Hoteleros piden apoyo de las administraciones para poder operar durante la temporada baja

El debate reunió a representantes del sector turístico. / Josele-Lanza -

El sector afronta el reto de romper la estacionalidad, asegurar la ocupación y reforzar el posicionamiento y distinción como destino

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

El sector hotelero de la Costa del Sol somete a debate sus fortalezas y desafíos con la vista puesta en la próxima campaña de temporada alta pero sin perder de vista la alargada sombra del invierno. El reto de la desestacionalización del destino no es nuevo. La idea está clara. Lo difícil, y así lo pusieron de manifiesto ayer los profesionales reunidos en el Gran Debate Hotelero celebrado en Les Roches Marbella, es cómo se vence. Por un lado, sostienen que deben ser los grandes establecimientos quienes den ejemplo manteniendo su actividad durante todo el año, al tiempo que reconocen que ello representa un titánico esfuerzo para otros actores dentro del sector turístico. Por ello, la colaboración público-privada se convierte en eje del trabajo con el que se afronta el futuro más inmediato».

«El apoyo de la administración al sector privado es fundamental. Será difícil vencer la estacionalidad y operar durante el invierno», señala Jorge de Castellví, director general del Vincci Estrella del Mar.

Medidas fiscales que incentiven la apertura, como la que desde hace tiempo viene aplicando el Ayuntamiento de Marbella con la bonificación del Impuestos de Actividades Económicas (IAE) a los hoteles que abran durante todo el año, deben verse reforzadas -expusieron los profesionales durante el encuentro- con otras que favorezcan que otro tipo de establecimientos y actividades turísticas se mantengan operativos más allá de la temporada alta.

Medidas fiscales, promoción y apoyo a la modernización, claves en la colaboración público-privadaLa adaptación a un nuevo perfil de cliente más activo es uno de los retos para crecer

Igualmente debe ser estrecha, indicaron, la colaboración a la hora de la promoción turística tanto dentro como fuera de España. En este sentido, el director general de Marbella Club, Julián Cabanillas, destacaba la importancia de dar a conocer el destino, favoreciendo que empresas que no conocen Marbella empiecen valorarlo. El objetivo: que Marbella esté presente en todo tipo de foros tanto nacionales como internacionales.

Es en esa línea en la que se trabaja ya desde el Ayuntamiento de Marbella, que ha trasladado al Gobierno central la apuesta para que el municipio sea sede de un Foro Internacional de Turismo, tal y como puso de manifiesto en el encuentro la responsable de la delegación municipal de Turismo y Residentes Internacionales, Oti García.

Divididos en dos mesas redondas, los participantes en el foro organizado por Grupo Vía, entre los que se encontraban directivos de SMY Hotels, Marbella Club, Los Monteros, Meliá Hotels International, Puente Romano, Vincci Hoteles o Finca Cortesín, coincidieron en destacar cómo algunos de los elementos tradicionalmente diferenciadores de España como el clima y el precio, ya no lo son tanto en un mundo sin la distancia como barrera. A ello se une la aparición de las nuevas plataformas de oferta turística basadas en la tecnología y en un «modelo experiencial que alteran también el equilibrio de precios». Ante todo ello, expusieron, «el hotelero debe ser consciente de lo que implica este nuevo escenario y lo que debe hacer para dominarlo».

«A partir de 2018, el esfuerzo deben centrarse en asegurar la ocupación y reforzar el posicionamiento y distinción como destino», expuso Carlos Díez de la Lastra, CEO de Les Roches Marbella.

Adaptación tecnológica

La apuesta por la modernización del sector hotelero se antoja clave y a la hora de afrontarla, el apoyo de las administraciones públicas -sostienen desde el ámbito privado- vuelve a ser decisiva. Los hoteles, como apuntaba Díez de la Lastra, «no son una excepción, por ejemplo, a la revolución móvil que ha transformado ya otras industrias, de modo que el teléfono inteligente «se está convirtiendo en un hotel por control remoto para manejar casi todo en muchas cadenas internacionales». Es solo un ejemplo de cómo introducir los avances tecnológicos en un sector que ya es muy consciente de que debe adaptarse a un nuevo perfil de cliente que adopta un rol muy activo. «Debemos renovar nuestro parqué hotelero y adaptarlo a las nuevas necesidades para alcanzar a las nuevas tipologías de turista con nuevas experiencias a medida», asegura. El reto: identificar fortalezas para crecer.

Fotos

Vídeos