El ladrón de flores en Estepona

Especie que robó el ladrón botánico.
Especie que robó el ladrón botánico. / SUR

La Policía Nacional ha detenido a un ucraniano de 41 años que arrancó dos plantas cuando nadie le miraba Detienen a un hombre que robó dos orquídeas valoradas en 1.000 euros

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZ

No robó dinero, ni joyas, ni sofisticado material electrónico, sino dos macetas. Pero no eran macetas comunes, sino dos orquídeas de gran valor que se exponían en el Orquidario de Estepona y cuyo valor ronda los 500 euros la unidad. Los hechos se produjeron en mayo pero no se conocieron hasta ayer. El sospechoso pagó su entrada al museo botánico y paseó por el recinto. Cuando se quedó solo, arrancó dos ejemplares de orquídeas de especial rareza y alto valor económico y se las metió en los bolsillos de los pantalones. Nadie se percató d la sustracción.

El gerente del Orquidario, Álvaro García, explica que las cámaras de vídeo grabaron al ladrón en el momento de la comisión del delito. Pero los hechos se produjeron un viernes y hasta el lunes siguiente, uno de los empleados no se percató de que faltaban algunas plantas. Fue entonces cuando revisaron las cámaras de seguridad y se dirigieron a la policía para denunciar los hechos.

Los ejemplares robados eran dos orquídeas 'Paphiopedilum Tranlienianum' originarias de Malasia, que la empresa había adquirido hace dos años en el país de procedencia y que, tras arduas negociaciones y requisitos legales, pudieron ser importadas a la localidad esteponera. Según el gerente, las plantas «son pequeñas, no miden más de 20 centímetros de altura, y no estaban en macetas, sino plantadas, pero no tienen tierra, por eso se las pudo meter en los bolsillos de los pantalones».

Las cámaras de vídeo grabaron como el detenido se metía las flores en los bolsillos

García añade que el ladrón debía tener conocimientos de botánica porque eligió unas de las especies de mayor valor del orquidario, 500 euros por pieza. Cuando la Policía Nacional tuvo conocimiento de los hechos abrió una investigación para su esclarecimiento. Los agentes también barajaban que el presunto autor de los hechos era una persona amante de la botánica y, concretamente, de este tipo de plantas, por lo que se barajó la hipótesis de que volvería al parque botánico.

Y así fue. El pasado 10 de junio el ladrón-botánico regresó al escenario del delito. El personal del orquidario, que ya había visionado el robo, lo identificó y avisó a la policía. La detención no se produjo en el recinto pero finalmente fue localizado. Se trata de un ciudadano ucraniano de 41 años de edad, vecino de Torremolinos. El gerente del orquidario desconocía ayer si la policía había recuperado las dos orquídeas y si podrán exponerlas de nuevo. No es la primera vez que se producen hechos de este tipo. Se han registrado más casos. «Han arrancado más flores, no sabemos si de forma maliciosa o por descuido», señala García. El recinto sigue manteniendo las mismas medidas de seguridad: las cámaras de vigilancia y el personal de seguridad.

Fotos

Vídeos