Un estudio dictará medidas de protección para las últimas dunas de Marbella

Pasarela sobre el Monumento Natural Artola-Cabopino, situado en Las Chapas. :: josele-lanza

El proyecto, que impulsa el Ayuntamiento junto a Pro Dunas, evaluará la instalación de arrecifes artificiales en el litoral de Las Chapas

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

Durante su visita a Estepona el miércoles para inaugurar la ampliación de la depuradora de aguas residuales, la ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, subrayó que el Gobierno trabaja en la estabilización de las playas de San Pedro Alcántara y las de Nagüeles y La Bajadilla, y confirmó que las obras en el frente sampedreño podrían empezar en 2018 al no requerirse informe de impacto ambiental. El Ayuntamiento de Marbella echa en falta que el Ministerio preste atención también al litoral de Las Chapas, área que concentra los vestigios del cordón dunar de la ciudad: el Monumento Natural de las Dunas de Artola-Cabopino y los distintos parajes que componen la Reserva Ecológica Dunas de Marbella donde por efecto de los temporales se han registrado importantes daños desde el pasado mes de diciembre. Ante este panorama, desde la casona de la Plaza de los Naranjos se anuncia el impulso de un estudio técnico que evaluará propuestas para una efectiva protección del tramo de costa que se extiende entre Cabopino y El Cable, franja de litoral que no sólo incluye los citados restos del cordón dunar de Marbella, sino todas las playas del distrito de Las Chapas.

La elaboración de este diagnóstico, que será adjudicado a un estudio de ingeniería, cuenta con la colaboración de la Asociación Pro Dunas, con amenazas detectadas y propuestas de actuación para la zona. Entre las soluciones recogidas destaca la construcción de tres arrecifes artificiales en las zonas de Cabopino, La Víbora y Real Zaragoza para la protección de las dunas y las playas. La información aportada por el colectivo, Premio Andaluz de Medio Ambiente en 2012 y miembro del Consejo Provincial de Medio Ambiente de la Biodiversidad de Málaga, formará parte de la documentación que el Ayuntamiento, a través de la concejalía de Sostenibilidad (Playas), entregue a la empresa que resulte adjudicataria tras el procedimiento de contratación pública que se abrirá en breve para la realización del estudio del frente costero situado al este del municipio.

Lo que el Ayuntamiento espera es un análisis de las variaciones en el litoral en los últimos años, los posibles efectos derivados del cambio climático, la vulnerabilidad ante temporales de mar, lluvias torrenciales o la invasión del dominio público marítimo-terrestre por construcciones o infraestructuras. A la vez, el informe deberá aportar medidas encaminadas a resolver los problemas y amenazas enumeradas. «Entre estas propuestas de actuación se solicita que se valore y cuantifique la instalación de arrecifes artificiales que cumplan con una doble misión: proteger el litoral y los ecosistemas dunares de alto valor ecológico y la recuperación de los fondos marinos», indicó el concejal de Sostenibilidad, Miguel Díaz.

El área a estudiar incluye el Monumento Natural Artola-Cabopino y la Reserva Ecológica Dunas de Marbella

La franja litoral que se extiende entre Cabopino y El Cable supone el arenal de mayor extensión de la provincia de Málaga, tramo en el que existen tres zonas de gran riqueza medioambiental: Cabopino, La Víbora y Real Zaragoza. En las dos últimas áreas se han producido daños reseñables debido a una gran pérdida de arena por efecto de los últimos temporales. «Están en marcha estudios por parte de Costas para la estabilización del litoral de Marbella y San Pedro Alcántara, pero a la zona de Las Chapas no se le está prestando atención por parte del Ministerio», denuncia el máximo responsable del departamento de Sostenibilidad. Por tanto, el edil justifica el encargo de este proyecto por parte del equipo de gobierno en el interés ambiental, social y turístico existente en la protección del litoral este. «Desde el Ayuntamiento no podemos permanecer impasibles ante los daños que se están produciendo en los últimos años por el efecto del cambio climático y los cambios del comportamiento del mar derivados, con consecuencias como la significativa pérdida de arena en nuestras mejores playas naturales y la afección a las dunas», añade el edil. El estudio que evaluará las amenazas reales, marcará la hoja de ruta a seguir, así como los costes de la protección de esta franja de costa, echará a andar una vez sea adjudicado por la Administración marbellí.

Fotos

Vídeos