Empieza el estudio arqueológico que fijará el trazado del saneamiento fuera de la playa de San Pedro

Delimitación de la zona de prospección con georradar. /Josele-Lanza -
Delimitación de la zona de prospección con georradar. / Josele-Lanza -

Técnicos del Instituto Andaluz de Geofísica de la Universidad de Granada realizan las prospecciones con georradar a instancias de Acosol, empresa que acometerá la obra de retranqueo de la tubería

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

«Mirad, aquí hay un resto de muro». Los asistentes acuden raudos a mirar a la pantalla de la consola de adquisición de datos. El georradar acaba de recorrer apenas unos metros sobre la arena del entorno de la playa de Lindavista, en San Pedro Alcántara, en la zona sur de los yacimientos de la Basílica Paleocristiana de Vega del Mar. Un espacio de terreno delimitado en unos 6.000 metros cuadrados que durante los próximos días serán 'radiografiados' para conocer qué se esconde bajo tierra. De ello se encargan técnicos del Instituto Andaluz de Geofísica de la Universidad de Granada que ayer comenzaron las prospecciones arqueológicas previstas encargadas por la empresa pública de aguas Acosol. Del resultado de este estudio, que se acometerá por fases, dependerá el nuevo trazado de los pozos y conducción del saneamiento integral una vez retranqueado de su actual ubicación, en plena playa.

Para estas prospecciones se ha optado por un georradar con antena de 400 Mhz capaz de captar en una imagen en 3D aquello existente a poco más de tres metros de profundidad. Para ello, se fijan perfiles separados de 0,5 metros entre sí -excepcionalmente se harán otros perfiles adicionales separados a 0,25 metros-. «Es importante conocer qué hay aquí debajo, ponerlo en valor y protegerlo. Ello nos delimitará el nuevo trazado del colector para que podamos sacarlo de la playa», explica el consejero delegado de Acosol y concejal de Playas del Ayuntamiento de Marbella, Manuel Cardeña, quien ayer podía comprobar sobre el terreno, junto al Teniente de Alcalde de San Pedro, Rafael Piña, y la responsable de Cultura sampedreña, Gema Midón, el desarrollo de las primeras prospecciones. «Aquí ya se hicieron otras anteriores en la década de los 90 que sacaron a la luz restos de lo que en su día fueron muros y restos de asentamientos», recordaban los responsables municipales sampedreños.

Acosol anunciaba hace unos meses un ambicioso plan para retranquear los colectores de saneamiento que discurren por las playas de la Costa occidental. En el caso de la intervención para sacar de la playa la tubería de Lindavista -expuesta a los golpes de mar en los temporales y por tanto a las roturas y vertidos- la propuesta de los técnicos pasa por modificar la ubicación de 11 pozos de registro y 650 metros de tubería. La actuación cuenta con un presupuesto de un millón de euros a cargo de la propia empresa de aguas. El nuevo trazado del saneamiento ubica la infraestructura en el límite del Dominio Público Marítimo Terrestre, y hacia la zona sur del yacimiento arqueológico de la Basílica Paleocristiana que pertenece al Patrimonio Inmueble de Andalucía y que está inscrita en el Registro de Bienes de Interés Cultural. Por tanto, las obras debe realizarse con todas las garantías y contando con los informes técnicos y autorizaciones preceptivas.

Delimitación y protección

De este modo, se va a estudiar el entorno del monumento a partir del método arqueológico al objeto de definir el trazado del colector sin que afecte al patrimonio y, a su vez, se va a delimitar la superficie que debe ser protegida y estudiada. El proyecto de actividad arqueológica preventiva con el que se trabaja pretende evaluar el impacto que puede representar el hallazgo de niveles arqueológicos sobre el proyecto de modificación del trazado del colector del saneamiento integral, siendo el objetivo principal la obtención de datos de interés arqueológicos en el sector sur del BIC, es decir, la existencia de posibles restos vinculados al yacimiento (continuidad de la necrópolis, usos funcionales, áreas industriales, etc.) y la delimitación de las mismas.

Con los resultados obtenidos de esta primera fase de intervención se podrán definir actuaciones como la delimitación especial del yacimiento en el sector y la posibilidad del cerramiento de la zona catalogada, plantear sondeos arqueológicos, la demolición de estructuras y la prohibición del acceso de vehículos, colocación de paneles informativos del yacimiento, la puesta en valor del patrimonio arqueológico que se documentara y habilitar el acceso al visitante en el trazado de la Senda litoral.

Finalizada la intervención se entregará a la Junta de Andalucía y al Ayuntamiento de Marbella copia de la documentación textual, gráfica y fotográfica que haya generado el trabajo de campo, paso necesario en la tramitación administrativa del proyecto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos