Denuncian que el ruido de servicios municipales de Estepona no les dejan dormir

Los coches rellenan los depósitos bajo los balcones. :: ch. márquez
Los coches rellenan los depósitos bajo los balcones. :: ch. márquez

Camiones de jardinería llenan sus depósitos de agua bajo los balcones y martillos hidráulicos suenan a las 7 de la mañana

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZ

Jardineros, servicio de limpieza, de recogida de basura, albañiles, son los responsables de que unas 25 familias del centro de Estepona no puedan pegar ojo por la noche. Los vecinos de las calles Mondéjar y Villa y de la plaza Augusto Suárez han denunciado que estos trabajadores municipales realizan su trabajo durante la noche y a primera hora de la mañana generando un ruido que les impide dormir.

La denuncia refleja que el baldeo de las calles con un compresor se registra a las cinco de la mañana; desde las 6.45 a las 7.15 horas los jardineros se reúnen en un almacén donde guardan el material para recoger sus herramientas; a ello se suma las obras que se ejecutan en la zona como el futuro mercado del gourmet o la remodelación entorno al Castillo «con un martillo hidráulico que comienza a funcionar a las 7.30 horas», se quejan. También se organizan en esta zona mercadillos y conciertos.

Por otra parte explican que los camiones que llevan a cabo el riego de las macetas que superan la decena, llenan sus depósitos debajo de sus balcones, ocupando la zona peatonal, sobre las aceras. Y por último el camión de recogida de residuos que accede a la plaza carece de elevadora y los trabajadores suben las cubetas a pulso, provocando mucho ruido.

«Esto nos impide dormir durante toda la noche. Si salimos y les pedimos que hagan menos ruido se ríen en nuestra cara» lamenta una de las vecinas de la calle Mondéjar que advierte además que la mayoría de los vecinos afectados no registra denuncias «porque trabajan para el Ayuntamiento y temen represalias».

El departamento de Servicios del Ayuntamiento ha respondido a una de estas denuncias manifestando que requerirán a las empresas concesionarias de los servicios de jardinería y limpieza viaria que «en la medida de lo posible, reduzcan el ruido a esas horas de la mañana, para no perturbar el descanso de los ciudadanos, sin perjuicio para el mantenimiento ordinario de la ciudad».

Por el momento algunos bloques de la zona se han visto obligados a cambiar los cristales de sus ventanas para tratar de reducir la entrada del ruido. Algunas familias están estudiando iniciar acciones legales contra el Ayuntamiento.

Fotos

Vídeos