Fomento admite la saturación del actual Cercanías y sólo prevé retoques para llevarlo a Marbella

Viajeros suben a un tren de la línea de Cercanías de Fuengirola. /SUR. Archivo
Viajeros suben a un tren de la línea de Cercanías de Fuengirola. / SUR. Archivo

Propone construir «apartaderos» como medida paliativa ante el hecho de que la mitad del trazado es de vía única y no se puede desdoblar

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

Si se opta, como pretende el Ministerio de Fomento, por prolongar el tren de Cercanías hasta Marbella, el trazado siempre estará lastrado por el cuello de botella que supone la situación de la infraestructura actual. Si se toma como referencia el aeropuerto, que es el principal punto de entrada de turistas a la Costa del Sol, desde estas instalaciones hasta Fuengirola actualmente sólo el 53% del trazado está desdoblado. O lo que es igual, en la mitad del recorrido los trenes sólo tienen una vía, por la proximidad de las viviendas. Y ello, dicho ante un horizonte en el que llegar hasta el principal núcleo urbano del litoral supondría recorridos más largos, más trenes y frecuencias, con la necesidad de ofrecer unos tiempos de trayecto competitivos.

En concreto, según los datos recabados a partir de las comunicaciones del Ministerio de Fomento en los años 2005 y 2006, cuando se acometieron la mayoría de las duplicaciones, actualmente tienen vía doble (siempre teniendo en cuenta el aeródromo como referencia) un total de 11,8 kilómetros, repartidos entre cuatro tramos. Entre las terminales y Fuengirola distan 22,3 kilómetros. Si se extiende hasta el Centro de la capital, el balance es mejor, puesto que está duplicado el 65%.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, se ha referido a esta cuestión ya en dos ocasiones, a preguntas de SUR. La última vez lo hizo durante la reciente presentación del estudio informativo en Marbella, y reconoció que el tramo Málaga-Fuengirola «soporta una densidad de tráfico muy alta». Añadió que los incrementos sustanciales de relaciones requerirán «modificaciones de la plataforma actual». En cambio, a su juicio, estas «no necesariamente tienen que pasar por la duplicación de la infraestructura», sino que «se pueden realizar duplicaciones parciales para que se puedan llevar a cabo cruces de ferrocarril».

Su apuesta, «con un coste muy relativo», es dotarla de apartaderos de espera de 750 metros, para permitir cruces de trenes en doble composición, con lo cual se puede incrementar la capacidad. «Todavía no está estudiado desde el punto de vista técnico, pero no necesariamente tiene que hacerse una duplicación total, sino duplicaciones parciales y apartaderos para garantizar que se pueda absorber el crecimiento de trafico fruto de la conexión con Marbella».

En subterráneo

Además, apuntó que los trazados subterráneos desde Fuengirola hasta aquella urbe permitirán circular a velocidades mas altas, al evitar los radios de curvatura y los trazados que limiten. De la Serna se comprometió a que en la presentación del estudio informativo, el próximo verano, se dará cuenta de los tiempos de circulación que salen en cada una de las dos alternativas propuestas.

Al respecto, no se puede perder de vista que el recorrido actual entre la capital y la última estación de la Costa dura 46 minutos (34 minutos desde la parada del aeropuerto), por lo que, a falta de que el estudio informativo clarifique este aspecto, en el mejor de los casos –con el establecimiento de líneas exprés y las mejoras proyectadas– el trayecto completo se irá al entorno de una hora y cuarto, según técnicos consultados. Es un tiempo de viaje considerablemente superior al del autobús, que va por la autopista y tarda 45 minutos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos