Estepona abonará en 2018 un tercio de la deuda con la Seguridad Social

La bancada del PP vota a favor de la aprobación de las Cuenta de 2016. /Charo Márquez
La bancada del PP vota a favor de la aprobación de las Cuenta de 2016. / Charo Márquez

El equipo de gobierno ya ha pagado 12 de los 68,8 millones que debía al organismo y también saldará la cuenta con la Agencia Tributaria

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZ

estepona. Pagar lo que se debe, sobre todo cuando el deudor es el Estado. Es lo que pretende el Ayuntamiento de Estepona que ayer en pleno dio cuenta del reconocimiento de parte de la deuda heredada con la Tesorería de la Seguridad Social, que ascendía a 68,6 millones de euros en junio de 2011, cuando el actual equipo de gobierno llegó a la Alcaldía. En estos años se han abonado 12 millones de euros dentro del plan de aplazamiento de pagos acordado con este organismo, además del pago puntual de las mensualidades relativas a todos estos ejercicios.

Para el año 2018 el Ayuntamiento tiene previsto abonar otros 15 millones de euros, de manera que la deuda heredada con la Tesorería quedará reducida en más de un tercio.

El teniente de alcalde de Hacienda, Manuel Aguilar, expuso ayer que el objetivo de la Corporación es destinar el superávit de tesorería de la liquidación de 2017 al pago anticipado de la misma, «hasta el máximo que permita la estabilidad presupuestaria, logrando además ahorrar intereses de demora».

EL PSOE volvió a pedir al Ayuntamiento que readmita a las despedidas como lo ha hecho Arquisocial

El responsable de Hacienda también informó del abono de la deuda heredada con la Agencia Tributaria, que ascendía a 19,2 millones de euros en junio de 2011, y que va a quedar saldada a finales de 2018. Aguilar señaló que el equipo de gobierno «lleva a cabo una gestión económica responsable en el uso de los recursos municipales y en el cumplimiento de las obligaciones actuales; y solucionado, además, la nefasta herencia económica que los gobiernos socialistas dejaron a la ciudad».

En materia económica se aprobó la Cuenta General de 2016 con un superávit de 30,43 millones de euros.

La polémica de los despidos del ERE y del servicio de Ayuda a Domicilio, un tema recurrente en los plenos, volvió a salir a debate de manos del PSOE. La portavoz, Manuela Benítez, expuso al alcalde, José María García Urbano, que la empresa Arquisocial, concesionaria del servicio de Ayuda a Domicilio, ha readmitido a las trabajadoras despedidas tras obtener sentencias favorables por despidos improcedentes, a diferencia del Ayuntamiento. Benítez pidió al regidor que acate las sentencias y evite los gastos que suponen recurrir las sentencias.

García Urbano reiteró que el Ayuntamiento acatará las sentencias cuando sean firmes y reprochó al PSOE que le exigiría responsabilidad «cuando los socialistas han llevado a la ruina y a la desmoralización a esta ciudad».

Respecto al ERE, la portavoz socialista se quejó de que la abogada que representa los intereses del Ayuntamiento en estos pleitos afirme que la oferta de 5 días más por año trabajado para alcanzar acuerdos con los demandantes fue aprobada en pleno. «Es falso que así sea y queremos que aclare que es una decisión del equipo de gobierno, no de este pleno», matizó Benítez.

A instancias de Izquierda Unida, el pleno aprobó por unanimidad el Plan de la Vivienda y la creación de un servicio municipal de control sobre las viviendas que ejercen la actividad de alquiler por habitaciones en el municipio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos