de la Caridad. No sería hasta varias décadas después, en su proceso de restauración en los talleres sevillanos de Juan Manuel Miñarro, cuando se descubriría en el interior de su armazón un pergamino que revelaba el autor (Pinto Barraquero), el cliente (una cofradía de Jerez de la Frontera) y la primitiva advocación (La Caridad). Una bendita coincidencia esta última. «¿Qué probabilidad hay de que se haga una advocación de una Caridad para un sitio, qué al final termine en manos de un anticuario, qué éste nos la venda y nosotros le pongamos el mismo nombre que había pensado el escultor?», se pregunta Belón. El pergamino regresó al interior del armazón de la Virgen.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos