La extraña desaparición de Rebeca

El dispositivo de búsqueda. Rebeca Muldoon, en la imagen superior, a la derecha. /Emergencias 112 Andalucía y SUR
El dispositivo de búsqueda. Rebeca Muldoon, en la imagen superior, a la derecha. / Emergencias 112 Andalucía y SUR

Amplían la búsqueda de la mujer de 35 años que desapareció en Marbella dejando solos a sus hijos. No se descarta ninguna hipótesis, aunque la principal sigue siendo una fuga voluntaria

MÓNICA PÉREZMarbellaJUAN CANOMálaga

Continúa la búsqueda de la mujer británica de 35 años desaparecida en Marbella y de la que no se tienen noticias desde el pasado 2 de enero. La Policía Nacional, que se hizo cargo de la investigación ha requerido la activación de un dispositivo de rastreo en el que durante toda la mañana de ayer participaron casi medio centenar de personas entre efectivos de la Policía Local, Bomberos y Protección Civil de Marbella, miembros del Sistema de Emergencias 112 y del Grupo de Emergencias de Andalucía.

El foco en las tareas, que se iniciaron a primera hora de la mañana y concluyeron sobre las tres de la tarde, se puso en el entorno más cercano al domicilio de Rebecca Muldoon, ubicado en el Camino del Pilar de Marbella, en plena Milla de Oro, junto a Nagüeles. A pie de carretera, a pocos metros de la vivienda donde hasta hace unos días residían la mujer británica, sus dos hijos y su pareja, se instaló el Puesto de Mando Avanzado, una «herramienta» destinada a «facilitar las comunicaciones entre los operarios y coordinar la toma de decisiones», explicaron desde el sistema de Emergencias 112.

Los efectivos montaron grupos de rastreo que se desplegaron en las zonas delimitadas en una reunión de coordinación celebrada a primera hora de ayer. Se da la circunstancia de que la urbanización donde reside la desaparecida se encuentra rodeada de amplias áreas sin edificar, con frondosa vegetación. Todas y cada una de las parcelas fueron revisadas e inspeccionadas a conciencia. También un arroyo cercano. Se llegó a utilizar un dron. El día antes se había enviado un helicóptero. La investigación, pese a todo, sigue sin descartar ninguna hipótesis sobre el paradero de esta mujer, británica, de 35 años, que según el testimonio de algunos vecinos de la urbanización de chalés en la que reside, apenas llevaba un año en la zona. Algunos de ellos reconocen que la mujer habría sufrido meses atrás algún episodio de «crisis nerviosa» que requirió de intervención médica.

Se han inspeccionado todas las parcelas no edificadas cercanas al domicilio familiar

Fue precisamente uno de sus vecinos quien la pasada semana telefoneó a la comisaría de Marbella para alertar de que los dos hijos de la mujer, de 8 y 11 años, se encontraban solos en el domicilio familiar. Los agentes acudieron a la vivienda y se pusieron en contacto con la familia materna, que reside en el Reino Unido. Inmediatamente se desplazaron a Marbella para hacerse cargo de los pequeños.

La desaparición de Rebecca Muldoom se produce tras un supuesto episodio de malos tratos por parte de su pareja, sobre el que se negó a declarar. Los menores se encuentran ya con familiares de Rebeca que han viajado a Marbella desde el Reino Unido.

La investigación ha confirmado que cuando la mujer se ausentó de su domicilio su pareja aún estaba en custodia policial. Según informaron a Efe fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), el Juzgado de Violencia de Género de Marbella dejó en libertad el pasado día 3 al hombre (que no es el padre biológico de los niños), con la orden de comparecer cuando sea citado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos