Un juez anula una hipoteca que tomaba como referencia el yen japonés para calcular el interés

Un juez anula una hipoteca que tomaba como referencia el yen japonés para calcular el interés

La sentencia permite al cliente ahorrar más de 70.000 euros, ya que la apreciación de la moneda había disparado la deuda a casi el doble del préstamo solicitado

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

El Juzgado de Primera Instancia número 4 de Marbella ha declarado la nulidad parcial de un préstamo hipotecario, ordenando eliminar una cláusula multidivisa en yenes japoneses, condenando a Bankinter a volver a calcular todo el préstamo hipotecario en euros desde el inicio. La eliminación de esta cláusula y el recálculo en euros va a suponer al cliente un ahorro aproximado de unos 70.000 euros.

Un préstamo hipotecario con cláusula multidivisa es aquel donde en lugar de que el capital prestado sea en la divisa natural del titular (el euro en este caso), se hace en una divisa distinta (el yen japonés en este procedimiento). Esta clase de hipotecas se fijaron aprovechando que el tipo de interés era mucho más beneficioso que el del euro, en función del cambio de la moneda extranjera escogida, explican desde el despacho de abogados Martínez Echevarría, que ha defendido este caso.

Se considera probado que no se informó debidamente a los clientes de la cláusula multidivisa

El préstamo se convirtió en una «auténtica trampa» pues el capital pendiente de amortizar, tras varios años de abono, no sólo no había bajado, sino que llegó a incrementarse considerablemente, llegando en algunos momentos el cliente a deber a la entidad más de 415.000 euros sólo de capital, cuando el préstamo solicitado fue de 290.000 euros.

En este caso concreto, el préstamos se firmó en enero de 2008, cuando el euro estaba en su mejor momento frente al yen japonés, lo que llevó a las entidades bancarias a comercializar este producto. Pero ¿conocían realmente los clientes lo que estaban firmando? La sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 4 de Marbella, con fecha de 30 de noviembre de 2017, indica que la cláusula multidivisa «no fue negociada sino impuesta por la entidad al no proporcionársele a los clientes con carácter previo a la firma información contractual suficiente y clara de los importantes riesgos que conllevaba el producto contratado», explican desde Martínez Echevarría.

La demanda interpuesta ha sido estimada íntegramente con expresa imposición de las costas judiciales a la entidad bancaria recordándose en ella que «la jurisprudencia exige, para que se pueda tener por cumplido el filtro de transparencia, que se ofrezca una explicación que permita al consumidor ser conocedor de la naturaleza y alcance de lo pactado, y muy especialmente de sus efectos económicos, siendo así que aquí no se ha aportado elemento probatorio que acredite que se realizaran simulaciones de escenarios diversos, relacionados con el comportamiento razonablemente previsible del tipo de interés, ni que se les entregara información por escrito de tal cuestión con anterioridad a la suscripción del préstamo, y muy especialmente, no se ha acreditado que se advirtiera en modo alguno a los prestatarios de los importantes riesgos del producto contratado, omitiendo así información esencial para que los demandantes pudieran elegir la modalidad de préstamos que más les convenía».

Se pidió un préstamo de 290.000 euros. Tras varios años pagando, el capital pendiente se elevó a 415.000

Por tanto, indican desde Martínez Echevarría, queda reflejado en la sentencia que no se cumplió por la entidad con la normativa bancaria vigente y condena a la misma a convertir el préstamo en euros desde el principio, lo que supondrá para los clientes y ahorro aproximado de 70.000 euros, si bien lo más importante, sostienen, es que tendrán la certeza de que conforme van pagando sus cuotas se va reduciendo la deuda, no estando sometida ésta a los vaivenes del mercado de divisas que es especialmente complejo.

«La sentencia recaída en Marbella es una de las primeras sobre multidivisa de toda la Costa del Sol en la que se declara la condición de abusiva de este tipo de producto financiero por falta de transparencia», explica el letrado Rafael Sancho Muñoz de Verger, quien añade que «la reciente jurisprudencia que sobre esta materia ha fijado el Tribunal Supremo y el Tribunal de la Unión Europea hace que las posibilidades de éxito de este tipo de asuntos, bien asesorados con abogados especializados, sean altas».

Según datos del prestigioso despacho de abogados, se calcula que durante la burbuja inmobiliaria más de 70.000 familias llegaron a contratar una hipoteca en yenes japoneses o francos suizos, aconsejados por entidades bancarias que presentaron este producto como carente de riesgo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos