«Hay inversiones que están yéndose de Marbella por la incertidumbre urbanística que existe»

Enrique Guerrero, en su despacho, durante la entrevista. /Josele-Lanza -
Enrique Guerrero, en su despacho, durante la entrevista. / Josele-Lanza -

Enrique Guerrero, presidente de la Asociación de la Pequeña y Mediana Empresa de Marbella (APYMEM), apremia al equipo de gobierno a acelerar trámites corrientes como son las licencias de obra

NIEVES CASTRO MARBELLA.

Enrique Guerrero (1956) ha revalidado por segunda vez el cargo de presidente al frente de la Asociación de la Pequeña y Mediana Empresa de Marbella (APYMEM), un colectivo con casi cuatro décadas de historia que agrupa y defiende los intereses de más de 120 asociados. A la nueva junta directiva, renovada por mitad, le preocupa la «incertidumbre» urbanística y exige agilidad al nuevo equipo de gobierno.

-¿En qué situación se encuentra el pequeño y mediano empresario de Marbella?

-Eso depende naturalmente del sector del que hablemos. No existe una uniformidad dentro de nuestros asociados. Tenemos gente vinculada a la industria, al turismo y al comercio. Desde el punto de vista turístico, este año, como dice todo el mundo, ha venido mucha gente y ha aumentado la ocupación en Marbella y en la Costa del Sol, así que los pequeños hoteles y demás han funcionado muy bien y no se pueden quejar.

- Si los empresarios turísticos ocupan la cabeza tractora, ¿qué gremio está en el vagón de cola? ¿Quiénes son los que pueden quejarse?

-La pequeña industria local. Tenemos el comercio por medio y por último, con un preocupante futuro, la pequeña industria, la dedicada al aluminio, a la carpintería, todo lo que depende de la construcción, que no se ha recuperado tras la crisis de 2008 y que ha visto como se agravaba mucho más su situación tras la suspensión del Plan General de Ordenación Urbana de 2010.

-Hace apenas dos semanas la nueva junta directiva, con usted a la cabeza, se reunía con la alcaldesa de Marbella ¿qué asuntos se abordaron?

-Nosotros tuvimos una reunión con la alcaldesa para presentarle la nueva ejecutiva conformada en julio y de paso expusimos una serie de peticiones que tenemos y que son muy próximas al pequeño empresario de Marbella. Por ejemplo, el pequeño comercio, ese que llamamos de proximidad, clama por el tema del aparcamiento que es carísimo, a lo que se suma la situación del transporte público urbano que no funciona. Aparte, abordamos la situación del urbanismo, porque la paralización del PGOU conlleva serios problemas en temas de desarrollo de zonas comerciales, por no hablar de la ralentización que sufren las licencias y los permisos de obra. Y sus repercusiones para la pequeña industria local por lo que hablábamos antes. Así que le pedimos a la alcaldesa una adaptación rápida del Plan del 86 a una legalidad vigente. Piense que el que tiene una pequeña industria en los polígonos de Marbella y San Pedro no ha salido de la crisis todavía, y aunque se ha adaptado y ha subsistido, lo tiene muy difícil. Hemos solicitado una reunión con la señora (Kika) Caracuel para el tema de la adaptación del 86 a la legalidad vigente y ver cómo va el tema del nuevo Plan General.

-¿Se están paralizando inversiones?

-Tengo conocimiento de constructores potentes que están en Marbella y que, sin embargo, están construyendo en Estepona y Casares. Esa inversión podía venir a Marbella pero se está yendo a localidades próximas porque tenemos un hándicap importante que es la incertidumbre urbanística que sigue existiendo en estos momentos. Hay un tapón a la hora de pedir un permiso de obras, a la hora de hacer cualquier gestión urbanística en Marbella.

-Una de las acciones pretendidas de forma recurrente por los gobiernos municipales como medida de dinamización económica es la celebración de mercadillos. ¿Qué opinión le merecen estas citas? ¿Benefician o perjudican al comercio local?

-Pienso que si son mercadillos circunstanciales, eventos muy concretos que se celebran durante un día o dos, no hacen tanto daño como los mercadillos permanentes o recurrentes, que son completamente nocivos para el comercio de nuestra ciudad, que paga sus impuestos y que tiene sus empleados. Creo que hay que tener mucho cuidado con esas autorizaciones, con los periodos y los lugares donde se autorizan para que afecte menos al comercio tradicional. Pienso en los mercadillo de verano, instalados en zonas turísticas, que se están celebrando como mercadillos de artesanía. Opino que hay que mantener un equilibrio con esos eventos tipo comerciales y que son alternativas al comercio de la ciudad.

-¿Cómo valora la asociación el cambio de signo político en el Ayuntamiento de Marbella?

-La asociación nació hace 38 años al calor de la polémica que existía con la apertura de centros comerciales, desde entonces nos hemos prestado a colaborar con cualquier institución pública. Con el anterior gobierno local no ha habido ningún problema y al nuevo le damos la bienvenida. Estaremos junto a él para mejorar el sector empresarial de Marbella.

-Durante el mandato del anterior gobierno APYMEM manifestó el malestar de algunos empresarios por la política de contratación del Ayuntamiento. ¿Qué puede hacer una administración ante contratos que se rigen por concurso público?

-Soy consciente de ese malestar. Teníamos como socios a pequeñas constructoras que comunicaron que normalmente pequeños trabajos recaían en constructoras que no eran de Marbella. Eso lo hemos tratado de subsanar en esta reunión con el nuevo equipo de gobierno, a ver si tenemos, yo no digo una ventaja porque es ilegal, pero sí una información sobre los proyectos para que podamos optar a ellos. Una de las cosas que hay que entender es que las grandes empresas tienen departamentos dedicados para este tipo de licitaciones y eso es un hándicap importante a la hora de competir para el pequeño empresario local. Aparte, el objetivo de la administración es buscar siempre la oferta económica más ventajosa, olvidándose de la calidad en el producto y en el trabajo. No se entiende desde el punto de vista de los costes cómo pueden ofertar algunas empresas esos precios.

-La reunión mantenida con el consejero delegado de Acosol iba en esta línea.

-Nos reunimos para acordar una fluidez de información entre este organismo y el pequeño empresario de Marbella, para que las empresas locales puedan estar al tanto y estar acreditadas para posibles trabajos que pueden hacerse con esta institución.

Fotos

Vídeos