El Gobierno confirma que la estabilización de las playas de Marbella comenzará el año que viene

Vista de la playa de la Venus este pasado verano. /Josele-Lanza -
Vista de la playa de la Venus este pasado verano. / Josele-Lanza -

La firma del contrato para la redacción del proyecto de adecuación del borde litoral entre los ríos Guadalmina y Guadaiza se prevé para este mes de noviembre

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

La ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, confirmó ayer lo que el sector turístico de Marbella lleva años esperando: si se cumplen los plazos previstos, en 2018 comenzarán las primeras obras para estabilizar las playas del término municipal. En concreto los trabajos correspondientes al litoral sampedreño. La responsable adelantó que la adecuación del borde litoral entre los ríos Guadalmina y Guadaiza, que permitirá mejorar las playas de Gualdamina, Lindavista y San Pedro Alcántara, cuenta ya con el con el informe de impacto ambiental y con el pliego de bases aprobado, por lo que para este mes de noviembre está prevista la firma del contrato para la redacción del proyecto. Si se cumplen los plazos, el Gobierno espera poder licitar e iniciar la ejecución de la obra durante 2018. La ministra apuntó que esta actuación permitirá crear una playa estable con una anchura de entre 40 y 50 metros mediante la construcción de seis espigones.

García Tejerina realizó estas manifestaciones durante la sesión de control al Gobierno en el Senado, en respuesta a una pregunta de la senadora por Andalucía, Ángeles Muñoz, sobre el proyecto de estabilización de las playas del término municipal.

La responsable de Medio Ambiente refirió que en paralelo se está trabajando en el proyecto de regeneración entre la playa de la Venus y Punta Ancón, donde también se va a ampliar la superficie de la playa, y cuyo pliego para la redacción del proyecto y estudio de impacto ambiental quedó aprobado el pasado 5 de octubre.

El 5 de octubre se aprobó el pliego para la redacción del proyecto y el estudio ambiental para el tramo Venus-Punta Ancón

En su intervención, la senadora reclamó que los espigones que se instalen en las playas puedan ser atractivos para el turismo siguiendo criterios técnicos, apoyando de este modo la petición de la Plataforma Espigones Transitables para Marbella que demanda estructuras visibles para el esparcimiento ciudadano.

«Somos conscientes -apuntó Muñoz- que hay que trabajar en dar una solución definitiva que permita la estabilización de las playas de Marbella y San Pedro de Alcántara, que junto con la playa de Las Chapas, están sufriendo de igual manera la pérdida literal de playas». La senadora, que a su vez es alcaldesa de Marbella, indicó «que las playas deben ser un atractivo más a la oferta turística de una ciudad que es referente turístico mundial».

Retirada de espigones

La senadora del PP hizo memoria y se retrotrajo 25 años atrás, cuando se tomó la decisión, «más política que técnica», que supuso la eliminación de los espigones, construidos en los años 70, cuyo objetivo era la estabilización de las playas marbellíes, además de ser un atractivo turístico. En este sentido, señaló que «en la actualidad y después de ver cómo año a año desaparece superficie de playa, cómo se pierde arena con la llegada de temporales y cómo son insuficientes las medidas puestas en marcha desde el Ministerio, la solución adoptada no fue acertada».

Sólo para reparar los daños causados por los temporales del pasado invierno, el Ministerio de Medio Ambiente destinó aproximadamente un millón de euros del Plan Litoral 2017 para Marbella. Para estas obras se aportaron 160.000 m3 de arena y se repararon estructuras costeras, como escolleras, paseos y accesos a las playas, que habían resultado dañadas. Estos trabajos, explicó García Tejerina, se unen a los que ya se han hecho en Marbella desde el año 2012, que suman un total cercano a los 2 millones de euros.

Fotos

Vídeos