Investigadores de la UMA se fijan en torres vigía de Marbella para un estudio sobre el origen de estas fortificaciones

La Torre Ladrones se encuentra en el entorno dunar de Artola. /Josele-Lanza -
La Torre Ladrones se encuentra en el entorno dunar de Artola. / Josele-Lanza -

Ladrones y Duque, ambas del siglo XIV, se han incluido en un trabajo que permitirá conocer la evolución de las técnicas constructivas

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

El origen de estas fortificaciones que jalonan buena parte del litoral andaluz está vinculado a la defensa del reino nazarí de Granada. Ante el avance persistente e inexorable de las tropas cristianas, se estableció un sistema de vigilancia basado en la construcción de un conjunto de torres vigía tanto en la frontera marítima como en la terrestre. Ahora, un grupo de investigadores de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad de Málaga (UMA) toman como referencia un buen puñado de aquellas torres vigía y alquerías en un ambicioso proyecto que pretende arrojar luz no solo sobre el estado en el que se encuentran estas construcciones sino también en su evolución constructiva y estructural y el valor paisajístico de las mismas. Dos de estas torres levantadas en suelo marbellí, Torres Ladrones, en Las Chapas, y Torre del Duque, en Banún, forman parte de esta investigación.

Dos coordinadores de este proyecto, formado por siete investigadores, se han desplazado a Marbella para iniciar los estudios sobre el terreno. ¿Qué se ha tenido en cuenta a la hora de seleccionar las fortificaciones objeto de estudio? El profesor Jonathan Ruiz explica a SUR que se ha puesto el foco en aquellas que realmente formaron parte de la frontera del reino nazarí con el reino cristiano. Por ello entre las aproximadamente 125 torres objeto de análisis se encuentran fortificaciones de las provincias de Málaga, Jaén, Granada, Cádiz, y Almería que vieron la luz entre los siglos XIII y XV. Entre ellas, torres vigías, aquellas ubicadas en primera línea defensiva, pero también alquerías, aquellas otras levantadas al amparo de pequeños asentamientos de población.

Un proyecto de cuatro años

El proyecto se prolongará durante cuatro años y analizará torres de Málaga, Jaén, Granada, Cádiz y Almería

El proyecto de excelencia, de cuatro años de duración, echó a andar en enero y pretende un triple objetivo. De un lado, obtener una documentación gráfica y un diagnóstico certero sobre el estado actual de estas construcciones. En una segunda fase, conseguir un análisis constructivo y estructural que arroje datos de gran valor como las fechas en las que se levantaron, las características comunes y los tipos de material. Un tercer pilar del proyecto supondrá analizar las torres desde un punto de vista paisajístico. «Está claro que se levantaron en puntos concretos con un uso concreto, pero es igualmente interesante ver los valores paisajísticos que tuvieron entonces y los que conservan a día de hoy», explica Jonathan Ruiz.

La delegación municipal de Cultura ha puesto a disposición de los investigadores «distintos medios municipales» para facilitar su tarea, como ha explicado la responsable del departamento Carmen Díaz, quien destaca «la importancia de que bienes culturales de Marbella formen parte de la actividad universitaria y científica».

El litoral marbellí cuanta con un buen número de estas torres. Las dos seleccionadas para el estudio datan del siglo XIV. La del Duque es un edificio de planta cuadrada sobre zarpa, construida con mampostería revestida, con importante presencia de ladrillo para la formación de los aristados de las esquinas fundamentalmente y algunos sillares. Más de la mitad de la torre es maciza y el acceso a su única estancia, dotada de chimenea y escalera hacia el terrado, se encuentra a 6,69 metros de altura, abierto en el lado norte. En el lado opuesto existe una ventana desde la que el vigía o torrero ejercía su labor. Toma su nombre de don Rodrigo Ponce de León, Duque de Cádiz y Arco.

Con 15 metros de altura, la Torre Ladrones es la más alta de todo el litoral malagueño. Su nombre deriva del vocablo ladronera, un recurso defensivo consistente en la existencia de un matacán o voladizo superior con parapeto por el que se podía observar a los atacantes, según los datos de los que dispone el Ayuntamiento.

Fotos

Vídeos