La Fiscalía de Málaga pide por primera vez prisión permanente revisable en un crimen

Levantamiento del cadáver de la víctima, Gary Hutch./SUR
Levantamiento del cadáver de la víctima, Gary Hutch. / SUR

Solicita esta pena para el acusado del asesinato de un ciudadano irlandés que fue acribillado a tiros en una urbanización de Mijas en septiembre de 2015

ALVARO FRÍAS y JUAN CANOMálaga

La Fiscalía pide por primera vez en Málaga la pena de prisión permanente revisable para el presunto autor de un crimen por encargo cometido en Mijas que se enmarca en una guerra entre grupos mafiosos irlandeses que ha dejado varios muertos «tanto en España como en el extranjero», según el escrito de acusación, al que ha tenido acceso SUR.

Noticia relacionada

La prisión permanente revisable, que es la máxima pena privativa de libertad que existe en el Código Penal, fue aprobada en el Congreso de los Diputados en marzo de 2015 como parte de la Ley de Seguridad Ciudadana, con los únicos votos a favor del Partido Popular. Como su propio nombre indica, es una pena de cárcel por tiempo indefinido, sujeta a revisiones que pueden servir para que el reo recupere la libertad.

La prisión permanente revisable está siendo objeto estos días de un debate social y político después de que los padres de Diana Quer y de Mari Luz Cortés, entre otros, pidieran al Congreso de los Diputados que no apruebe la proposición de ley para su derogación, impulsada por el PNV y apoyada por todos los partidos de la oposición, a excepción de Ciudadanos, que optó por abstenerse.

El vehículo en el que huyeron los presuntos autores apareció en Marbella, en la zona de Cabopino.
El vehículo en el que huyeron los presuntos autores apareció en Marbella, en la zona de Cabopino. / SUR

Apenas hay unos cuantos casos en España en los que se ha solicitado esta pena y solo un condenado, David Oubel, que el 31 de julio de 2015 asesinó con una sierra eléctrica a sus dos hijas de cuatro y nueve años en Pontevedra. Esta misma semana, la Fiscalía ha pedido también la prisión permanente revisable para Patrick Nogueira, el joven brasileño acusado de matar a sus tíos y los dos hijos de estos, de uno y cuatro años, en la localidad de Pioz (Guadalajara). También la solicitó la Fiscalía de Sevilla en el crimen del Parque de María Luisa, aunque Francisco Morillo fue condenado finalmente a 39 años de cárcel por violar y asesinar en febrero de 2016 a una joven a la que encontró inconsciente en un banco.

Actuó «por encargo»

Esta vez, la Fiscalía ha pedido, por primera vez en Málaga, la prisión permanente revisable para el irlandés James Q., que será enjuiciado ante el Tribunal del Jurado por el asesinato de su compatriota Gary Patrick Hutch, al que supuestamente acribilló a tiros en la urbanización Ángel de Miraflores de Mijas el 24 de septiembre de 2015. El Ministerio Público considera que actuó «por encargo de una persona desconocida» y se ampara en una de las circunstancias agravantes recogidas en la ley que permiten solicitar la prisión permanente revisable, como son los casos de asesinatos cometidos por miembros de una organización criminal.

Según el escrito de acusación del fiscal, James Q. se dirigió a la urbanización, en compañía de otra u otras personas cuya identidad no ha quedado acreditada, a bordo de un automóvil BMW X-3, que había sido sustraído días antes en Mijas. Una vez allí, «mientras su acompañante o acompañantes aguardaban en el interior del vehículo, el acusado accedió al recinto».

La Fiscalía sostiene que James Q. se quitó la gorra que llevaba, se colocó un pasamontañas y presuntamente se dispuso a esperar a Hutch provisto de dos armas de fuego en el aparcamiento. «El acusado lo abordó de forma sorpresiva, comenzando a disparar sobre el mismo», relata el Ministerio Público. «Aun cuando –continúa el escrito– inicialmente la víctima pudo huir a la carrera hacia el interior de la zona comunitaria, el acusado lo persiguió llegando a efectuar más de 15 disparos».

Sin posibilidad de defensa

Finalmente, el procesado habría dado alcance a Hutch, «evitando cualquier posibilidad de defensa», ya que la víctima se hallaba en el suelo casi inmóvil como consecuencia de los tiros recibidos, y habría efectuado dos disparos a corta distancia en su cabeza causándole la muerte de inmediato. Tras el crimen, el acusado se habría dado a la fuga en el coche que le esperaba fuera, que intentaron incendiar para destruir pruebas, aunque no llegaron a lograrlo por la intervención de terceros que apagaron las llamas.

El fiscal asegura que «por inteligencia policial» se tuvo conocimiento de la que la muerte de Hutch «se sitúa en el contexto de un enfrentamiento entre organizaciones de carácter criminal –dedicadas entre otras actividades al tráfico de estupefacientes– que operan a nivel internacional y que han causado ya varias muertes.

También afirma el Ministerio Público que el acusado, «actuando al servicio de una de estas organizaciones», ostentaba un elevado nivel de vida en España, «disfrutando de casas de lujo, coches de alta gama, múltiples viajes al extranjero (Dubai o Tailandia), llegando a adquirir una embarcación valorada en 100.000 euros, todo ello pese a carecer de trabajo o medios de vida conocidos». En el registro de su casa se halló una pistola.

Por todo lo anterior, el fiscal atribuye a James Q. un supuesto delito de asesinato, con el agravante de disfraz, y otro de tenencia ilícita de armas, y pide que indemnice a los herederos legales del fallecido con la suma de 90.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos