Una fiesta legendaria

Carmen Lomana, que se presentaba como dj invitada de la noche, mostró todo lo aprendido en el curso al que se ha apuntado para la ocasión. /Josele-Lanza -
Carmen Lomana, que se presentaba como dj invitada de la noche, mostró todo lo aprendido en el curso al que se ha apuntado para la ocasión. / Josele-Lanza -

Julián Porras y Hubertus de Hohenlohe reúnen en el hotel Marbella Club a infinidad de personalidades y rostros famosos en una velada como las de antes

HUGO SIMÓN

Imaginen la escena. Más de medio millar de invitados, tres princesas –una francesa, otra catarí y la tercera alemana-, una celebridad “pinchando”, un artista jerezano al cante, nobles, actores, presentadoras, una ‘top-model’ internacional y un torero ya retirado. Y el escenario de siempre: el hotel Marbella Club. De estar presente el príncipe Alfonso de Hohenloe, nadie duraría de que se trataba de una fiesta de los años 70, uno de aquellos míticos saraos bañados en glamour y diversión que consolidaron la fama de Marbella como destino único a la hora de acoger a famosos y personalidades del todos los ámbitos. Sin embargo, la secuencia se corresponde con un evento celebrado esta misma temporada estival, la segunda edición de la que han bautizado como ‘The Legendary Party’. La fiesta legendaria. Y no estaba Alfonso de Hohenloe, pero si Hubertus, hijo del príncipe y la princesa Ira de Fürstenberg, organizador junto a Julián Porras de un sarao que reunió en el patio del resort hotelero a infinidad de caras conocidas para disfrutar de una velada como las de antes.

La iniciativa surgió el pasado año por un cúmulo de circunstancias. Porras abandonó Madrid para instalarse en Marbella tras su enlace matrimonial con Olivia de Borbón, hija del duque de Sevilla y de la princesa Beatriz de Hardenberg-Fürstenberg. Su suegra, tal y como explica el empresario, siempre le hablaba del príncipe Alfonso -a quien le unía una relación familiar y de amistad- y de las célebres fiestas en el Marbella Club. Y curiosamente el conde Rudy le propuso organizar en el hotel una fiesta en verano como las de antaño. «Como me siento embajador de Marbella e intento aportar mi granito de arena, acepté el reto», relata Porras. «Y fue la bomba», recuerda. El sarao de este año, ha sido fruto del atrevimiento. «El director del Marbella Club me preguntó si me atrevía a repetir la experiencia y así nació la idea de organizar la segunda edición», apunta el empresario, acostumbrado a montar fiestas en Madrid. La segunda parte ha vuelto a ser un éxito. «Ha sido inigualable, la fiesta más espectacular que he visto», concluye.

Arriba, la velada contó con la actuación del jerezano Juan Peña, que cautivó a Luján Argüelles. Abajo, a la izquierda, Olivia de Borbón, Julián Porras, Simona Gandolfi y Hubertus de Hohenlohe.A la derecha, Arantxa de Benito. FOTOS: JOSELE-LANZA

Para la ocasión repitieron dos de los grandes animadores de la velada del pasado verano. Por un lado, el cantante Juan Peña, que ofreció una actuación con la que cautivó a los presentes. Especialmente, a la periodista asturiana Luján Argüelles y su novio Carlos Sánchez, que se rindieron al arte del jerezano. Por otro, Carmen Lomana, que ofreció su mejor versión como dj en la fiesta. El año pasado decidió de manera espontánea probar con los platos y la mesa de mezclas, en un ejercicio divertido pero en el que la celebridad patria no brilló por su pericia. En esta ocasión, ha sido bien distinto. Las invitaciones de la segunda edición de ‘The Legendary Party’ ya la anunciaban entre sus atractivos como «invitada especial» para ofrecer una sesión de dj. Ni corta ni perezosa y aplicada como nadie, Lomana incluso ha hecho un curso para estar a la altura de las circunstancias. Así que en un momento dado de la noche, tomó el relevo de Kike Super Mix y aplicó, a lo Paris Hilton, todo lo que había aprendido. La famosa ‘pinchó’ durante casi media hora una selección de música que, según los presentes, resultaba «muy divertida y muy de verano».

Carmen Lomana, la dj invitada de la noche, se apuntó a un curso para brillar «pinchando»

A la cita no faltaron el conde Rudy y su esposa, la princesa María Luisa de Prusia. Tampoco la incombustible princesa Beatriz de Orleans, a la que hemos visto en todos y cada uno de los grandes eventos del verano marbellí. La tercera integrante de la realeza, en este caso procedente de la península arábiga, fue la princesa Kassia Al Thani de Catar. Entre las numerosas caras conocidas que disfrutaron de la fiesta, la modelo y empresaria Valeria Mazza y su marido Alejandro Gravier, las presentadoras Arantxa de Benito y Alejandra Prat o el actor Imanol Arias, acompañado –tras su reconciliación– por su pareja Irene Meritxell y que fue de los más bailones. También estuvieron presentes Jaime Martínez-Bordiú y su novia Marta Fernández, Carla Goyanes y Jorge Benguría, el veterano torero Jaime Ostos y su mujer Mari Ángeles Grajal, el duque de Sevilla, los marqueses de los Álamos de Guadalete o el presidente de Dior, Sidney Toledano.

Tres princesas entre los asistentes: Beatriz de Orleans, María Luisa de Prusia y Kassia Al Thani

El evento reunió además a buena parte de la alta sociedad marbellí, madrileña y sevillana. Algunos de los invitados, que no estaban disfrutando de una estancia vacacional en Marbella, no dudaron en coger un AVE para no perderse la fiesta. Una cita de la que habrá tercera edición la próxima temporada estival, según asegura Porras. «Va a ser difícil superar lo de este año, pero habrá que intentarlo», añade.

Fotos

Vídeos