Dudas sobre el futuro de los trabajadores de ayuda a domicilio con sentencia firme

CH. MÁRQUEZ ESTEPONA

El pleno estimó ayer la alegación de los trabajadores del servicio de ayuda a domicilio que cuentan con una sentencia firme del Tribunal Supremo que obliga al Ayuntamiento a readmitirlos y a abonar sus salarios de tramitación. Los presupuestos de 2018 contemplarán una partida para hacer frente a estos gastos. Pero el alcalde, José María García Urbano, dejó en el aire, durante el pleno, el futuro de estos trabajadores. Aseguró que el Ayuntamiento «va a cumplir las resoluciones judiciales en los términos en los que deba cumplir; y la asesoría jurídica dirá en su momento cómo ejecutarlas, hoy no puedo ser más preciso». Por lo que no aseguró que finalmente estos trabajadores sean readmitidos.

La portavoz socialista, Manuela Benítez, recordó que los salarios de tramitación de los 16 despedidos podrían superar los 500.000 euros. Y lamentó que el equipo de gobierno hubiera provocado esta situación, «sobre todo porque al final vamos a tener que pagar sin que se haya prestado el servicio, cuando nosotros proponíamos que siguieran trabajando hasta que se resolvieran las denuncias». Benítez además apuntó que la totalidad de estos trabajadores obtendrá finalmente una sentencia favorable como la de sus compañeros .

El concejal de Hacienda, Manuel Aguilar, comentó que hay consignación presupuestaria para los que ya han obtenido sentencia firme y que existe un fondo de contingencia para abonar las sentencias que vayan llegando.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos