El documento de adaptación a la LOUA no podrá recoger las lindes históricas de Marbella, sino las recogidas en el PGOU de 1986

El documento anterior presenta una contradicción con los límites históricos entre Marbella y Benahavís

Héctor Barbotta
HÉCTOR BARBOTTAMarbella

En la adaptación a la LOUA (Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía) del PGOU de 1986, el cambio introducido por la enmienda de Podemos estaba relacionado con las polémicas lindes entre Marbella y Benahavís. La enmienda establecía que antes de la exposición al público se corregirían todas las disposiciones relativas a los linderos que delimitan el término municipal «para adaptarse a toda la legislación vigente, al ser éste el propósito principal por el que se rige la propia adaptación».

El PGOU de 1986 presenta una contradicción con los límites históricos entre Marbella y Benahavís, al establecer como parte de este municipio una franja de territorio que las lindes fijadas en 1873 sitúan en Marbella. Esta situación ha marcado buena parte de la controversia política en los últimos años, debido a que en esa zona se encuentra la vivienda de la exalcaldesa, Ángeles Muñoz.

Pese a que el PGOU de 1986 fue aprobado bajo el gobierno del socialista José Luis Rodríguez, Muñoz fue acusada por sus adversarios de intentar beneficiarse al repetir esas lindes en el PGOU de 2010 y de comenzar un expediente de deslinde con el municipio vecino que finalmente fue anulado tras producirse el relevo en el Ayuntamiento.

La iniciativa de Podemos en el pleno de abril pretendía fijar en el PGOU de 1986 los límites históricos, pero ahora ese punto tendrá que ser eliminado. El informe jurídico de Urbanismo establece que la adaptación a la LOUA no es el instrumento adecuado para esa modificación. «En el caso de que el punto se refiera a que se modifique en el documento de la Adaptación Parcial el límite del término municipal recogido en el PGOU de 1986 para adaptarlo a la delimitación oficial del término municipal, reiterar que la presente adaptación parcial no está habilitada para ello», sostiene el informe, al que ha tenido acceso este periódico.

En ese sentido, señala que por un lado se estarían incorporando bolsas de terreno a los límites del PGOU de 1986 que carecerían en cuanto a ordenación urbanística de regulación alguna y que por lo tanto habría que clasificar, alterando de manera estructural el documento.

Por otro lado, bolsas de terreno clasificadas por el PGOU de 1986 quedarían fuera de los límites del término municipal, «desconociéndose si quedarían recogidas y reguladas en el plan general del término municipal limítrofe».

Por ello, el informe concluye que no se puede dar cumplimiento a lo solicitado en el punto cuarto del acuerdo del Ayuntamiento. «La adaptación parcial a la LOUA no puede modificar el término municipal grafiado en el PGOU de 1986 para adaptarlo a la delimitación oficial», explica.

Al no necesitar mayoría absoluta, la retirada de la enmienda pasó ayer el trámite de la comisión y podrá ser llevada al pleno de la semana próxima.

Viene de...

Fotos

Vídeos