Diez años protegiendo del sol a la Costa

Participantes en una de las acciones de la campaña desarrolladas en playas. /Josele-Lanza -
Participantes en una de las acciones de la campaña desarrolladas en playas. / Josele-Lanza -

La campaña de fotoprotección del Hospital Costa del Sol y el Distrito Sanitario culminará este 2018 tras una década de labor preventiva y de concienciación

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

Sí, se ha avanzado en concienciación. Pero como en cada cambio de hábitos de la sociedad hará falta tiempo para ver los resultados. Las tasas de incidencia de cáncer del piel en uno de los rincones del mundo con mayor radiación solar, Australia, comenzaron a reducirse casi tres décadas después de las primeras acciones en materia de concienciación y prevención. En la Costa del Sol hace diez años que se dieron los primeros pasos en una tarea titánica: la de hacernos tomar conciencia de que la climatología de la que disfrutamos tiene sus riesgos para nuestra piel si no utilizamos la cabeza. Lo hicieron el Hospital Costa del Sol y el Distrito Sanitario en un proyecto colaborativo pionero en España con el objetivo de impulsar estrategias proactivas de prevención del cáncer de piel en la comunidad con la finalidad de desarrollar hábitos saludables de fotoprotección y mejorar el diagnóstico precoz de la enfermedad en la población. La campaña de fotoprotección se bautizó con el lema 'Disfruta del sol sin dejarte la piel'. No es casualidad que la comunidad sanitaria de la Costa fuera la primera en dar el paso. La zona concentra el triple de incidencia del cáncer de piel más agresivo, el melanoma, sobre la media del resto del país, y el doble en los casos menos graves. «El número de casos de cáncer de piel no ha dejado de crecer en los últimos años. Hace 15 años en el área de Dermatología teníamos detectados 30, ahora estamos en 130 melanomas. La incidencia no para de aumentar, en parte por el efecto de las campañas», explica Magdalena de Troya, responsable del área de Dermatología y alma mater de la campaña de fotoprotección. Su mensaje de hace diez años es el mismo a día de hoy: «con estas acciones no se quiere asustar ni alarmar a nadie, sino que se tome conciencia de la importancia los hábitos solares saludables y de un diagnóstico precoz. ¿Y qué ha permitido la campaña? Pues, entre otras cosas, que se diagnostiquen antes muchos casos y con ello estamos hablando de vida en un centro en el que se vienen realizando una media de 700 intervenciones quirúrgicas por cáncer de piel».

La campaña situó como población diana a diferentes colectivos: trabajadores al aire libre, bañistas en playas, deportistas, niños y adolescentes, personas con historia familiar de melanoma. En total, más de 4.000 ciudadanos han participado de las diferentes acciones en distintos escenarios como playas, parques acuáticos, hoteles, campos de golf, o colegios. Intervenciones que han permitido identificar alrededor de 300 lesiones de riesgo entre los participantes. De forma paralela se puso el foco en la formación de quienes tienen que detectar esas posibles lesiones. Por ello la campaña ha incidido en la preparación específica de los profesionales sanitarios. Las estadísticas de esta década de trabajo son claras: más de 1.200 profesionales han sido formados en diagnóstico y consejo sanitario en prevención de cáncer de piel; 60 médicos de familia han recibido formación en dermatoscopia, técnica que se ha implantado en 14 centros de salud de la Costa del Sol. Junto a ello, 120 agentes sociales como socorristas, periodistas, voluntarios de la AECC o monitores deportivos han sido formados en fotoprotección y consejo sanitario.

Los datos

700
intervenciones quirúrgicas por cáncer de piel se realizan de media cada año.
1200
profesionales sanitarios han sido formados en diagnóstico clínico y consejo sanitario en prevención.
200
profesores y 2.00o alumnos de la zona se han implicado.

«La campaña se enmarca perfectamente en el ADN de la Atención Primaria en los centros de salud. No solo trabajamos para restablecer el equilibrio de la salud de la gente con alguna enfermedad sino que además prevenimos informando, formando, sensibilizando. La campaña, en este sentido, es impecable», defiende Nuria Delgado, técnico de Educación para la salud del Distrito Sanitario Costa del Sol, quien apunta a otra de las «fortalezas» de la iniciativa por cuanto «se hace un trabajo interniveles. Es decir, atendemos a pacientes desde los centros de salud y desde el hospital y nos hemos unido a muy buen nivel asistencial con un fin único, que es prevenir el cáncer de piel en la Costa del Sol».

La educación, la base

En ese trabajo activado desde el ámbito sanitario -reconocen los promotores de la campaña-, ha sido decisivo el apoyo de la iniciativa privada, con el respaldo de empresas turísticas como hoteles, que se han sumado a la campaña, los ayuntamientos y hasta la Universidad de Málaga , con investigaciones específicas. Se han puesto en marcha acciones específicas que han tenido como objetivo a los turistas extranjeros. «Hemos avanzado en concienciación porque hemos trabajado en diferentes ámbitos, sobre todo el educativo», señala Magdalena de Troya. Se trata, efectivamente, de una de las líneas de acción en las que más esfuerzos se ha desplegado y que ha tenido como resultado no sólo la creación del primer distintivo de calidad para los centros que aplican acciones encaminadas a la fotoprotección, igualmente se ha hecho hincapié en la formación del profesorado, a través del propio Centro de Educación del Profesorado de la Junta en la zona (CEP Marbella-Coín). Más de 200 docentes y 2.000 alumnos han participado en el proyecto educativo de fotoprotección y 20 centros escolares de la zona trabajan ya en políticas y prácticas de fotoprotección para obtener ese distintivo. No se trata sólo de que los alumnos adquieran en clase los conocimientos para mantener unos hábitos fotosaludables, También de que los colegios adopten medidas que afecten a las propias infraestructuras, como la creación de zonas de sombra en los patios de los centros. «Cuando empezamos yo no sabía ni lo que era la fotoprotección», explica Antonio Rodríguez, director del CEP durante siete años y docente. «Se hizo un primer curso y fue tal la asistencia que se siguieron repitiendo». Era el año 2011 y la formación en protección solar, asegura, «era algo nuevo que entraba en las aulas. No éramos conscientes de la envergadura del proyecto. En la práctica todo eso que hemos ido trabajando se ha traducido en una mayor concienciación», explica. «Uno de nuestros logros ha sido precisamente incluirlo en programas de hábitos saludables, desde Primaria, creciendo en salud, y en Secundaria, donde es aún más necesario».

Más

Los profesionales implicados coinciden en que el trabajo realizado no debe caer en saco roto. La campaña llegará a su fin este año después de haber recogido un buen puñado de premios de investigación y hasta la distinción de la Junta con motivo del Día de Andalucía. Ha abierto el camino como acción pionera en España a otros programas. A nivel de Costa del Sol, como avanza Magdalena de Troya, tendrá su continuación en una nueva acción que se ha empezado a perfilar de la mano de las delegaciones municipales de playas de los ayuntamientos de la comarca a las que se ha retado a desarrollar cambios estructurales y estrategias proactivas de educación que contribuyan a reducir el riesgo de sobreexposición solar de los bañistas, socorristas y usuarios en nuestro litoral con el objetivo de convertirlo en 'Playas Soludables'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos