Desmantelado en Las Albarizas un punto de venta de drogas al menudeo

Objetos, drogas y dinero intervenidos. :/CNP
Objetos, drogas y dinero intervenidos. : / CNP

La Policía Nacional ha detenido a dos personas en Marbella y ha registrado el domicilio del principal investigado donde además de sustancias ha intervenido nueve armas blancas

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado dos puntos de venta de drogas al menudeo en Marbella, en concreto, en la barriada de Las Albarizas. Fruto de esa intervención han sido detenidas dos personas de 51 y 46 años de edad como presuntas responsables de un delito de tráfico de drogas. El operativo se ha desarrollado con la práctica de un registro domiciliario, en el que los agentes se han incautado de un total de 50 dosis de heroína, 20 de cocaína, 252 euros en efectivo así como nueve armas blancas, una máquina de contar dinero y un equipo de comunicación portátil, entre otros efectos.

La investigación comenzó cuando la Policía recibió informaciones relacionadas con el aumento de robos por parte de personas vinculadas al consumo de estupefacientes en la localidad. En base a estas informaciones, y con la finalidad de esclarecer los hechos, se establecieron una serie de dispositivos de vigilancia, según informaron desde la Comisaría Provincial. Fruto de estas primeras pesquisas, los agentes detuvieron a varias personas que se dirigían a la zona de Las Albarizas con objetos procedentes de robos. Posteriormente los investigadores averiguaron que los efectos de ilícita procedencia eran intercambiados por sustancias estupefacientes en pisos de la zona.

El foco se puso entonces en torno a los supuestos lugares de intercambio, donde los investigadores localizaron una vivienda desde la que se podría estar llevando a cabo la venta de drogas. A partir de ese momento los agentes trataron de determinar quiénes eran las personas relacionadas con el punto de venta.

Modus operandi

Finalmente averiguaron que la venta era realizada principalmente por el morador del inmueble aunque en algunas ocasiones le ayudaba un sobrino u otra persona de su confianza.

Fuentes de la investigación han relatado cómo se trabajaba en la zona. Los investigados, en la calle, disponían de una persona -toxicómana- que ejercía de 'aguador', y que en el caso de detectar la presencia policial avisaba inmediatamente a los principales investigados. Además, era esta persona la que se encargaba de recibir a los 'clientes' y conducirles hasta la vivienda objeto de la investigación para adquirir el estupefaciente.

El operativo se desarrolló con la práctica de un registro en el domicilio del principal investigado, en el que se intervinieron los estupefacientes, el dinero y las armas blancas así como una máquina de contar dinero así como un equipo de comunicación portátil.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos