Juzgarán por 'Saqueo 2' a un exconcejal que huyó y estuvo cinco años prófugo

Esteban Guzmán Lanzat, cuando era edil en Marbella. :: josele-lanza/
Esteban Guzmán Lanzat, cuando era edil en Marbella. :: josele-lanza

Esteban Guzmán Lanzat está ingresado en prisión por decisión de la Audiencia Nacional tras regresar a España y ser detenido en el aeropuerto

HÉCTOR BARBOTTA MARBELLA.

Las puertas de los juzgados vuelven a abrirse para exconcejales de Marbella. A la espera de que se resuelva la situación de Carlos Fernández, que permanece detenido en Argentina sin que el Gobierno español haya reclamado aún su extradición, otro exedil que había huido de España con varias cuentas pendientes con la justicia ha sido detenido tras regresar al país. Deberá enfrentarse a un juicio por su implicación en el 'caso Saqueo 2'.

Se trata del exconcejal del GIL Esteban Guzmán Lanzat, que permanecía prófugo de la justicia desde enero de 2012, cuando no se presentó en la Audiencia Provincial de Málaga a una vista a la que habían sido convocados los condenados en el 'caso Minutas' para decidir si se imponían medidas cautelares.

Guzmán, ingresado en prisión tras su regreso, se encuentra en un precario estado de salud, sin capacidad para hacer vida independiente y requiriendo asistencia y atención médica frecuente, según un informe médico del centro penitenciario de Algeciras, donde ha estado ingresado. A pesar de ello, y atendiendo a sus antecedentes, el tribunal le ha negado el beneficio de la libertad provisional. El juicio ha sido señalado en la Audiencia Nacional para los próximos días 25 y 26 de octubre.

El exconcejal se escapó tras ser condenado a seis años de prisión por el 'caso Minutas' Guzmán Lanzat sigue en prisión tras negarle el juez la libertad que pidió por motivos de salud

Esteban Guzmán, condenado por la Audiencia Provincial a seis años de cárcel en el 'caso Minutas' por fraude en concurso con malversación y prevaricación, fue concejal de Marbella en la segunda legislatura del GIL (1995-1999) y vocal de las empresas municipales que sirvieron de pantalla para el saqueo de la ciudad.

El exedil se sentó en el banquillo de los acusados en esa causa, que tuvo a Julián Muñoz y José María del Nido como protagonistas principales. Finalmente el Supremo le redujo la condena a cuatro años y ocho meses de prisión y a devolver al Ayuntamiento 2,6 millones de euros por un delito de malversación.

Pero para entonces, Guzmán ya llevaba dos años prófugo. El 12 de enero de 2012, 24 días después de conocerse la sentencia, el exconcejal no acudió a la vista en la que se iba a decidir sobre qué medidas cautelares adoptar en relación con los condenados. Su abogado justificó la ausencia en que se encontraba visitando a su hija en Cuba. El tribunal interpretó aquello como un «primer síntoma de voluntad de rebeldía». Le dio un plazo para que se presentara y dos semanas después dictó una orden de busca y captura en su contra.

No se volvió a saber de él hasta que el pasado verano regresó a España. Fue detenido en el aeropuerto y enviado a prisión. El 11 de julio, la Sección Tercera de la Audiencia Nacional, tribunal del 'caso Saqueo 2' dictó un auto en el que acordó la medida cautelar de su ingreso en prisión atendiendo a las circunstancias que concurren en el exconcejal: su condición de acusado por delitos graves, el hecho de haber sido declarado rebelde y no tener en ese momento domicilio conocido.

Guzmán Lanzat, que en el momento de huir tenía pendiente de comparecer en el juicio por esa causa, que se celebró en su ausencia en febrero de 2013, estaba acusado de varios delitos por los que el fiscal solicitaba 12 años y medio de prisión.

14 sentencias

Además, había sido condenado en 14 sentencias de alcance contable por el Tribunal de Cuentas, que posteriormente adjudicó al Ayuntamiento de Marbella cuatro inmuebles de su propiedad valorados en un millón de euros como parte del pago de una de esas sentencias. Anteriormente, a Esteban Guzmán le habían intervenido 83.500 euros procedentes de un plan de pensiones en relación con un caso en el que fue condenado junto a Julián Muñoz por un procedimiento de alcance contable por el que debe devolver al Ayuntamiento un total de 3,6 millones de euros, intereses incluidos, por irregularidades en la sociedad municipal Jardines 2000.

Guzmán también fue condenado en la causa de la empresa pública Contratas 2000, por la que debe devolver junto a los anteriores más de 50 millones de euros.

La próxima semana, el exconcejal se sentará en el banquillo de los acusados de la Audiencia Nacional.

Fotos

Vídeos