«La ideología de este gobierno será la del sentido común y la buena gestión»

Ángeles Muñoz, durante su discurso /Josele-Lanza -
Ángeles Muñoz, durante su discurso / Josele-Lanza -

Ángeles Muñoz reivindica la deuda histórica de inversiones que las administraciones tienen con Marbella y tiende la mano a la oposición para sacar por consenso los grandes proyectos

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

Ángeles Muñoz no pudo reprimir las lágrimas tras recibir el bastón de mando que la convierte de nuevo en alcaldesa de la ciudad, esta vez sin la mayoría absoluta de su grupo y con el apoyo de los dos concejales de Opción Sampedreña con quienes, dijo, «nos va a unir el trabajo bien hecho». La moción de censura da paso a un nuevo gobierno en el que la ideología, según expuso la ya regidora, «será la del sentido común, la coordinación, la buena gestión y el servicio público por encima de todo».

Muñoz reconoció que los 18 meses que le restan al presente mandato no serán fáciles. «Requerirán un gran esfuerzo, y ese será nuestro reto». Por ello, en esa tarea que se le abre desde hoy mismo quiere contar con el apoyo del resto de grupos de la Corporación municipal, especialmente en los grandes asuntos que afectan la ciudad. No aspira a la unanimidad, pero sí a una mayoría amplia y a alcanzar consensos sobre los temas fundamentales. Por ello, uno de los mensajes que trasladó tanto a sus concejales como a los del resto de grupos fue para pedir que se «aparten del sectarismo» por el bien del municipio. «Marbella no merece el sectarismo, ya hemos tenido bastante en esta ciudad».

El trabajo de sus antecesores «no será revisado de oficio», anunció. «Lo que esté bien, seguirá, y lo que se haya hecho mal lo rectificaremos en beneficio de la ciudadanía». Además, el nuevo gobierno dotará al resto de grupos de «más medios, más personal y más infraestructuras, que es lo que nos hubiera gustado que hicieran con nosotros y no fue así». Ángeles Muñoz dijo no estar dispuesta a «perder ni un solo minuto en atacar al oponente». Su trabajo, centrado en una «política cercana y a pie de calle», perseguirá la reivindicación de la deuda histórica de inversiones de las administraciones –tanto autonómica como estatal– con la ciudad para el desbloqueo de proyectos como la ampliación del Hospital Costa del Sol, los nuevos centros salud y colegios, La Bajadilla, la residencia de mayores, las mejoras en la autovía, la conexión por tren o los espigones para estabilizar las playas.

En un mensaje directo a los vecinos de Marbella y San Pedro, la alcaldesa anunció que su gobierno será «ágil, transparente y eficaz, comprometido», especialmente, con el empleo, los jóvenes y los mayores. «Ahora toca gobernar con altura de miras, con la mano tendida, con diálogo y consenso. Toca dejar de lado la persecución política y toca trabajar por una ciudad más limpia y segura».

Fotos

Vídeos