El equipo de gobierno de Marbella se encontró al llegar con 1.500 reparos del interventor en facturas sin pagar

El portavoz del equipo de gobierno, Félix Romero. /Josele-Lanza -
El portavoz del equipo de gobierno, Félix Romero. / Josele-Lanza -

El portavoz municipal confía en volver este mes al periodo medio de pago a proveedores inferior a los 30 días tras haber superado los 70

Héctor Barbotta
HÉCTOR BARBOTTAMarbella

El actual equipo de gobierno se encontró al llegar, a finales del pasado agosto, con unas 1.500 facturas que no se habían tramitado por reparos del inteventor. Así lo reveló ayer el portavoz municipal, Félix Romero, que aseguró que levantar reparos para poder abonar esos pagos pendientes se ha convertido en una actuación rutinaria en el Ayuntamiento. «Es una actividad que está empezando a ser bastante cotidiana, es raro el día que no hay reparo que alzar», reconoció.

El portavoz explicó que el trámite para alzar un reparo, después de que el interventor señala un incumplimiento en un procedimiento, consiste en que el técnico de cada delegación justifica en un informe por qué se ha producido esa situación y la necesidad para el servicio público de que la factura señalada se abone. En función de ese informe el equipo de gobierno levanta el reparo.

Según Romero, los técnicos que ahora realizan esos informes, «quizás en otros momentos no tenían las garantías para hacerlo». El portavoz municipal aseguró que el actual gobierno municipal se encontró al llegar con numerosos reparos que simplemente no se habían tramitado. «1.500 reparos son 1.500 órdenes de pago paralizadas», dijo el edil, que no aclaró cuántos de esos reparos se han levantado desde la llegada del actual gobierno municipal.

Levantar reparos del interventor se ha convertido en parte de la rutina municipal Es necesario un informe técnico que certifique que la factura debe ser abonada

Según el concejal, a principios de septiembre el periodo medio de pago a los proveedores del Ayuntamiento era de casi 70 días, aunque el equipo de gobierno municipal confía en que a finales de este mes se haya reducido por debajo de los 30 días.

Con esa reducción, el Ayuntamiento podría recuperar el control del superávit municipal, al que ahora no puede acceder por limitaciones legales, y destinar ese dinero a la contratación de obras o servicios municipales. «Es injusto que un ayuntamiento que tiene una liquidez importante no pueda aplicarla en obras y servicios municipales por no haber pagado facturas y dejarlas en un cajón», afirmó.

El concejal afirmó en ese sentido que reducir el periodo medio de pago supone un objetivo para el Ayuntamiento, y aseguró que en la comisión de gobierno celebrada hoy se han aprobado facturas por dos milloens de euros, de los que un millón corresponden a un pago pendiente a la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental por el servicio de tratamiento de residuos.

Cálculo

Romeró explicó que el cálculo de pago medio a proveedores se realiza cada vez que se cierra el mes y que muchas veces no se puede anticipar qué va a suceder en el mes siguiente porque hay que esperar a ver cuántas facturas se presentan. No obstante, al día de ayer el Ayuntamiento estaba en una media de 29 días, un día por debajo de los 30 que constituyen el periodo medio de pago permitido. Para hacer este cálculo se toma en cuenta no el importe de la factura, sino su antigüedad. El concejal aseguró que al llegar los actuales responsables municipales se encontraron con facturas de 2015 «que estaban rodando», y que esas fueron las primeras que se encargaron de quitar. «Quitar significa buscar un informe por parte de los técnicos, que un técnico acredite que ese reparo se puede alzar porque el servicio se ha realizado». Esto, aseguró, es algo que antes no se hacía.

Según el portavoz, el actual equipo de gobierno municipal está asumiendo el alzamiento de reparos «que no se atrevieron a asumir los anteriores responsables del equipo de gobierno» porque, aseguró, «el Ayuntamiento tiene que funcionar».

Para Romero, una administración que es solvente debe pagar a todos «en tiempo y forma». «No tiene ningún sentido que el dinero público esté metido en un banco, tiene que estar actuando»

Más

Fotos

Vídeos