Intenta provocarle un aborto a su novia a patadas tras planearlo juntos por WhatsApp

Intenta provocarle un aborto a su novia a patadas tras planearlo juntos por WhatsApp

El joven ha sido condenado a 11 meses y 18 días de cárcel, aunque se le ha suspendido la pena siempre que no vuelva a delinquir en dos años

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

Hasta cuatro veces. En los meses de julio, septiembre, octubre y noviembre de 2017, dice la fiscal, un vecino de Marbella se citó con su novia, por entonces menor de edad y que vivía con sus padres en la misma ciudad, para «darle patadas en la barriga con el fin de conseguir que la misma abortara». El acusado se ha conformado con la pena de 11 meses y 18 días de prisión que solicitaba el Ministerio Público, que ha accedido también a que no ingrese en la cárcel, de manera que la condena queda suspendida durante dos años.

La fiscal, cuyo relato de los hechos ha aceptado el penado, considera que actuó «con el consentimiento» de su pareja, que «también quería abortar», como demostraría el intercambio de mensajes de WhatsApp entre ambos. El escrito de acusación concreta que los novios, ambos muy jóvenes, se citaron en varias ocasiones para que él le propinara patadas en el vientre a ella, cuyo embarazo pasaba ya del quinto mes de gestación. La policía pudo probar este extremo tras un estudio de los teléfonos de los detenidos, que desvelaron el tenor de las conversaciones que mantenían. Al parecer, llegaron a comentar que «a una amiga le funcionó», refiriéndose al método mediante el que trataban de poner fin al embarazo.

Inhabilitación

La representante del Ministerio Público considera estos hechos constitutivos de un delito continuado de aborto en grado de tentativa, ya que no llegaron a conseguir su objetivo. Además de la pena de prisión, que ha quedado suspendida, la fiscal solicitaba para el joven veinteañero una inhabilitación especial para ejercer «cualquier profesión sanitaria o para prestar servicios de toda índole en clínicas, establecimientos o consultorios ginecológicos, públicos o privados, durante 11 meses y 18 días.

La pareja no consiguió que la menor abortara, aunque el bebé sí acabó falleciendo durante el parto. Sucedió el 17 de noviembre de 2016. La joven se presentó en urgencias del Hospital Costa del Sol y contó que llevaba en el coche a una recién nacida que, según dijo entonces, no sabía que esperaba. Aseguró a los sanitarios que la niña se le cayó cuando se encontraba en el cuarto de baño de su vivienda.

El bebé murió durante el parto y la madre, que era menor, fue condenada por asesinato

En el coche, tal y como les había contado la joven, los sanitarios encontraron a la recién nacida aún con vida, aunque agonizando, y también la placenta. Los médicos intentaron sacarla adelante, pero todos sus esfuerzos fueron en vano y la pequeña murió en urgencias del hospital.

La titular del Juzgado de Menores número 2 de Málaga considera probado que la menor era consciente de que estaba embarazada y provocó la muerte de su hija, pese a que, durante el juicio, ella siempre mantuvo su inocencia frente a la acusación de asesinato, delito por el que finalmente ha sido condenada, según confirmaron fuentes cercanas al caso.

No obstante, la jueza rebajó en su sentencia la petición de la Fiscalía de Menores, que había solicitado que se la condenara a siete años de internamiento terapéutico en régimen cerrado y otros cuatro de libertad vigilada. Finalmente, se le impuso una pena de cinco años de internamiento y otros tres de libertad vigilada por asesinato, aunque el fallo fue recurrido por la defensa de la menor, representada por María José Gómez España. La Audiencia ha confirmado ahora la condena, que la chica ya está cumpliendo. Por su parte, los padres de ella, que también fueron detenidos y procesados por supuesta omisión del deber de socorro, han sido absueltos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos