José Bernal: «Los vecinos de Marbella no saben por qué se ha presentado una moción de censura»

José Bernal, durante la entrevista celebrada en el Ayuntamiento de Marbella./Josele-Lanza -
José Bernal, durante la entrevista celebrada en el Ayuntamiento de Marbella. / Josele-Lanza -

El alcalde de Marbella sigue sin creerse los argumentos con los que OSP ha justificado la ruptura del pacto y exige que se explique el acuerdo con el PP

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

Pensó que la moción de censura estaba descartada una vez que el consejo consultivo de OSP le renovó la confianza el 31 de julio. Once días después, y por una convocatoria de prensa de los sampedreños, se enteró del cambio de rumbo político. Dice no sentirse traicionado en lo político («en política cabe todo», segura), pero sí en lo personal. «Tenemos aún una conversación pendiente». Desde el martes deja de ser alcalde. Retoma su trabajo como profesor de Historia en el IES Victoria Kent tras rechazar una oferta de Susana Díaz.

Tras digerir la noticia, ¿sigue pensando, como dijo, que no le han traicionado?

–Entiendo que la política lo aguanta prácticamente todo en las decisiones. Lo que sí me siento es herido en lo personal, porque mi relación con Manolo y con Rafa, no con OSP, con Manolo, con Rafa y con Gema, ha sido muy estrecha, y yo hubiera esperado que me hubieran comunicado que iban a tomar esta decisión, o al menos que la iban a considerar, y no enterarme por la prensa de que convocaban una rueda de prensa a las once de la noche.

¿Cómo se enteró exactamente?

–Conocí la convocatoria de que daban una rueda de prensa a las once de la noche. Mucha gente me llamó para preguntarme a mi si sabía de qué iba. Fue cuando miembros de mi gobierno intentaron ponerse en contacto con Rafael y con Manolo para preguntarle. Y luego ya Rafa me llamó y me dijo que iban a tener una reunión esa noche para tomar una decisión.

¿Se vio venir la moción de censura en algún momento en estos dos años?

–Previamente, sí. Porque OSP desde el inicio del mandato planteó que a los dos años iban a hacer una revisión del pacto. Lo pensaron, lo repensaron, lo debatieron, lo rebatieron y hasta finalmente hicieron una exposición de las dos propuestas donde quise ir personalmente como alcalde por respeto a ese consejo consultivo al que yo le quería explicar el programa nuestro, que era diferente al del PP. Y lo explicamos, y lo votaron. Y la votación era de continuidad. En el momento en el que votan continuidad, y lo dicen públicamente, entiendo que ya no se iba a producir ese cambio.

«En lo personal, tengo una conversación pendiente con ellos. Las explicaciones políticas se las tienen que dar a los vecinos»

¿Ha tenido oportunidad de sentarse con los ediles de OSP para tratar el tema después del cambio de postura?

–No, porque es una decisión que han tomado. Yo sigo trabajando, y están en mi gobierno. Ellos dos, más sus cargos de confianza, siguen en este Ayuntamiento. Comparten edificio y decisiones porque están en la Junta de Gobierno. Que yo crea que ellos no lo hayan hecho bien no va a llevar ningún tipo de venganza por mi parte.

¿Por eso optó por mantenerles en el gobierno?

–Por eso no se les ha sacado del gobierno. No tengo rencor. Es necesario darle estabilidad a Marbella. Mucha gente no lo entiende. Me dicen: ¿por qué no los echas? Nuestro afán de responsabilidad nos hace que mantengamos la estabilidad para que Marbella no repita las imágenes de bochorno que hemos conocido en otras mociones de censura.

Supongo que esas juntas de gobierno que han compartido una vez conocida la moción de censura no habrán sido precisamente cómodas. El portavoz de IU ha optado por no acudir.

–Entiendo el nivel de desengaño de algunos miembros del gobierno y Miguel lo ha reflejado así. No se siente cómodo y no quiere estar presente. Nos sentamos, sacamos la Junta de Gobierno adelante, y yo además con la máxima tranquilidad porque yo no tengo que dar explicaciones de nada. La tienen que dar otros. Si quieren.

«Era mucho más tensa la relación de OSP con el PP que con Podemos»

¿La han dado en alguna de estas reuniones?

–Yo no se las he pedido. No se las tengo por qué pedir. De todas maneras, en lo individual, en lo personal, yo todavía tengo una conversación pendiente con ellos (OSP). Pero con quienes sí tienen una explicación pendiente es con la ciudad de Marbella.

- ¿Era tal la tensión entre los dos grupos como para que se vislumbrara la moción de censura?

–No. Y aunque lo fueran, eran mucho más tensas las relaciones de OSP con el PP. Mucho más tensas. Por cierto, aunque fueran tensas las relaciones entre CSSP con el gobierno, llegábamos a acuerdos. Con el PP nunca se llegó a acuerdo.

¿Ha tenido que mediar muchas veces entre OSP y Podemos para mantener la estabilidad del gobierno.

–En ningún momento las discrepancias entre ellos eran por acuerdos que dependían de Podemos-OSP. Eran acuerdos del gobierno o propuestas de gobierno para las que necesitábamos el apoyo de CSSP porque el PP nos lo negó sistemáticamente en las grandes cuestiones del municipio. El remanente del presupuesto, se han aprobado los dos; y los presupuestos han salido adelante los dos. Si hablamos de decisiones en materia urbanística para la estabilidad del municipio, han salido adelante. ¿Que si eran tensas esas relaciones? Dentro del ámbito político, CSSP está en la oposición y entiendo que tiene que jugar su papel de oposición, pero llegábamos a acuerdos. Pero eran mucho más tensas las relaciones de OSP con el PP, no hay más que ver los plenos. Por tanto, no se puede justificar en ello la moción porque más tensas eran las relaciones con el PP y se han terminado yendo con ellos.

¿Sigue sin creerse las razones ofrecidas por OSP?

–Yo creo que son excusas. No son los motivos. Sobre todo te lo desmonta cuando Podemos dice: que si os vais a ir porque están en duda los presupuestos, nos comprometemos ante notario a aprobar los dos siguientes; si os vais porque queréis que entremos en el gobierno para darle estabilidad, nos planteamos entrar. Si volvieron a votar para cambiar una votación en diez días, como mínimo, podrían haber convocado al consejo para trasladarles esta postura de Podemos, pero no lo votaron. Eso lo tienen que explicar.

«Peleé hasta donde pude. El consejo de OSP me dio su apoyo. Yo no he tirado la toalla, me la han quitado para dársela a otro»

¿Cuál cree que entonces el motivo de la moción de censura?

–No lo sé. Han tomado una decisión y yo la voy a respetar. La excusa y justificación es la que ellos dan, que por cierto va bailando de un día para otro. Lo mismo era CSSP que el urbanismo, cosa que empieza a preocuparme mucho, que en el discurso de OSP salga el urbanismo.

¿Es la primera vez que lo hacen?

–Es la primera vez que lo hacen, y yo entendía que ellos apostaban por la legalidad en el urbanismo, que es lo que hemos estado haciendo durante dos años. Poner en duda nuestro modelo de solución del urbanismo basado en la legalidad y siempre en los habilitados del Ayuntamiento... Estar en contra de ese planteamiento... me despierta... ¿Cómo decirlo? Me es especialmente difícil entender que ahora estén planteando otro discurso sobre el urbanismo.

¿En su propuesta al consejo de OSP estuvo garantizar el apoyo de Podemos?

–Yo fui muy sincero. Me reúno con ese consejo consultivo, explico mi propuesta, la del gobierno de PSOE e IU. Y luego empiezan a preguntarme cosas. Y les digo a muchas cosas no. Por ejemplo, me preguntaron por las privatizaciones y dijimos no. No íbamos a privatizar, podíamos externalizar servicios que ahora no tenemos y les dijimos que nuestra fórmula eran las bolsas de trabajo. Me preguntaron por más cosas y a algunas de ellas les dije que no, porque no les podía mentir y porque entendía que no era un mercadeo. ¿Tú puedes garantizarnos que Podemos va a votar a favor de las decisiones?, me dijeron. Y yo les dije: no, no puedo garantizar que vayan a votar a favor, pero sí os garantizo el diálogo, la coordinación, la colaboración para que salgan adelante. Pero si no fuera así hay fórmulas para sacar propuestas nuestras adelante. Fui sincero. Yo no podía hablar por Podemos. Luego ha hablado Podemos y han dicho que se comprometían a aprobar el presupuesto. Aquel consultivo, aquella noche, después de escucharme y de escuchar al representante del PP, decidió seguir con nosotros, sin mentiras. Lo que no entiendo es por qué diez días después decidieron irse con el PP sin saber qué pasó en medio. Eso lo tendrán que explicar ellos.

Rafael Piña ha reconocido que el PP se reunió con buena parte de los miembros del consejo.

–Nosotros hicimos lo que teníamos que hacer. Yo también conocía a un número importante de miembros de ese consejo y no tienen ni una sola llamada de teléfono mía. Cuando hablé con el consejo consultivo, votaron seguir conmigo como alcalde. Lo que pasó luego no lo sé.

La posibilidad de crear un gobierno de concentración se planteó en aquellas conversaciones?

–A mi no me lo plantearon. Fue algo que ellos (OSP) dijeron hace meses. Un gobierno de concentración se cae por su propio peso. Si dicen: mire usted, queremos un gobierno de concentración y si no lo queréis porque todos los partidos políticos sois malos, me voy con el PP y os dejamos abandonados, pues eso no es... He vendido este gobierno con áreas de unidad, y principalmente de conjunción, lo que hacíamos lo hacíamos todos. Lo bueno era de todos. Hasta el punto que la gente no sabía diferenciar qué áreas eran de un partido o de otro. Poner en duda la gestión, cuando has sido parte de la gestión y encima le has puesto un notable a la gestión... como mínimo, no queda bonito.

¿Qué ha testado en la calle estos días en los que no para de visitar barrios para anunciar obras?

–La gente tiene una impresión de traición. Me dicen: ¿si os llevabais bien, si estabais haciendo cosas, si no os habíais peleado, si no ha robado nadie, si no ha habido situaciones que conllevaran a la pelea, por qué? Y eso es lo que la gente en la calle se pregunta. No saben por qué se ha presentado una moción de censura.

Hay quienes opinan que José Bernal tiró pronto la toalla.

–Cuando me tocó, luché. Lo hice, y por eso me planté en San Pedro para ser yo quien le explicara al consultivo el programa. Ahí fue donde me comprometí y peleé. Después no, cuando deciden que no quieren estar con nosotros, que se quieren ir con el PP, entonces ya no me corresponde. ¿Pelear para qué, para seguir siendo alcalde? No voy a pelear para ser alcalde en detrimento de mi ciudad. Yo no he tirado la toalla, hay algunos que me la han quitado y se la han dado al contrario.

¿Qué le ha quedado por hacer?

–Muchas cosas porque nuestro proyecto era para cuatro años. El tanatorio de San Bernabé, el centro terapéutico, muchas obras de mejora de la ciudad. Hemos dejado muchas cosas listas para que se cuelguen la medalla los que vengan, con proyectos y dinero. Seguir en el Ayuntamiento para seguir negociando con la parte privada y con la pública para solucionar, por ejemplo, la obra del hospital.

Ha dicho que le preocupa el cambio de rumbo que se pueda hacer en la hoja de ruta del urbanismo

–Espero que no cambie, porque si algo hemos hecho en materia de urbanismo es sentar las bases para que el nuevo plan se haga sin sospechas de que se pueda anular. Ya lo colorearán los que vengan. Lo que sí hemos hecho es legalizarlo, adaptarlo, contextualizarlo y poner una base jurídica fuerte para que cuando se haga el plan general tengamos una garantía de futuro.

«Recurriremos el fallo del ‘caso PGOU’»

Anuncia un trabajo «constructivo» desde la oposición municipal como portavoz de su grupo sin dejar de lado los procedimientos judiciales abiertos contra el PP en los que su grupo está personado.

¿Cómo se plantea los cerca de los dos años que quedan de mandato?

–Vamos a hacer muchas propuestas y vamos a fiscalizar todo lo que hemos dejado para que se cumpla. Y cada vez que nos lo pida el gobierno, si son decisiones fundamentales para la ciudad, vamos a arrimar el hombro, lo que no ha hecho el PP durante dos años. Y seguiremos adelante con los procedimientos judiciales abiertos contra la nueva alcaldesa.

¿Van a recurrir el fallo judicial que archiva el ‘caso PGOU’?

–El PSOE va a recurrir, y el fiscal tengo entendido que también lo va a hacer. Aunque agosto es un mes inhábil, incluso hasta para emitir fallos, lo cual ha sido un poco extraño. (risas).

¿Lo dice por el archivo del caso hace una semana?

–Agosto es un mes inhábil, según tengo entendido, en los juzgados, por eso estamos esperando al día 1 de septiembre para presentar el recurso, pero también es inhábil para dar fallos y ahí tenemos el de este caso, justo el día en el que se firmaba la moción de censura en Marbella. Pero no es ese el único caso, hay otro que se tiene que aclarar. Los cargos de confianza del PP que se han quedado aquí. En lo personal no tengo nada en contra de ellos, pero eso no se puede permitir. Nadie puede entrar en un puesto de trabajo de por vida porque un grupo político, en ese caso, la señora Ángeles Muñoz, que era quien firmaba los contratos sin informe alguno, decide que iba a regalar el dinero de todos los ciudadanos. Tiene que haber una sentencia en los tribunales y estoy seguro de que no va a ser como la de las lindes.

Fotos

Vídeos