La formación de las plantillas es la asignatura pendiente para el empresariado marbellí

Camareros atendiendo en las terrazas de la Plaza de los Naranjos (archivo)./Josele-Lanza -
Camareros atendiendo en las terrazas de la Plaza de los Naranjos (archivo). / Josele-Lanza -

Un estudio municipal revela que el 37 por ciento de las direcciones no gestiona ningún curso para sus empleados

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

La formación de los trabajadores es una de las grandes asignaturas pendientes para el empresariado marbellí. Así lo revela un estudio municipal sobre necesidades formativas y según el cual más de un tercio de los encuestados no gestiona ningún tipo de curso para sus empleados. El diagnóstico realizado, que tiene como objetivo adecuar la oferta formativa del Ayuntamiento de Marbella a las exigencias del mercado laboral, pone de manifiesto que, aunque la valoración de la formación de los empleados ha aumentado considerablemente en los últimos tiempos, «sigue habiendo escollos en su aplicación efectiva por parte del tejido empresarial».

Esta realidad está en consonancia con lo que ocurre en el resto del país, según los datos del informe elaborado por la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (Fundae), que gestiona las bonificaciones a las empresas y las ofertas de los planes subvencionados, y que pone de relieve como en 2016, por cuarto año consecutivo, disminuyó el porcentaje de empresas españolas que impartieron formación a una parte o a todos sus empleados. En concreto, un total de 367.770 empresas dieron formación a sus asalariados, un 16% menos que en 2015.

FICHA TÉCNICA DEL ESTUDIO

uCaracterísticas de los encuestados
Desempleados (408); tejido empresarial (70 empresas, más entrevistas a las ocho grandes asociaciones empresariales); técnicos de orientación laboral (11); alumnos de la oferta formativa 2015-2016 (409).
uFecha de realización y recogida de datos
Durante los meses de julio a noviembre de 2017.
uAutora
María José Téllez, socióloga de la Delegación de Empleo del Ayuntamiento de Marbella.

En Marbella, en la actualidad, un 37% no gestiona ninguna formación desde la empresa. En un 36% de los casos se apuesta por la formación de las plantillas a través de mecanismos propios, recurriendo a servicios externos en casos específicos y por necesidades puntuales, mientras que un 26% deja que sean los mismos asalariados los que busquen sus vías de formación. Sólo el 51% de las empresas participantes en el estudio tiene asignado un presupuesto para la cualificación de los trabajadores que sufraga combinando fondos propios con bonificaciones de la Seguridad Social.

El Ayuntamiento incluirá a personas en busca de mejora de empleo en su Plan Formativo de 2018

La pyme de implantación local con actividad en el municipio y en la comunidad autónoma, con plantillas de hasta 10 trabajadores de media, lidera el 'ranking' de empresas entrevistadas, la mayoría asociadas a CIT-Marbella, Aehcos, Apymespa y REM (Red de Emprendedoras de Marbella). Se lograron reunir 70 cuestionarios de empresas con actividad económica diversa; la mayoría, un 65% ligadas al ramo de la prestación de servicios y comercialización, sin necesidad de relevo generacional en dos años en un 80% de ellas.

El 'Estudio Necesidades Formativas Marbella 2017', elaborado por la socióloga del Plan +30, María José Téllez, a instancias del Centro Municipal para la Formación y Orientación Laboral del Ayuntamiento de Marbella, no tiene como finalidad última conocer los recursos que las empresas dedican a la formación de sus asalariados, sino diagnosticar los requisitos para que los cursos que se oferten este año desde el Consistorio propicien una efectiva inserción laboral, rentabilizando la inversión. Para ello, en total, se han recogido un millar de encuestas y visitas presenciales entre julio y noviembre del año pasado, dirigidas al tejido empresarial (incluyendo entrevistas a representantes de las ocho grandes asociaciones empresariales del municipio y polígonos industriales), a la población desempleada, a alumnos de la oferta formativa 2015-2016, y a los 11 técnicos de orientación laboral que trabajan en Marbella.

Entre las conclusiones del estudio, llama la atención la recomendación efectuada para que la oferta formativa del Ayuntamiento se abra no sólo a los que estén inscritos como demandantes de empleo en el Servicio Andaluz de Empleo (SAE), sino a los que estén en posesión de la tarjeta de mejora de empleo. Personas que precisan conocimientos bien para reciclaje profesional o porque debido a la pérdida de su trabajo original por la crisis, tienen un empleo precario y temporal. Así, el informe subraya la necesidad de que se incluya este nuevo perfil entre los destinatarios de los cursos financiados por el Ayuntamiento, otorgándoles «una prioridad menor».

La autora del estudio explica a SUR que se ve «interesante» que un trabajador que perciba el Salario Mínimo Interprofesional pueda acceder para mejorar su estabilidad laboral y sus ingresos, lo que dependerá de los requisitos y presupuestos del Plan Formativo 2018, que se presentará en los próximos días. «La recomendación que yo hago engloba a esos empleados de pymes que no tienen otra opción, que tienen el salario mínimo y que no pueden financiarse su formación. Por ejemplo, pensemos en un trabajador que gana 800 euros al mes y que necesita para conservar su puesto o acceder a uno mejor un carné de carretillero, que en el mercado supone un desembolso de entre 300 y 400 euros, o sea la mitad de su salario de un mes», ejemplifica la autora del estudio sobre la utilidad de abrir los perfiles a los que se dirigen los cursos municipales.

Coaching

El concejal de Empleo, Cristóbal Garre, confirma que el Plan de Formación del Ayuntamiento de Marbella para 2018 que se presentará en los próximos días trabajará nuevas líneas como la mejora para el empleo. El edil subraya que se ha visto interesante la implementación de técnicas de coaching y la necesidad de mejorar las áreas de cualificación porque hasta ahora, matiza, «las empresas no encuentran en la formación que está otorgando el Ayuntamiento el capital humano que necesita». Y ello, según pone de manifiesto el citado informe, a pesar del alto grado de satisfacción de los más de 400 alumnos entrevistados en los 11 cursos analizados. Asimismo, Garre adelantó que el Ayuntamiento incrementará el número de acciones formativas este año gracias a la colaboración con la Obra Social de la Fundación La Caixa.

Entre las recomendaciones incluidas en el estudio destaca la necesidad de incorporar un módulo transversal de coaching en los cursos impartidos por el Ayuntamiento, destinado a lograr mayor competitividad empresarial a través de herramientas y técnicas que trabajen la motivación y satisfacción personal de todos los trabajadores, cualquiera que sea su nivel. La responsable del informe explica que estas técnicas abordan el entrenamiento en actitudes hacia el trabajo, campo cada vez más valorado por el empresario. De hecho, a la pregunta abierta sobre las competencias y habilidades que debe demostrar un empleado de éxito las empresas encuestadas se declinan en un 34,6% por la 'actitud' como habilidad más deseable (inquietud e interés por su trabajo, perseverancia, compromiso, responsabilidad, entrega, profesionalidad y disciplina). «La actitud de una persona sobre la valoración que tiene de su trabajo, cómo se siente reconocido o cómo aporta al trabajo en grupo es muy valorada y favorece que la empresa, incluso viendo que el trabajador no posee otro tipo de herramientas, quiera mantenerlo en el puesto», acota la socióloga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos