«Los extranjeros encontramos aquí un buen clima, pero también una tormenta de impuestos»

Jolanta Jarczewska./SUR
Jolanta Jarczewska. / SUR

El colectivo inicia una ronda de contactos con administraciones públicas para reclamar que se suavice la presión fiscal y se frene el éxodo de residentes foráneos Jolanta Jarczewska Presidenta de la Asociación de Residentes Extranjeros de Andalucía

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

Un clima excelente, buenas infraestructuras públicas y privadas y un amplio catálogo de servicios de lujo. Ingredientes de los que presume España pero que resultan insuficientes si de lo que se trata es de mantener e impulsar el mercado del turismo residencial extranjero. Es la defensa que hace la presidenta de la Asociación de Residentes Extranjeros de Andalucía, Jolanta Jarczewska. Esta belga, residente en Marbella desde hace años, actúa de altavoz del colectivo en sus demandas a las administraciones para que se relaje la presión fiscal. «Tener el mejor clima ya no es suficiente para convencer a una gran mayoría», asegura.

-Veo que trae en la mano un resumen del censo de extranjeros en Marbella. ¿Ha tenido oportunidad de ver la evolución de los últimos años?

-El informe de habitantes ingleses ha disminuido bastante, también de rusos. Estamos analizando esta disminución, no solo en Marbella sino en otros municipios para tener una radiografía mejor, pero se nota que hay algo que pasa, y no pienso que sea el Brexit. Si no se registran más es por un tema de impuestos.

-¿Es cierto que la presión fiscal derivada de la Ley 7/2012 ha sacado del censo a muchos residentes?

-Eso es claro y creo que es un problema de leyes. Hay que procurar que no haya contradicciones entre unas leyes y otras porque eso desmotiva mucho y crea confusiones. Queremos que eso se tenga en cuenta. Nos satisface que por la presión social se haya conseguido eliminar el impuesto de sucesiones en Andalucía. Es algo que también no atañe a los extranjeros y valoramos ese paso, pero queremos más.

-¿Por ejemplo?

-El siguiente paso debe ser la plusvalía que cobran los ayuntamientos por la venta de viviendas y, sobre todo, esa Ley 7/2012 que obliga a los residentes extranjeros a declarar aquí el patrimonio que tienen en sus países. Es eso lo que hace que muchos no quieran inscribirse o se hayan dado de baja en el censo. Hay personas que no quieren ser registradas porque no quieren declarar los bienes que tienen en su país. En mi opinión es una situación bastante grave. Si estamos todos empadronados hay más dotaciones por las calles y más servicios sociales. Es un bien general. Es normal que la gente se quite del censo, sobre todo si la persona vive una época aquí y otra en su país. Hay una explicación jurídica. Es muy importante que por fin se tome cartas en el asunto.

-¿Cree que esta situación se traduce además en una pérdida de inversiones?

-Efectivamente. Creo que se debe suavizar la situación de los impuestos para los residentes extranjeros porque ello frena las inversiones. Sería muy positivo si se quiere tener más inversiones en España en general y en Andalucía, en particular. Hay que aprovechar lo que tenemos. Tenemos muy bien clima, pero también una tormenta de impuestos y eso perjudica a la región. Hay que ofrecer algo más allá de la calidad de vida.

-Han iniciado una toma de contacto con administraciones para hacerles llegar sus preocupaciones. Empezaron por el Ayuntamiento de Marbella y ahora apuntan a la Junta de Andalucía.

-Lo primero que hemos hecho con el cambio de gobierno en Marbella ha sido registrar un escrito en el que les hemos expuesto nuestras principales reivindicaciones, especialmente en materia de limpieza, que ya hemos visto que se están atendiendo. Desde la asociación estamos preparando un ciclo de conferencias sobre el tema de impuestos, en diferentes idiomas, para informar a los residentes extranjeros de toda la región. Me gustaría que alguna autoridad de Andalucía estuviera presente o envíe a algún representante para que nos dé una explicación sobre lo que nos preocupa. Y para ello vamos a solicitar un encuentro con un representante del gobierno andaluz.

-¿Qué asuntos pondrán sobre la mesa en ese encuentro, de producirse?

-Sobre todo el tema de las declaraciones fiscales en territorio andaluz, plusvalías... Estamos dispuestos a sentarnos con quien sea, para aportarles nuestro punto de vista. Tendemos la mano a las administraciones. Somos apolíticos y nos da igual qué partido gobierne, porque los partidos políticos van y vienen, y la colaboración a día de hoy no es estable. Es lo que pedimos, una colaboración permanente con la institución más allá del partido que gobierne. Se trata de hablar de Andalucía no de un partido de izquierda o de derecha.

-Hay muchos residentes extranjeros que viven en España pero se mantienen al margen de asuntos como la política.

-Hay una parte que no se preocupa y no quiere saber, pero hay una gran mayoría que sí, que están totalmente integrados. Luchar por la integración en el entorno andaluz, junto a la defensa de los derechos de los extranjeros, es precisamente uno de los fines de nuestra asociación sin ánimo de lucro creada hace ya muchos años.

-Conoce de primera mano el sector inmobiliario en la Costa del Sol. ¿Cómo cree que está influyendo la anulación del PGOU de 2010 en las inversiones?

-Preocupa mucho esa situación. Es importante aclarar el tema. ¿Tenemos PGOU? ¿Qué es legal, qué no lo es? Para que no haya estas dudas. Siempre hay dudas. Se debe explicar a los ciudadanos, sobre todo extranjeros, qué es legal y qué no. Para nosotros no es entendible que si una construcción es ilegal aún siga en pie, a medio construir, como las que vemos repartidas en toda Andalucía. En Marbella también las hay. Construcciones que son esqueletos que llevan 20 años y eso da mala imagen al inversor. Mala imagen estética pero mala imagen también de la justicia.

-¿Qué opinión le merece la crisis en Cataluña?

-Desde The Foreign Residents' Association of Andalucía (Asociación de Residentes Extranjeros en Andalucía) queremos trasladar nuestra preocupación por la situación de incertidumbre generada. Queremos transmitir nuestro llamamiento al diálogo civilizado que debería exigirse en una democracia como la europea, con respecto a los derechos de todos los ciudadanos europeos incluyendo por supuesto a la ciudadanía catalana.Nos preocupa la imagen de la fuerza que han utilizado las fuerzas de seguridad, la cantidad sin precedentes de agentes movilizados que hace recordar épocas sombrías del pasado y no ayudan a la imagen exterior de la marca España ni a la de Europa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos