Estepona aprueba un presupuesto con superávit por tercer año consecutivo

Trabajadores despedidos de Ayuda a domicilio. /Charo Márquez
Trabajadores despedidos de Ayuda a domicilio. / Charo Márquez

Las cuentas para 2018 presentan 100 millones de euros en ingresos, 97,7 millones de gasto y 3,7 de superávit,

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZ

Estepona se convirtió ayer en el primer municipio de la provincia en aprobar inicialmente el presupuesto de 2018. Las cuentas de Estepona para el próximo año pueden resumirse en los siguientes datos: 100,84 millones de euros de ingresos, 97,77 millones de gasto y un superávit de 3,07 millones de euros. El concejal de Hacienda, Manuel Aguilar, resaltó este último dato ya que el equipo de gobierno del PP ha presentado por tercer año consecutivo unas cuentas municipales con superávit.

La inversión para 2018 será de 12 millones de euros, de los que más de la mitad irán destinados a las obras del Hospital de Alta Resolución. El gasto social se sitúa en los 7 millones, un 20% más que en el ejercicio anterior. Respecto a las deudas, el presupuesto municipal contempla el abono de más de 20 millones de euros para el pago de los 300 millones de euros de deuda heredada de corporaciones anteriores a junio de 2011. El responsable del área económica avanzó que en 2018 se liquidará la deuda que se mantenía con la Agencia Tributaria, que ascendía a 19,2 millones de euros y sólo restará por pagar a la Seguridad Social y a la Mancomunidad de Municipios.

En el capítulo de personal hubo discrepancias respecto al número de trabajadores municipales. El equipo de gobierno aseguró que se ha pasado de 1.024 empleados en 2011 a los 602 actuales. Y resaltó que el gasto de este capítulo ha descendido por primera vez, por debajo del 50% de la recaudación corriente del Ayuntamiento. El PSOE, contradijo estos datos y expuso que a los 602 empleados municipales habría que sumar los 387 externalizados, «por lo que el gasto del capítulo 1 no sería el 47% del gasto corriente, sino el 67%», apuntó la portavoz del PSOE, Manuela Benítez.

El PSOE, que votó en contra de las cuentas, criticó que se suban las tasas y los precios públicos un 12%; que la previsión por ingreso de multas se sitúe en 489.500 euros frente a los 269.000 de este año; y que en el capítulo de inversiones se obvien proyectos como el parque fluvial el bulevar o el géiser.

La concejal de Costa del Sol Sí Puede, Rosario Luque, reclamó una auditoria de la deuda municipal y una Relación de Puestos de Trabajo. Reclamó además una estación de autobuses más céntrica, la remunicipalización de servicios públicos y la urbanización del colegio Valeriano López.

Por su parte, Valentín Berrocal, de IU señaló que no le parecía «prudente» que e 80% de la inversión se destinara a sanidad y deportes «cuando no es competencia municipal». Advirtió al equipo de gobierno que no haya previsto el coste de las sentencias por despidos de los trabajadores del servicio de Ayuda a Domicilio, que mostraron una pancarta durante el pleno. Demandó además un plan de vivienda.

Los partidos de la oposición coincidieron al criticar la partida destinada a los sueldos de los ediles del equipo de gobierno (684.391 euros) y de los cargos de confianza (558.838 euros) frente a la asignación de 170 euros por asistencia a plenos del resto de los ediles de la oposición. También coincidieron al calificar de «insuficiente» la partida de 18.000 euros para el comedor social.

El alcalde, José María García Urbano, calificó el presupuesto aprobado como de «consolidación». «Consolidamos la estabilidad económica, las inversiones públicas, nuestras políticas sociales, bajamos los impuestos, hacemos frente al pago de la enorme deuda heredada y se consolidan las expectativas de los inversores», apuntó.

Más

Fotos

Vídeos