La Junta saca a licitación la obra para la estabilización del colegio José Banús

El movimiento de tierras por las filtraciones de agua afectó también al vallado exterior./Josele-Lanza -
El movimiento de tierras por las filtraciones de agua afectó también al vallado exterior. / Josele-Lanza -

La intervención, estimada en unos 330.000 euros, se centrará en dar firmeza a la cimentación de los módulos de clases de Infantil afectados por movimientos de terreno

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

Fisuras y grietas en los módulos de Educación Infantil dispuestos en la zona norte y sur del centro, movimientos de desplome de los muros de vallado del recinto, agrietamientos, abombamientos y hundimientos en acerados y pavimentaciones, fisuras en el graderío de la pista polideportiva ... son solo algunas de las deficiencias que presenta a día de hoy el Centro de Educación Infantil y Primaria (CEIP) José Banús detectadas por la empresa especializada contratada en su día por la Agencia Pública Andaluza de Educación en Málaga -dependiente de la Junta de Andalucía- para efectuar un diagnóstico del estado real en el que se encuentra un centro escolar aquejado desde hace años de importantes problemas estructurales que obligaron incluso a cerrar unos de los módulos. Con el informe sobre la mesa, la Administración autonómica acaba de sacar a licitación la ejecución de las obras de reparación de las patologías del centro, ubicado en Nueva Andalucía, y con casi 40 años de vida. El presupuesto base de licitación supera los 300.000 euros. En total, 332.361 euros, según figura en la documentación a la que ha tenido acceso este periódico.

El informe de los especialistas es concluyente y si bien reseña que pese a las incidencias que presenta «actualmente no existe riesgo para las estructuras ni para el propio uso del centro», sí incide en la necesidad de «adoptar las medidas correctoras adecuadas para detener los movimientos» de tierra «a los que se ve sometida la estructura» de los módulos que circundan el edificio central -aquejado solo de filtraciones de agua-. El módulo situado más al norte de la parcela, el de más reciente construcción de los cinco existentes, presenta numerosas fisuras tanto interiores como exteriores. El resto de espacios destinados al alumnado de Infantil presentan igualmente fisuras reparadas en su día pero persistentes. Los problemas, a los que se quiere atacar ahora desde la base, afectan igualmente al suelo de la jardinera, a la pista polideportiva superior, a la carpintería. Y todo por el movimiento del terreno.

El informe sobre el que se basan las soluciones planteadas concluye que las incidencias detectadas están relacionadas con los movimientos a nivel de la cimentación de los módulos «que apoya sobre rellenos antrópicos no aptos para cimentar». El objeto fundamental de la obra será llevar a cada módulo afectado al firme, cerrando posibles filtraciones de agua, pero además con un «control absoluto del saneamiento evitando la entrada de agua en el subsuelo». Se vaciará y compactará el terreno.

El centro presenta fisuras y grietas en paredes, pavimentos, muros y graderío

Muros sur y oeste

En cuanto a los muros de vallado, especialmente en los laterales sur y oeste, se ha determinado que padecen el mismo problema de movimientos de tierra, con el agravante de que «están construidos con elementos no aptos para contención y no se encuentran cimentados de una forma apropiada». Contra este escenario, se propone demoler y reconstruir los muros de cerramiento sur y oeste, utilizando hormigón armado. No obstante, el Ayuntamiento de Marbella tiene en marcha un procedimiento urgente para la reparación, de forma subsidiaria, del muro de este centro escolar, gravemente dañado por las lluvias de hace un año.

Otras de las patologías detectadas y sobre las que se actuará es la que afecta a los pavimentos, «levantados y poco compactados». También el este caso, indica el informe de la empresa CEMOSA, «los cambios de terreno se producen por filtraciones en las zonas ajardinadas». La actuación prevista se centrará en hacer un rebaje de toda la zona infantil, excepto la ya reparada, de un metro de profundidad para su posterior rellenado y compactado. Se pavimentará posteriormente, al máximo posible, las zonas ajardinadas anexas a los módulos de Infantil dejando «el mínimo paso de agua para el arbolado».

Debido a los mismos condicionantes del terreno se han producido movimientos en el graderío exterior. Para frenar las fisuras que han ido apareciendo se plantea realizar una junta de dilatación en dicho graderío.

El plazo de presentación de ofertas de las empresas interesadas en acometer la obra termina a mediados del mes de enero. Las tareas de estabilización de los módulos afectados se prolongarán durante un periodo estimado de tres meses y medio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos