Fomento comunica que los parapentes de la Policía Local no precisan de autorización

Dos pilotos de paramotor despegando en el término municipal de Marbella. :: josele-lanza

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea confirma al Ayuntamiento que al tratarse de una actividad policial no se requiere de un permiso especial

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

La Policía Local de Marbella patrullará también por aire. La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), dependiente del Ministerio de Fomento, ha comunicado al Ayuntamiento que la futura Unidad de Paramotor de la Policía Local no precisa de autorización al tratarse de una actividad policial. Así consta en el escrito de contestación a una pregunta efectuada en abril de 2016 por el jefe de los Servicios Operativos de Emergencia del Consistorio, Santiago Montero, a la que ha tenido acceso SUR. Fuentes municipales aseguran asimismo a este periódico que la otra instancia consultada, AENA, ha confirmado, por su parte, que desde el pasado 16 de septiembre no existe problemas de incompatibilidad para el vuelo de los aparatos en la zona de afección del CTR de Málaga -Controlled Traffic Region, por sus siglas en inglés-, que se corresponde con el espacio asociado al aeródromo y cuya finalidad es proteger las entradas y salidas de sus aviones.

El concejal de Seguridad, Javier Porcuna, confirmó que el contrato menor para la compra de la velas imprescindibles para el vuelo está en marcha y que el servicio se presentará oficialmente cuando se cierre el convenio con los dos agentes de policía que ceden los motores y los mandos policiales fijen los cuadrantes del servicio.

La propuesta de puesta en marcha de esta unidad pionera de patrullaje, de la que no se tienen precedentes conocidos en territorial español -no así en municipios americanos y australianos-, ha sido estudiada con detenimiento por la asesoría jurídica de la AESA «por su novedad», según la citada comunicación informal (vía correo electrónico). «Tras dicho estudio -continúa el cuerpo del 'email'-, se ha concluido que la actividad a realizar por la policía con un paramotor, sería una actividad que no precisa de autorización de esta Agencia Estatal de Seguridad Aérea, por tratarse de una actividad de policía que no obsta para que la operación se realice de forma segura, y en cumplimiento de las reglas de circulación aérea, en aras de garantizar la seguridad del resto de usuarios del espacio aéreo».

Desde hace un año Marbella está excluida de la zona de afección del CTR de MálagaEl Ayuntamiento espera cerrar la cesión de los motores para presentar la unidad

El Ayuntamiento ha recibido instrucciones precisas para que los vuelos del paramotor se hagan a 75.000 pies, 220 metros de altura, lo que habilita a la policía a sobrevolar cualquier zona del término municipal manteniendo esa distancia, por no existir ningún obstáculo en esa cota. «Los dos agentes que utilizarán el paramotor son pilotos expertos que conocen perfectamente la normativa y se mantendrán a esa altura», señaló el concejal de Seguridad, que no precisó una fecha ni siquiera aproximada para el arranque de la unidad.

Según necesidades

El servicio no funcionará de forma diaria, al menos en su fase experimental, sino que lo hará a expensas de necesidades programadas de control urbanístico, de vertidos o de ocupación de playas. Los aparatos también despegarán de forma excepcional para cubrir urgencias, por ejemplo de localización de personas en el monte o en el mar, servicios que ya se estudia cómo se harán.

«El Ayuntamiento ha hecho la consulta a la autoridad aérea y se nos ha explicado que para actividades policiales no es necesario contar con ningún permiso especial, y que la zona de exclusión que antes existía dejó de existir hace un año, con lo cual no hay impedimentos para que la policía afronte este servicio», añadió el edil de Seguridad. La «exclusión» mencionada por Porcuna hace referencia al CTR de Málaga sobre el que se trató en una reunión mantenida en el aeropuerto de Málaga el pasado 21 de abril, a la que asistieron Santiago Montero, coordinador de Servicios Operativos de Emergencia del Ayuntamiento, el director de AENA en Málaga, Salvador Merino, y el jefe del departamento de Gestión de Seguridad Operacional, Luis Utrilla. Según fuentes municipales, dicha reunión tuvo como objetivo verificar que no había problemas con la zona de afección del CTR de Málaga, confirmando que desde el pasado 16 de septiembre ese área había cambiado, que en la actualidad no afectaba a Marbella, y que, por tanto, AENA no ponía reparos a los vuelos en paramotor de la policía.

Según el planteamiento inicial, los agentes sobrevolarán el municipio durante todo el año, porque no será un servicio sujeto a temporada sino a condicionantes climatológicos que puedan poner en peligro la integridad de las personas, incluyendo por supuesto la de los propios pilotos.

Fotos

Vídeos